Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

58. CANELO

 

Nacional II. El seiscientos aparcó en la gasolinera. El niño lloraba desconsoladamente y  el perro intuía que algo terrible iba a pasar.

– Javi, despídete de Canelo -ordenó el padre al chiquillo.

-¡No, papá! ¡Por favor! No lo abandones, es un perro muy bueno.

-El niño está muy encariñado con el perro, podíamos seguir teniéndolo en casa -objetó la madre.

-Está viejo, torpe y enfermo. Sólo produce molestias. ¿Quieres que nos gastemos una fortuna en veterinarios? El perro se queda aquí y punto -sentenció el padre.

 

Cuarenta años después

-Papá, vas a estar muy bien en esta residencia. Tu habitación tiene vistas a… Bueno, es una carretera; la Nacional II, creo. Pero seguro que es muy entretenido ver pasar los coches.

-Javi, hijo mío, no me quiero quedar aquí.

-Por favor, ¿te vas a poner ñoño ahora? Estarás estupendamente, harás amistades. jugaréis al tute, al dominó, veréis la tele… Si hasta me estás dando envidia.

-Me descorazona verlo así. Podíamos seguir teniéndolo en casa -declaró la esposa de Javi, apenas salieron de la habitación.

-Está viejo, torpe y enfermo. Sólo produce molestias. Mi padre se queda aquí y punto -sentenció el hijo.

15 Respuestas

  1. Martín Zurita

    Hola, Héctor.
    Donde las dan la toman. El relato comienza en un tono de cuento infantil, pero caramba de qué manera va cambiando a medida que la trama se desenvuelve. Qué formidable salto temporal: la vida en un micro, para que el viejo reciba la medicina que en su día aplicó al perro, desoyendo, despreciando por completo otros tratamientos. Con esa Nacional II ahí, enfrente. Me encanta tu propuesta. Un abrazote.

  2. Los pelos de punta me ha dejado la lectura de tu micro.
    Dicen que la historia se repite, que es pendular.
    Dónde habrá visto u oído esta misma situación el hijo?????
    “No hagas lo que no quieras que te hagan”, filosofía que puede aplicarse a tu micro.
    Muy bien representada en tu historia.

    Mucha suerte!!!

    1. Héctor Daniel

      Buenas noches Amparo:

      No soy muy dado a los relatos con moraleja, pero en este caso he apostado toda la aficacia del micro a la misma.

      Me alegro que te haya gustado y erizado el vello a la vez.

      Abrazos.

  3. Jesús Garabato Rodríguez

    Una “sencilla” anécdota que cierra un círculo vital y que nos hace tragar saliva de la congoja que nos produce su lectura. De tal palo, tal astilla. El padre debería estar contento de sus enseñanzas, pero me da que no. Suerte, Héctor, y saludos.

Dejar una respuesta