Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

41. “Buscando La Paz”

Agarro mis barrotes fuertemente en la fría mazmorra que es mi encierro.

Cansado de destruir fortalezas, tomar castillos, asaltar atalayas, matar dragones, invadir territorios, pelear contra el enemigo, someter al pueblo, demoler puentes, abordar navíos, conquistar continentes, disputar ofensas, ajusticiar reos…
¡Cansado de guerras!

Una armadura demasiado pesada.

Nunca he sabido de donde procedía este dolor, esta pena, esta rabia, esta ira, esta desesperación…
Ahora comprendo, al final de mis días, que tanta lucha ha sido en vano y que mis heridas están más abiertas que antes.
Ahora comprendo, tras la batalla, que el enemigo no está en ti sino en mi.

¿Puedo encontrar la paz sabiendo que lucho contra mi mismo?
¿Dónde está el arma certera que sea capaz de conquistarme?
¿Dónde clavar la bandera que ondee, al fin, Victoria?
¿Conozco al enemigo?
¿Y ahora?

Agarro mis barrotes fuertemente en la fría mazmorra que es mi encierro.
Y sigo luchando.
El enemigo está aquí, conmigo, en mi.

37 Respuestas

  1. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    Certera reflexión, pero el enemigo tiene el mismo problema. ¿Estará el también aferrado a los barrites?
    En cuanto a ti, querida Isabel, ya te habrás dado cuenta que te he encontrado. No me extraña la dificultad, estabas en la mazmorra.
    Un beso.

    1. Isabel

      Pues, según lo veo yo, Jesús Alfonso, todos tenemos el mismo problema. Todas las peleas que trasladamos fuera tienen su origen en heridas internas.
      ¿A qué no tenía que darte pistas? El caminito para encontrar, este mes, mi prisión, está muy bien iluminado.
      Muchas gracias por todo.

    1. Isabel

      Bueno, Edita, yo soy ese reo prisionero de sus heridas, y esa búsqueda de la Paz es mi búsqueda. La única manera de alcanzarla es mirar hacia dentro.
      Muy difícil empeño, si señor!,
      Y sigo luchando…
      Muchas gracias.

  2. Salvador Esteve

    Isabel, precioso. Tienes toda la razón, nosotros somos nuestros peores enemigos, a causa de nuestro orgullo, ambición, a veces desmedida, y nuestra ceguera, que no nos deja diferenciar lo verdaderamente importante de la vida. Abrazos.

    1. Isabel

      Salvador, tu comentario es muy certero, el origen de todas estas guerras que estamos relatando, y de todas las que existen, sólo parten del miedo y demás inseguridades que habitan en nuestro interior.
      Lo que está fuera está dentro. Si logramos la Paz dentro…..no tendremos que pelearla fuera!
      Muchas gracias por tus comentarios. Siempre son muy amables.

  3. J u a n P é r e z

    Estoy preocupado, me has descrito a mí: La máxima de mi vida ha sido siempre que “Estoy en Paz con El Mundo y En Guerra con Mis Entrañas”
    Es una descripción ascética de toda esa contorsión del alma, intentando alcanzar estratos de elevación más convincentes, un baile de balance.
    El escenario donde pudre Su Ser el protagonista es perfecto I s a b e l
    y el aire de intercambio retórico al que has sometido al reo es lúgubre y magnífico, con “vis scholastica” de la que me gusta.
    Tengo bastante preferencia por escribir sobre Olvidaderos y Calabozos.
    Este mes, eres La Dogaresa de Este Baluarte Interior. Y Brillas en ese aire saturnino dando algo de fulgor fatuo Al Vencido, mitigando su pesar.
    Puedes estar muy,muy orgullosa.
    J u a n , D e s d e M i R e c o n d i t o r i o .

    1. Isabel

      ¡Juan! ¿preocupado?
      Creo que esa búsqueda consciente de la Paz y de la felicidad provoca esa inquietud permanente. Somos capaces de experimentar la alegría más absoluta y de caer en picado cuando nos sentimos perdidos. Creo que no tenemos que preocuparnos (no te preocupes, por favor). Somos un planeta de agua, de emociones y ¿para que nacer hombre o mujer si no vamos a Sentir?
      Gracias por seguir mis relatos y por tratarlos tan bien, me estás malcriando.
      Y, ¿sabes qué sentí al leer tu omega? (Un guiño de afinidad)
      Un Honor Nunca Un Vencido.

  4. calamanda

    Isabel, complicada batalla interior la que libra tu protagonista, parece tocada por la reflexion, espero que esperanzada, de conocerse. Suerte y saludos

  5. MªBelén

    Hay que sentirse bien consigo mismo, conformarse con lo que se tiene, no envidiar ni querer ser envidiado, alégrate por los triunfos ajenos, consolar cuando no los han conseguido.
    Es más sencillo de lo que parece y la recompensa es ser feliz, romper los barrotes y salir del calabozo.
    Un relato lleno de fuerza y que como ves te hace reflexionar.
    un beso Isabel.

    1. Isabel

      Lo has entendido a la perfección, se trata de vivir la vida, no de darse cabezazos contra ella. Lo primero ese sentirse bien con uno mismo que tu dices. Lo demás viene rodado.
      Besos María Belén.

  6. Isabel

    Me gusta tu comentario Manuel. El ritmo pasando de una guerra a otra le lleva hasta el desfiladero y, desde allí, surge ese grito en forma de preguntas sin respuesta. Lo que le lleva a percatarse de que sigue en su prisión.
    Muchas gracias.

    1. Isabel

      Y la vida se trata de resolver todas esas preguntas que son piezas del puzzle que construyen y dan sentido a la vida, a la de cada uno.
      Muchas gracias Virtudes.

    1. Isabel

      Y a ratos, María, a veces demasiados ratos, todos pasamos por esos momentos de desamparo en el que la búsqueda de un sentido vital es fundamental, más que el respirar.
      Muchas gracias.

  7. Relato duro que nos trae la lucha interior de una persona que nunca se ha mirado hacia dentro. Hay muchas personas así (en la primera etapa) si no, no se explica cómo actúan en la sociedad. Buen relato reflexivo.

  8. Isabel

    Hola Javier.
    Creo que es más fácil echar balones fuera que asumir nuestra responsabilidad.
    Nuestro protagonista ha peleado la paja en ojo ajeno hasta que un rayo de luz le ha permitido ver la viga en el suyo.
    En cuanto consiga sacarse ese hierro, encontrará la forma de salir de su mazmorra.
    Muchas gracias por tu comentario.

  9. Si. Llega. Adentro. Para reflexionar sobre nosotros mismos y en que podemos llegar a ser nuestros propios enemigos. Si, es difícil y complicado. Pero en eso está la virtud y a la vez el castigo (alguien me ha recomendado que me lea el cuento de Jorge Bucay, El elefante encadenado. ¿Lo conoces?). Saludos y abrazos. Ciao.

  10. Isabel

    Hola José Ignacio: Ahora sí conozco el Elefante Encadenado (Gracias).
    Puede ser que tengamos estas cadenas que nos mantienen reos en esa fría mazmorra porque nadie nos ha enseñado que no tenemos límites, que podemos ganar todas esas batallas internas transformando el error en su virtud.
    Creo que el fin humano es alcanzar esa Libertad.
    Fíjate que mi protagonista no es el elefante encadenado, él sigue luchando y reconoce que su enemigo está en él. Ya lo ha localizado. Sólo le queda levantar la pata con fuerza.
    Muchas gracias por tu comentario

Dejar una respuesta