Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

96. Carnaval

Decidieron montar la fiesta en el Castillo de Bran; no se les ocurrió mejor escenario. Mina Harker, ataviada con un espectacular vestido rojo sangre, recibía a sus invitados con una diabólica mirada. Fausto sonrió al verla, pero Heidi dudó mucho antes de entrar. Al lado del ponche, Don Quijote y Gandalf se contaban fantásticas historias, y cerca del ventanal, el Principito planteaba dilemas que ponían en jaque a Sherlock. Cuando dieron las doce, Cenicienta salió corriendo, y todos los demás la siguieron.

En medio de la biblioteca, el Hada Madrina miraba sonriente a aquellos seres que acababan de llegar. Tras un ligero movimiento de su varita, las máscaras cayeron. Con la careta de Fausto aún en la mano, el León Cobarde volvió a entrar en Oz, tras haber conversado con el diablo; Mr. Hyde se unió a Jeckyll, después de haber conocido la inocencia; Huckelberry y Tom regresaron al Missisipi riéndose de sus conversaciones como hombres curtidos; y el aviador y Watson recuperaron sus puestos como secundarios. Solo quedaron Cenicienta y el Hada.

–Tendrías que haber venido, prima. Fue divertido –dijo la joven.

–Quizás el próximo carnaval. Ahora quítate la máscara y coge tus manzanas. Blancanieves se está despertando.

6 Respuestas

  1. Interesante, pero se me hace un pelín confuso el final. Me parece muy buena idea, pero me confunde que Cenicienta le diga al hada que debería haber ido si aparentemente estaban ambas allí. Pero claro, puede que sea yo el que esté atontao perdido. Mucha suerte. ¿Habías venido antes?

    Abracísimos variados.

  2. María

    Es un relato lleno de imaginación, Raúl. Hasta los personajes inventados aprovechan los bailes de máscaras para sentirse diferentes, y tú los has encajado con verdadera maestría. Ni siquiera cuando caen las máscaras la magia desaparece. Te ha quedado una historia genial, felicidades.

Dejar una respuesta