Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

93. BROTES DE AUSENCIA (M. Belén Mateos)

“Polvo que pertenece a la tierra, huesos encallecidos de labranza, útero infértil a la siembra…Savia en la rama de un olivo, en la punta de una cepa, castigo en la cosecha”.

Releía cada una de estas palabras por la noche, cuando la luna se asomaba y como un mantra las repetía hasta el alba. Agotada de su vida, se acostaba entre las arrugadas sábanas que se unían a sus facciones haciendo un conjunto de surcos carentes de esperanza.

El campo, en su triste color amarillento, dejaba de dar brotes, y la lluvia, escasa, nunca lloraba en el momento que el suelo necesitaba su aliento.

Preparó la maleta, treinta años de ropa y veinte de sueños; diez de soledad y ausencia.

Dobló, con más vacío que nunca, los jerséis de cuello alto que aún llevaban la etiqueta. Con pesadumbre cortó cada enlace de esos plásticos amarrados a la tela y los enterró  junto al pozo seco, justo al lado de los crisantemos marchitos y debajo de aquella quebrada losa de mármol.

Sin mirar al pasado, caminó hacia las entrañas de una nueva tierra.

51 Respuestas

    1. MªBelén

      Toda su vida ha sido tiempo de sacrificio y dolor, pero ahora le pesa la ausencia más que nunca, la tierra seca, el sinsentido de seguir la misma vida infértil en su piel y en la cosecha.
      Gracias Moli, por sentir la poesía en mi historia.
      Un abrazo grande.

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Causa desazón leer tu hermoso y poético relato. No parece haber siquiera un resquicio para la esperanza, ¿o sí? Me ha gustado mucho, M. Belén. Enhorabuena. Suerte y saludos.

    1. MªBelén

      Nunca hay que cerrar la puerta a la esperanza, nunca a las lecturas que con la imaginación cada uno hace suyas.
      Cuando la vida no te ha dado más que tierra y vientre reseco, la desazón se instala en cada rincón de tu cuerpo. Sólo entonces, cuando ya no sientes nada, puedes percibir que alguna ventana puede abrirse y te traiga lluvia.
      Gracias Jesús por tu bonito comentario.
      Un abrazo.

  2. Ángel Saiz Mora

    Una mujer consumida por la congoja desde que un día, hace ya una década, quedó sola frente a un entorno desagradecido, remiso a corresponder a su trabajo, que lejos de contribuir a que pueda regenerarse, se ha vuelto del todo hostil, hasta negarle lo básico. Ni siquiera tiene descendencia que le sirva de consuelo, con ese “útero infértil a la siembra”. Todo tiene un límite y ella ha tenido que cruzar todos, se le han acumulado demasiados “surcos carentes de esperanza”. Parece llegada la hora de desintegrarse en polvo y descansar en la tierra.
    Pura poesía como tú sabes hacerla. Una lectura que es un deleite, aún con su dureza. Yo de mayor (será para la tercera edad, que me va quedando menos) quiero escribir así.
    Un abrazo fuerte, Belén. Mucha suerte

    1. MªBelén

      Toda vida en el campo para una mujer es dura y más cuando ya le falta lo único que podía arrancarle una sonrisa. Seca la tierra, el útero y las lágrimas, solo le queda cortar con ese pasado y enterrarlo o enterrarse en ese polvo hastiado que le ha apartado de la buena vida.
      Como siempre haces un detallado y certero análisis de todo aquello que lees, te admiro por esto Ángel, bueno, y por otras muchas cosas más.
      Gracias jovenzano, eres un artista de las letras y yo de mayor quiero seguir leyendolas.
      Un abrazo enorme.

  3. Martín Zurita

    Hola, Mª Belén.
    Texto sutil. El título creo que nos proporciona la clave interpretativa del relato. Esos brotes de ausencia (falta de presencia)apuntan a algo más trascendente para ella que la esquivez del campo frente a su dedicación para con él. Esos crisantemos marchitos, esa losa: tumba (una sola) se refieren, creo, a alguien que ha perdido a alguien: su compañero (si era ella estéril); si él viviera y la hubiera abandonado, sentiría más bien nostalgia, añoranza. Para mí estamos ante una viuda, esa soledad desesperanzada por fin la puede. Esa dureza con sus manos únicamente tratando de enfrentar tantísima adversidad. Si lleva diez años sola es porque antes ha estado acompañada. Y el final es enigmático, abierto en el que quiero ver que la protagonista emigra a otra tierra, no se precisa a cuál, pese a esas entrañas que pudieran resultar desconcertantes. Entendería que fuera en pos de la muerte si hubieras escrito hacia las entrañas de la tierra, sin el nueva. Quizá he puesto en práctica una desmesurada interpretación extensiva, pero comento el texto como lo veo. En cualquier caso, me parece que nos encontramos ante una hibridación perfecta entre lo narrativo y lo poético con un magnifico uso de los símbolos. Gran enhorabuena y besos.

    1. MªBelén

      Un maravilloso comentario el tuyo Martín, detallado, con vías abiertas, con dedicación absoluta a la lectura…
      Es cierto que nos encontramos ante una viuda, cuya soledad la lleva sufriendo una década, y más tiempo la marchita tierra y la sequedad de su vientre. Duro trabajo sin recoger los frutos de su esfuerzo, lágrimas que ya hacen mella en sus mejillas.
      Un final que no he querido cerrar del todo, para que cada uno interprete lo que su imaginación, su sentimiento y su capricho desee al leerlo.
      Muchas gracias por tus generosas palabras y por sentir ese cruce de poesía y narrativa en mi historia.
      Un beso sin ausencias.

  4. María Jesús Briones

    Perfecto tu relato, Belén. Poético, visual y trágico, con unas imágenes vivas y reconocibles.
    Me encanta el párrafo “Preparó la maleta…y ausencia”
    Candidato a la selección. Creo que tendrás muchos votos.
    Besito virtual.

    1. MªBelén

      Muchas gracias María Jesús por tu generoso comentario lleno de buenos deseos.
      Ya sabes que mi vena poética es incorregible y mira que lo intento, jajajaja…
      La vida de esta mujer es dura, trágica en la infertilidad que le rodea pero fuerte. Son muchos años de ausencia, desesperanza y soledad…
      Un beso virtual y ojalá algún día real.

  5. María Rojas

    Me gusta mucho el relato, poético y bien narrado. El título es todo un poema.
    haciendo un conjunto de surcos carentes esperanza. (Falta un de, o es que interpreto mal la lectura).
    Abrazos enredados en suerte.

    1. MªBelén

      Cuando la tierra y la vida con sus desgracias te aja la piel, se abren surcos tras todo ese tiempo de lágrimas.
      Gracias María, un gusto tu comentario.
      Abrazos versados.

      (Ya corregido, gracias de nuevo)

  6. Blanca

    Precioso María Belén. Un relato lleno de poesía. La ausencia se hace dura y tras una década la mujer decide dar carpetazo a su vida y comenzar otra.
    Un beso.

    Por cierto, al final del segundo párrafo creo que falta un “de” (carentes de esperanza), para que lo edites si eso.

    1. MªBelén

      Todo su vida ha sido una lucha contra la tierra y su vientre infértil, pero al llegar la ausencia de quien fue su única compañía, se abren todas las heridas, dejando su piel abierta.
      Cuando el último llanto se seca, siente que ya es hora de partir hacia otro destino.
      Gracias mi compi Blanca.
      Besos y abrazos.

      (Ya corregido, gracias,las prisas malas consejeras)

  7. Excelente MªBelén. Nos regalas un profundo texto para descubrirnos el vacío de una mujer, pero que valiente, decide mirar hacia delante. Precioso el símil de las sábanas con su cara.
    Un abrazo grande.

    1. MªBelén

      Toda su vida ha sido sembrada de vacíos. Quizá ya solo le quedara partir, sin mirar atrás y sin llevarse ningún recuerdo por el que llorar.
      Hay arrugas que se mimetizan con la hora de tus desvelos.
      Gracias mi preciosa Rosy, siempre ahí.
      Mil besos.

  8. ANTONIO RODRÍGUEZ

    ¡¡Espectacular!!
    Este relato de diez es pura poesía. “Recuerda mujer que eres polvo (tierra) y en polvo te convertirás”. Es una realidad que tú en paralelo la haces canto lírico. Que bonita y desgarradora metáfora, haces belleza de lo más duro. Enhorabuena y suerte artista !!!!

    1. MªBelén

      Muchas gracias Antonio, artista eres tú.
      Un generoso y bello comentario que me ruboriza.
      Una mujer nacida de la tierra, amante de ella, abandonada en su dureza e infértil ante todo lo que le rodea. Una vida vacía y seca, polvo y entrañas…
      Un abrazo grande

  9. Poesía, nostalgia, dolor, sequedad y ausencia se citan en este bello texto en el que lo que pudo ser y no fue se conjura con lo que puede ser todavía o, cuando menos, con el final de un ciclo en el que la cosecha se limita a esas etiquetas de la ropa que ha quedado por estrenar. Buen micro, María Belén, que da lugar a varias lecturas. Un abrazo. 🙂

    1. MªBelén

      Sentimientos que se funden en la infertilidad de su vida. Quizá vuelva a la tierra o quizá su destino la aparte para siempre de ella.
      Siempre es bonito que te digan que hay varias lecturas en un texto que escribes.
      Gracias Manoli por este comentario tan sentido y lleno de presencia.
      Un beso grande.

    1. MªBelén

      Muchas gracias Asunción, que bien me conoces.
      La dureza de la vida de estas mujeres merece tener su homenaje, valorarlas y hacerlas verso por un día.
      Un beso enorme.

  10. Tu relato es muy poético, bello y triste. Está lleno de símbolos mezclados en la poesía, haciéndolo más atractivo. Aunque el final es abierto a la imaginación, creo que está bastante orientado. Quizá algún símbolo de esperanza, no sé el canto de un pájaro, un reguero de agua en la tierra seca…habrían dado más opciones.
    Me ha gustado mucho
    Enhorabuena

    1. MªBelén

      Muchas gracias ralejan.
      Lo bonito de las lecturas son sus múltiples interpretaciones, cada uno al leerlo hace suya la historia y así la vive en primera persona.
      Sugieres unos símbolos preciosos, si quieres pintamos ese reguero de agua para dar vida a la árida tierra 🙂
      Un abrazo grande.

  11. Las emigraciones que han dejado vacíos los pueblos.
    Cada caso, un porqué. Cada vida, una historia.
    Colmada la tristeza, la soledad, el vacío, la ausencia…
    A tu protagonista ya no le queda nada… ni ganas de seguir intentándolo, ni ganas de esperar que algo cambie para mejor, ni esperar que la tierra de su fruto (como ella tampoco lo dio).

    Terrible relato “BELLÍSIMO”.
    Triste realidad “POÉTICA”.

    Un abrazo grande, escritora!!!!

    1. MªBelén

      Ella está ya tan seca de vida como la tierra que cultiva, así es querida Amparo.
      Hubo un tiempo en que las personas se iban de los pueblos en busca de oportunidad en las ciudades, creo que estos tiempos quieren volver a poblar las casas que dejaron buscando tranquilidad y seguridad.
      Muchas gracias preciosa.
      Besos colmados de alegría para compensar la tristeza del relato.

  12. Belén, me ha encantado. Y dicho esto, pasemos a la disección:

    “…huesos encallecidos de labranza, útero infértil a la siembra… Savia en la rama de un olivo, en la punta de una cepa, castigo en la cosecha”. Quizá se podría haber dicho de otras mil maneras diferentes, pero NUNCA nos habría quedado tan claro, ni tan visible lo que quieres contarnos. Una vida entregada al campo quizá a un esposo y un vientre que no ha podido darle un hijo.
    “Agotada de su vida, se acostaba entre las arrugadas sábanas que se unían a sus facciones haciendo un conjunto de surcos carentes de esperanza”.
    La vida de las personas del campo es durísima, siempre mirando al cielo y siempre encorvadas hacia la tierrra. Su rostro cuajado de arrugas como sus sábanas y un agotamiento en su alma. Un deseo de pegar una patada a todo y volar.

    “…la lluvia, escasa, nunca lloraba en el momento que el suelo necesitaba su aliento”. Con esta frase tan deliciosa me reafirmo en lo que dije anteriormente. No basta trabajar, echarle horas de vida al campo, porque todo el trabajo se puede venir abajo por esa lluvia que llega en un mal momento.
    Y un final que me apetecía para que tu protagonista fuera feliz de una vez: “Sin mirar al pasado, caminó hacia las entrañas de una nueva tierra”.
    ¡¡Olé, tú, protagonista de este micro!!
    En fin, que te mereces YA pasar al libro, que yo lo firmo y lo suscribo y me lo tatúo si hace falta.
    Enhorabuena, a mi me ha encantado. Un beso de los requetegrandísimos.

    1. MªBelén

      Muchísimas gracias Mi Towi por una disección tan certera y maravillosa de mi relato. Eres un amor y lo demuestras en tus textos, en tu voz, en tu entrega a todo lo que lees, en toda tu persona.
      Esa vida árida quizá por fin tenga una lluvia que le cale de alegría.
      Yo feliz si tú vuelves a estar en el preciado libro, tus relatos son perfectos para ese puesto y le dan empaque.
      Millones de besos, sonrisas y abrazos.

    1. MªBelén

      Los sentimientos se expresan de maneras muy diversas, la lírica quizá le pone ese punto de belleza a lo que tan triste y duro quieres contar y compartir.
      Puntos extremos como en la vida, como tú lo dices tan bien: dolor….esperanza;renuncias…nuevos comienzos.
      Mil besos de colores Inma.

  13. Cuánta riqueza en detalles y tanta intensidad en una vida pequeña y plena de sufrimiento y mala fortuna, que tú salvas con tu poesía. Es una delicia leerlo y releerlo, se me ha metido debajo de la piel y me la ha puesto de gallina. Una aportación magnífica. Muchísima suerte y todo mi cariño, tocaya.

    1. MªBelén

      Es la mejor manera de sentir lo que lees, que bien lo sabes hacer siempre Belén. Meterte en el texto y vivirlo, yo lo hago con los tuyos y me encanta sentirme partícipe de las maravillosas historias que sabes contar.
      Muchas gracias tocaya mía.
      Besos infinitos tesoro.

  14. Una vida dura, y una decisión: cambiar. Eso da esperanza de que esta mujer pueda tener una vida mejor. Como siempre nos envuelves con tus juegos poéticos, tus imágenes, que siempre son un un gusto leer. Una se queda embelesada en una frase y la relee solo por gusto, contrastando arrugas con arrugas. Un placer.

    1. MªBelén

      Muchas gracias Patricia por tu comentario tan maravilloso hacia mi historia.
      La vida del campo es dura y ese sufrimiento abre surcos en la piel y en el alma.
      Una nueva vida puede brotar de la tierra o sentir que desees pertenecer siempre a ella.
      El placer es mío al leerte siempre. Un beso bonita.

    1. MªBelén

      Que cosas más bonitas me dices Paloma, tienes una gran sensibilidad y eso se nota en tus textos, llenos de brillantes historias. La impronta tuya queda reflejada siempre.
      Muchas gracias preciosa.
      Besos y abrazos miles.

  15. María

    Qué manera de escribir María Belén. Tu texto rezuma oficio y talento. Muchas felicidades. Sobra decir que me ha encantado. Un abrazo grande con mi mayor admiración.

    1. MªBelén

      Así es Mariángeles, fortaleza en vida, entereza en cada secuencia vivida, esperanza de saber que hay otra vida o en esta desear quedarse.
      Gracias mi compi de libro.
      Mil besos bonita.

    1. MªBelén

      Es una vida dura de llevar, con pocas alegrías. Llega un momento, cuanto todo es infertil, cuando el vacío se hace presente en cada instante, que es mejor hacer la maleta y abandonar esa tierra en busca de otra más fecunda, aunque duela.
      Gracias Nani. Un besito preciosa.

  16. María José Viz Blanco

    Magnífico relato,Mª Belén. Excelentemente bien escrito y transmitiendo esa carga de tristeza y emociones, tan bien ensambladas, a través de un bello lenguaje poético. Te felicito.
    Un abrazo.

    1. MªBelén

      Muchas gracias María José.
      Me alegra haberte transmitido el sentimiento que puse al escribirlo, a veces es difícil plasmar con palabras lo que llevas dentro, lo que quieres mostrar. Por esto, encantada de haberlo logrado y haberte hecho participe de mi historia.
      Un beso.

    1. MªBelén

      Muchas gracias Anna. Que bonito lo que me dices, ruborizada quedo al saber lo que sientes al leerme.
      Ya sabes que para bien o para mal esa vena poética me puede.
      Mil besos preciosa.

  17. Salvador Esteve

    Un texto cargado de poesía y soledad con una final que deja desasosiego e incertidumbre emocional, pero que espero sea el principio de una nueva vida. Me ha encantado Mª Belén. Abrazos y suerte.

    1. MªBelén

      Hay finales que solo pueden verse en la lectura personal que cada uno hace de ella, yo también desearía que algo de luz entrara a su vida.
      Muchas gracias Salvador por tus bonitas palabras.
      Un abrazo grande.

Dejar una respuesta