Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

43. CALMA CHICHA (Pilar Alejos)

Amanezco aquí, atrapada en esta agónica calma tras la tormenta. Arde mi piel bajo el sol abrasador mientras el frío se adueña de mi cuerpo. Me rodea el abrazo del mar y este inmenso silencio.

Durante la noche, intenté cabalgar sobre las olas agarrada con fuerza al borde de aquella frágil barca, pero de las profundidades emergieron gigantes que embestían sin piedad, arrasando todo lo que encontraban a su paso. Me lancé al agua antes de que la embarcación, hecha añicos, saltara por los aires cuando el viento sopló con tanta violencia que acabó por vaciarse.

Pasan las horas sin que suspire ni la más leve brisa. Empiezo a impacientarme. Me preocupa que nadie me eche de menos o que no sepan dónde buscarme. No me preguntaron mi nombre al embarcar y como pasaporte bastaron aquel puñado de billetes mugrientos. Sin equipaje. Tan solo con la necesidad de huir para sobrevivir.

Con los ojos entreabiertos, inundados de mar, miro al cielo. De pronto, el agua me mece y danzando desnuda con las olas arribo a la playa. Varada sobre la arena, espero que alguien me reconozca por la pulsera de mi tobillo izquierdo e identifique mi cuerpo.

26 Respuestas

  1. Pilar, con esta “CALMA CHICHA” nos cuentas una historia llena de actualidad. Las penurias que pasan la personas que huyendo de la miseria, las guerras o la violencia, abandonan sus hogares y arriesgando sus vidas, buscan la tierra prometida de salvación , pero en demasiadas ocasiones solo encuentran la muerte.
    Nos lo has contado con sensibilidad y sentimiento, haciéndonos sentir con tus letras lo que sufre y siente tu protagonista. Nos transportas junta ella a través de ese mar, de esa frontera entre la vida y la muerte.
    El párrafo final me encanta,es genial, es una verdadera fotografía poética, como todo el realto.
    Enhorabuena, Pilar, un texto estupendo y al que deseo la mejor de las suertes.
    Muchos besos.

  2. Javier, he intentado describir la situación que viven todos los que se juegan la vida para huir de una muerte segura que les acecha, aun sabiendo lo que les espera en ese inmenso mar.
    Mil gracias por tus hermosas palabras para mi relato.
    Besos muy muy apretados.

  3. Alicia Isabel León Lobera

    Tengo una debilidad confesa por los micros de final macabro o siniestro. Y si están tan bien escritos como éste ya ni te cuento.
    Enhorabuena, Pilar, me ha encantado tu relato.

  4. Mirta Calabrese

    Hola Pilar, un micro de escalofriante actualidad. Muy bien construído. El final es perfecto y pone el broche a esta tremenda historia. Felicidades compañera de letras. Un abrazo.

    1. Mirta, la historia, por desgracia, está de rabiosa actualidad. He intentado contarlo con la máxima sensibilidad y respeto para las personas que se dejan la vida al cruzar el mar.
      Muchísimas gracias por tu comentario, compañera de letras.
      Besos apretados.

  5. Un cuento de nuestros tiempos, un cuento conmovedor, y más teniendo en cuenta el punto de vista desde el que está siendo contado. Contar desde la muerte, nadie puede hacerlo, salvo que ese “nadie” lo haga desde el papel, en la ficción, y eso es lo mejor de todo para el autor (el golpe de gracia) y lo peor para el lector, que a eso no lo ve venir.

    Te super felicito, PILAR.

    Cariños,
    Mariángeles

  6. Hola Pilar, cuando vi la fotografía también pensé en escribir sobre ellos, después de leerte sin duda no habría podido igualarlo. Has hecho un excelente trabajo que duele, duele mucho.
    Un abrazo grande y mucha suerte.

    1. Rosy, me tranquilizan tus palabras, ya pensaba que la única que vio un cuerpo flotando en el mar al ver la fotografía, había sido yo. Es un tema tan doloroso y tan actual, por desgracia, que he puesto todo mi corazón al escribirlo, imaginando lo que pensaría el personaje y he intentado contarlo con mucha sensibilidad y respeto. Si he logrado que os llegue todo el sentimiento con el que lo he escrito, ya me siento contenta.
      No sabes cuanto agradezco tu comentario.
      Besos muy apretados.

  7. Hola, Pilar.
    Sin duda, un micro que cuenta un drama demasiado habitual. Vidas que se lanzan al mar en busca de un sueño y que, al parecer, no valen igual que las demás.
    Felicidades, me parece que lo has contado con tanta sensibilidad que emociona. No me esperaba ese final en el que introduces las pulsera, por lo tanto, doblemente te aplaudo y felicito.
    Abrazos y suertísima.

    1. Towanda, tú si que me has emocionado con tu palabras para mi relato. Es un tema tan doloroso que no sabes cómo escribir sobre algo así.
      Gracias, por emocionarte al leerlo y por hacerme tan feliz con tu comentario.
      Besos muy apretados.

  8. Contra toda probabilidad de supervivencia se lanzan desesperadas al Mediterráneo miles de personas que huyen de una muerte segura ya sea por hambre, por guerras o por persecución. Lamentablemente, pocas arriban a puerto y Europa no está cumpliendo con los tratados de acogida a los migrantes y refugiados. En tu relato cuentas con realismo y con exquisita delicadeza la muerte de quien se vio obligado a dejarlo todo y lanzarse en una barca inestable a la deriva.
    Excelente denuncia de una realidad que ya dura demasiado tiempo y sensibilidad en tus letras para contarlo, amiga.
    Mucha suerte y besos.

    1. Carmen, siempre he pensado lo terrible que debe ser abandonarlo todo al huir y lanzarte al mar como única posibilidad para sobrevivir, sabiendo que puedes encontrar la muerte. Es como un salto al vacío sin red. Y cuando la inhumanidad mira hacia otro lado, solo les queda la solidaridad y no siempre llega a tiempo. Muchos pierden la vida durante la travesía.
      A las autoridades se les olvida que son seres humanos desesperados e indefensos.
      He intentado ponerme en su lugar para contar la historia de los muchos que, como anónimos, llegan a nuestras playas y esperan que alguien los reconozca para poder volver a su hogar.
      Mil gracias por tu bello comentario, amiga.
      Besos muy apretados.

  9. Un tema que ahora mismo nos toca muy de cerca y aun así, seguramente seguiremos olvidando que detrás de cada persona que se lanza a la arriesgada aventura de cruzar el mar a la desesperada, hay una historia por contar. Gracias Pilar por este relato. Un abrazo.

    1. Alberto, ha sido una triste coincidencia que historias como la de mi relato sean noticia. Hemos de recordar que nadie arriesga su vida por capricho. Siempre hay una historia desgarradora que les empuja a lanzarse al abismo del mar.
      Muchísimas gracias por detenerte a leer mi relato y dejarme tu hermoso comentario.
      Besos apretados.

  10. Jesús Garabato Rodríguez

    Hola, Pilar. Llego un poco tarde para comentar, pero no puedo pasarme sin unir mis parabienes a todos los que te han ido dejando los compañeros. Tratas con mucha sensibilidad un tema terrible y que parece que, por desgracia, no vaya a tener fin. Siempre va a haber personas necesitadas en busca de algo mejor para ellos y los suyos y, acechantes, otras personas (por llamarles de alguna forma) dispuestas a aprovecharse de ese anhelo. A eso le sumamos los peligros de la naturaleza, el temor a lo desconocido y el que muchos no aceptan al “diferente” y ya se atisba la tragedia. Buen relato, Pilar. Y para hacernos reflexionar. Un beso y suerte.

Dejar una respuesta