Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

128. CALLADAS HUELLAS

Observó con disimulo el rubor  esparcido como estrellas rojas  en la nieve de una cara aún adolescente.

Acabó de desnudarse y dejó caer su pelo libre de horquillas y ataduras.

Se sentó sobre la pequeña y limpia cama  y esperó a que él la mirara.

Notó su vergüenza, sus miedos y le dio pena. Lo llamó a su lado, y él se sentó temblando débilmente, con la mirada al borde de la lágrima.

Lo abrazó, lo tendió junto a ella y acariciándole el pelo le susurró una canción. Él aguantó el sollozo y ella aspiró el suyo.

No hubo más. Fuera esperaban los otros: para ellos él había cumplido. No le llamarían nunca más “nenaza”. Ella deseó que él rompiera la cadena de los tabúes, esos que ella aún no había roto y que le impedían, de igual a igual, amar a otra.

 

ANTONIA

 

11 Respuestas

  1. calamanda

    Antonia, se ayudaron, los dos, y eso es lo importante; -los otros- terminan por aburrirse y eligen, eso si es penoso, otra víctima. Tu cuento es de descripciones claras y lectura amena. Suerte y abrazos

  2. Antonia

    Gracias Ana. Me gusta lo que ves sobre el respeto. Es cierto, no lo pensé así, por eso los comentarios siempre son enriquecedores. Un abrazo.

  3. Antonia

    Rafa, tu comentario sube el ánimo y el ego, je ,je. Bonito eso del hilo, y por supuesto que pagarían ellos, cooperando para hacerlo hombre.Un abrazo y muchas gracias.

  4. Antonia

    Barlon tú lo que tienes extenso es la gracia.Da igual lo de los tabúes.Si te parece chuli ya me conformo. Pero en fin, lo tabú es lo prohibido y el nombre de una antigua colonia, de mujer, claro.
    Abrasizisimos o como sea que se diga.

Dejar una respuesta