Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

78. Calma pasajera (Juancho)

Llueve día y noche. Tanto en el interior de mi casa como si salgo, llueve. En la oficina; cuando estoy en el gimnasio; si me animo a tomar unas cervezas con los amigos o a ir al cine con mi mujer, llueve. Mientras los niños corretean del salón a las habitaciones, de las habitaciones a la cocina, cuando gritan, lloran o se pelean, llueve. Y a veces, cuando me llaman, el sonido de los truenos me impide oír sus voces y les veo alejarse defraudados, posiblemente pensando en qué clase de padre tienen. Llueve sobre mis sábanas mientras tributo sumiso el arancel de mi matrimonio y, entre relámpagos, mi mente culpable cree descubrir tu rostro iluminado, fugaz. Ni paraguas ni sombreros ni techumbres consiguen mitigar el  aguacero. Cuando estoy en la calle, la gente camina a mi lado completamente seca, ajenos a los nubarrones de tormenta que me salen al encuentro y descargan sobre mí, inmisericordes, sus gotas afiladas. Entonces, como un sonámbulo, recorro el camino hacia tu casa, donde, empapado en ti, por fin puedo ver brillar el sol.

77 Respuestas

    1. El primer comentario y me quedo sin palabras. Desde luego muy agradecido por tus palabras. Es desde luego uno de los micros más sentidos que he escrito en ENTC, el más meditado, el que más he dejado madurar. Gracias también por la visita. Un abrazo, amigo.

  1. Micaela Tochi

    También me ha encantado este relato, es muy poético. Me gustó la forma de contar la sensación de estar en un lugar y desear estar en otro. El agua para mí es muy significativa, son las emociones, la tristeza, el amor, un elemento vital que a veces nos desborda si no encontramos su cauce.
    Mucha suerte, cariños.

    1. Gracias María, el sol es esperanzador, pero no sé yo si durará demasiado, quizá al protagonista le falte dar un paso al frente.
      Bienvenida, vuelve cuando quieras. Besos.

  2. Modes Lobato Marcos

    Demonios, durante la lectura de tu relato creí que hablabas de Esther Williams.
    Si no fuese por ese final antologico y esperanzador el tipejo sería un anfibio potencial.
    Aunque nos tengas pelin abandonados, debo admitir que cuando quieres eres imbatible.
    Me ha gustado tanto que sólo deseo comerte la boca, ladrón!!!
    Un abrazo microlunatico.

    1. Esther Williams es una diosa, con placer hubiera besado por donde ella pisaba. Lástima que nuestros caminos no se cruzaran.
      Más que un anfibio yo creo que el prota es un cobarde. Aunque también es posible que se encuentre a gusto en esa situación, hay a quienes les encantan los días de lluvia.
      Reconozco que aparezco poco, casi nada, por nuestra guarida, no por falta de ganas, pero después de tantas promesas incumplidas me gustaría entrar cuando me encuentre a vuestra altura. Pero sabéis os llevo en el corazón.
      Muchísimas gracias por el comentario y por la visita y sobre lo demás, espera que voy a por el spray bucal.
      Un abrazo microlunático, también para los demás.

  3. Hola, Juancho.
    Yo también estoy sin palabras… Es preciosa la forma en que has contado lo que querías y ocultado, también lo que querías.
    Diferente a las tormentas de agua es la que pasa por la vida de tu protagonista.
    Felicidades y suerte.
    Unos abrazos.

  4. Hola Juancho. Como te decía…, demasiada lluvia, tanta que he llegado aponerme chorreando. Me gusta mucho tu apuesta. está muy bien construída y resulta casi palpable. Felicidade y suerte.
    Besicos muchos.

  5. Aunque para leerlo haya tenido que buscar un paraguas, me ha encantado, ese final ha sido asombroso. El amor moja de otra manera ¿verdad?
    Te deseo suerte.
    Saludos

  6. La Marca Amarilla

    O sea, que de mi tormenta familiar pasamos a tu genial tormenta existencial y vital. Un excelente relato, Juancho, me quitaría el sombrero si llevara!! 🙂

    Un saludo microlunático.

  7. Ya pasé por tu tormenta, pero en vista de la que se avecinaba, preferí marchar discretamente. Pero volveré, no te quepa duda. Gracias Marca, ya sabéis que vuestra visita es especial. Un abrazo microlunático.

  8. Modes, te juro que te había dedicado una respuesta preciosa, ignoro lo que pretenden los duendes de la red, tal vez separarnos. Ahora preparo otro, pero no se si me va a quedar tan bonito.
    Un abrazo microlunático.

    1. Modes Lobato Marcos

      Cómo decia John Turturro en esa obra maestra de los Coen que es MUERTE ENTRE LAS FLORES…
      “Escucha a tu corazón… “.
      Después, las bellas palabras fluirán entre nosotros como una mañana de primavera.

  9. Ángel Saiz Mora

    Una vida que el protagonista sobrelleva lo mejor que puede, de la que no le es posible evadirse, cuando él sólo desea compartir la luz con una determinada persona, todo lo demás le sobra.
    La lluvia como ejemplo incesante de todo aquello que nos agobia, de lo cotidiano que oprime, de la victoria de las obligaciones sobre nuestros gustos y pasión verdadera.
    Mucha originalidad y un pulso casi poético.
    Enhorabuena
    Un abrazo.

  10. Salvador Esteve

    Juancho, digo yo que si tanta agua cae encima del protagonista, su pobre mujer irá de pulmonía en pulmonía, jajaja. Muy bueno, me ha encantado. Abrazos.

  11. Ana Tomas Garcia

    Yo voto porque este relato sea galardonado este mes, me ha calado bastante hondo y me parece espectacular no, lo siguiente. Mucha suerte y un saludo.

  12. Begoña Heredia

    Juancho tienes tantos comentarios, que es difícil decirte al go ya, pero aun asi, tu relato me ha gustado, entre otra cosas porque describes la situación ” la mar ( de lluvia) de bien”. Cómo única pega y quizá no lo es, puesto que tu ya has considerado la cobardía de tu protagonista, es el titulo, esa calma no debería ser pasajera.

    Un abrazo y suerte.

    1. Tenéis razón con el título, cuanto más lo leo menos me gusta. En principio iba a llamarse atormentado, que es un título más descriptivo, pero más abierto. Si al final no lo puse es porque ya había un Atormentado y una Atormentada. Es cierto que ese “pasajera” acota demasiado y no deja un rayo para la esperanza. Si ya el micro es plomizo, gris, pesado, eliminar cualquier atisbo de solución ya desde el título, puede ser un lastre. Ahora pienso que Calma, habría sido un título mucho más adecuado y esperanzador, y habría dado la posibilidad de redondear el micro.
      Gracias por tus comentarios Begoña, vuelve cuando quieras.
      Besos.

      1. Begoña Heredia

        ” Calma ” me gusta mucho mas, ademas tiene cierta ambigüedad, que me encanta, pero el relato con este y otro titulo me gusta.

  13. Me parece valiente que entres en un tema que no por muy frecuente deja de ser triste y salpica tanto a tantos. Es preciosa tu forma de contarlo, y, aunque mira que me gusta la lluvia, pero aquí quisiera que el título no me impidiera crear mi propio final, y dejar a tu hombre al solecito, sin pensar mucho en más
    Suerte, que seguro que la tienes con tu relato

    1. Tenéis razón con el título, cuanto más lo leo menos me gusta. En principio iba a llamarse atormentado, que es un título más descriptivo, pero más abierto. Si al final no lo puse es porque ya había un Atormentado y una Atormentada. Es cierto que ese “pasajera” acota demasiado y no deja un rayo para la esperanza. Si ya el micro es plomizo, gris, pesado, eliminar cualquier atisbo de solución ya desde el título, puede ser un lastre. Ahora pienso que Calma, habría sido un título mucho más adecuado y esperanzador, y habría dado la posibilidad de redondear el micro.
      Perdona Reyes por repetir la misma respuesta que a Begoña, pero vuestro comentario me ha sugerido lo mismo y me ha hecho recapacitar.
      Os agradezco a las dos el consejo.
      Gracias por pasarte, espero que no sea la última vez.
      Besos.

  14. Juan Antonio

    Juancho. Este mes hay muchos relatos y muy buenos. Imposible decidirse, hasta que he leído el tuyo. Menuda filigrana te has sacado de la manga. Barrunto que volveré por aquí en abril a felicitarte. Te lo mereces. Es buenísimo. Un abrazo amigo.

  15. Nuestra obligación es ponérselo lo más difícil posible al jurado. Luego que decidan ellos. Yo he tenido el gran honor de formar parte del jurado de ENTC en una ocasión y te aseguro que tienes que dejar fuera a micros que te encantan. Como bien dices hay micros muy buenos, pero además quedan unos ochenta más por publicarse. Agradezco mucho tú visita y tus palabras y me gustaría que no te equivocaras, pero todo a su debido tiempo.
    Gracias Juan Antonio. Un fuerte abrazo.

  16. Ya te di mi opinión en tu blog cuando lo publicaste. Veo que no soy la única que piensa que es bueno. Y a mi el título no me desagrada, esa calma que logra en esos paréntesis de sol es pasajera, sin duda. Suerte y un beso, lagarto.

    1. Ya leí tu comentario en el que solo decías cosas bonitas del micro Eva, me gusto muchísimo claro, y te agradezco que aparezcas también por aquí. En cuanto al título, yo lo pensé tal y como tú dices, no veía al protagonista capaz de dar ese paso, que le liberara o le sumiera en otra tormenta todavía más profunda. Peso si es cierto que si eliminamos el pasajera, le condiciona menos y el final, desde el inicio queda más abierto. Lo tengo que pensar, pero la idea original, desde luego es la que tú has visto.
      Muchas gracias Eva y hasta pronto. Mucha suerte para ti también, en cuanto pueda te comento el tuyo, que de momento solo le he podido dar una lectura rápida. besos.

  17. Pero ese señor es un pecadento, un adúltero de profesión, un sátiro del secso. El relato me parece buenísimo, creo que es tu obra maestra más maestra, mejor que los de Modes, Tim o Marca, o el tal Barton Mrandol ese tan famoso. Si no apareces en la lista final te tiro por un barranco cuesta abajo. Pon el cava a enfriar.

    Saludísimos microlunáticos.

    1. Barlon ¿qué has hecho esta vez que te tienen cerrada con llave la puerta de los comentarios? Arrepiéntete, pide perdón, lo que sea, pero consigue que te levanten el castigo. Necesito comentar tu micro, es urgente que me manifieste ante tal derroche de fantasía.
      El cava siempre está a punto por si aparecen los amigos, pero aparecer en la lista va a estar más caro, por lo que voy leyendo, los jueces no lo van a tener nada fácil.
      Gracias amigo
      Un abrazo requetemicrolunático.

  18. Juancho, llegas aquí y nos sueltas esta obra maestra y te quedas tan pancho. ¿Y ahora qué se supone que debemos hacer? Competir contra tu relato es inútil, así que lo disfrutamos mejor y ya. Cuando te pones a escribir es una delicia, en serie, y en serio. Ven pronto a visitarnos. Un abrazo microlunatico

  19. Aunque no pase por casa sabéis que os llevo en el corazón. Por desgracia no tengo nada que ofreceros que no sea mi cariño. He perdido rueda y ahora el puerto se me presenta como un muro, una pared imposible de afrontar (me ha quedado chulo el símil ciclista), pero podéis contar conmigo para lo que queráis, eso lo sabéis.
    Podéis competir con mi relato y con cualquiera y me alegra que disfrutéis de él, así como yo disfruto de los vuestros y de los de otros compañeros
    Gracias Radon, pronto pasaré a visitarte a ti también.
    Abrazos supramicrolunáticos.

  20. Relato de una vida atrapada en un charco del que no puede salir. Has reflejado muy bien la inundación de una persona que no está viviendo la vida correctamente, atrapado en una familia que ya no es la suya. Buen trabajo, Juancho. Suerte

    1. Estas cosas pasan, yo no voy a juzgarlas. Hace muchos años ya lo cantaba Machín mucho mejor de como lo he contado yo:
      Yo no me puedo explicar
      cómo las puedes amar
      tranquilamente
      yo no puedo comprender
      cómo se pueden querer
      dos mujeres a la vez,
      y no estar loco
      Aquí va mi explicación,
      pues me llaman sin razón,
      corazón loco
      una es el amor sagrado
      compañera de mi vida
      esposa y madre a la vez

      La otra es el amor prohibido
      complemento de mis ansias
      y a quien no renunciaré
      y ahora puedes tú saber
      cómo se pueden querer
      dos mujeres a la vez,
      y no estar loco.
      Gracias por tu visita y por el comentario Ximens.
      Un abrazo.

  21. Juancho me ha encantado! me ha recordado a los relatos con ese tinte surrealista que tanto me gustan de Juan José Millás (al que adoro).
    Para mí genial!! merecedor de ganar sin dudarlo.
    Suerte!!
    😉

  22. Muchas gracias Pulga, por la visita, por haberte recordado al maestro Millás y por tus buenos deseos.
    Ganar es muy difícil, estoy leyendo relatos increíbles desde hace dos años en este blog. Yo este mes ya me siento contento con tanto comentario cariñoso. Besos.

  23. Rafa Heredero

    Hola, Juancho. Tu relato es magnífico. Me gusta mucho que durante la mayor parte de la narración todo sean sombras y pesadumbre, y que se vayan estirando cada vez más, pero que lo acabes con esa espléndida luminosidad. Y que , a pesar de ello, sintamos la tristeza de tu personaje, atrapado en esa calma pasajera.
    Suerte y saludos.

  24. Antonia

    Me da pena ese pobre hombre tan mojado, víctima de la lluvia persistente de una vida que no reconoce como suya, que le cae como una triste tormenta, una vida sin sustancia ni motivaciones, y donde su sol está al parecer lejos de su horizonte. Está muy bien escrito, consigues transmitir la angustia y el malestar del personaje. Muy buen final, acorde con la historia. Suerte y abrazo.

Dejar una respuesta