Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

44. BIENVENIDOS AL PARAISO. ( Begoña Heredia )

Era frecuente que terminásemos con bronca. Temblaban hasta los taburetes de la barra del café Paraíso. Cierto es que la televisión nos ayudaba con las noticias. Cierto también que el vino que se servía no era ni bueno ni malo, más bien de chato mañanero. Todos sabíamos de política, de enfermedades, de asuntos sociales, todos, allí no quedaba ni uno sin dar su opinión. Por las tardes los golpes en la mesa con las fichas de dominó agudizaban el jolgorio. A la noche, después de la cena, ya con el día sosegándose, saludos adormecidos al que llegaba, palmadita en la espalda y vuelta a empezar: el sinvergüenza de turno y hasta las predicciones del parte meteorológico nos conducían a la refriega y tras ella cada mochuelo a su olivo y todos de camino a casa, pensando : “ Ojalá mañana amanezca de nuevo y podamos seguir estando vivos , pero eso sí, a ser posible a ver si aciertan de una vez con el tiempo, aunque se acaben las batallas, ya encontraremos otra diversión”. Ahora ya no tenemos ganas de discusiones, la cosa va en serio, hasta Tito el del bar ha echado el cierre.

12 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Un bar, taberna, tasca o como queramos llamarlo, es, desde luego, un mundo propio que puede ser un paraíso de ocio y, al mismo tiempo, un campo de batalla, un lugar donde regadas por el alcohol surgen las opiniones más viscerales y encontradas, mejor cuanto más fuerte, todas con vocación de cambiar el mundo, batallas léxicas que se quedan la mayor parte de las veces en deporte de salón.
    Has retratado muy bien este ambiente.
    Suerte y un saludo

  2. Reve Llyn

    ¿Te puedes creer que conozco gente que es así? ¿Qué disfruta del placer de discutir de lo que sea, pero a vida o muerte? Cualquier excusa les viene bien..¡es que hay gente pa´tó”.

    Has relatado perfectamente cómo empiezan, se desarrollan y acaban esas peleas, y no era una tarea nada fácil, porque yo no suelo verlas venir.

Dejar una respuesta