Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

123. CAMBIO DE DUEÑO

Aquel coche antiguo me adelantó sin un ápice de cordura. Sólo me dio tiempo a ver, fugazmente en su bandeja trasera, un agitado movimiento oscilante. El conductor seguía con sus maniobras imprudentes poniendo en peligro al resto de usuarios de la vía. De repente, apareció la silueta dorada y elegante de un gato. Su cuerpo crepitó bajo las ruedas del temerario que ni se inmutó. Por el retrovisor pude ver cómo se esfumaba, posiblemente, la última de las siete vidas del felino y unas lágrimas inundaron mis ojos. Se detuvo en un área de servicio. Yo también. Y durante su ausencia rompí con una piedra, envuelta en mi pañuelo, el cristal trasero – lo había visto en una película, hacía menos ruido – Su cabeza, ahora, estaba quieta. Lo cogí en mis brazos y nos dimos a la fuga… Me alegro de haberlo raptado. ¿Qué futuro le esperaría a un perrito, que mueve su cabeza, con alguien desposeído totalmente de ella…?

11 Respuestas

  1. Martín Zurita

    Hola, Yoya.
    Desde luego le libró, al perrito, de un buen pájaro. Hay gente que mata, priva del bien capital y ni se inmuta, si acaso mueve la cabeza. Texto denuncia y cargado ironía. Y muy bien escrito. Enhorabuena. Besos.

  2. Jesús Garabato Rodríguez

    Nos muestras a un justiciero un tanto animalista, pero, también, un tanto cobarde, pues en vez de darle una paliza al desalmado le rompe el cristal y le manga el pobre perrito espasmódico. Fuera bromas, me ha gustado mucho en su curiodidad temática, además de estar escrito con una prosa sencilla y efectiva. Enhorabuena. Suerte y saludos, Yoya.

    1. Me quedó pendiente aclarar que es “justiciera”, por eso no se quedó a repartir estopa ¡¡ llevaría las de perder !! Encima de mangar al perro…ponerse chula no procedía jajajajajaja.
      Un saludo Jesús

Dejar una respuesta