Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

46. Ceñido de oro -Calamanda Nevado-

Tras la intensa semana lo había conseguido. Allí estaba el torero chorreando sangre, una sangre  espesa y morada, sobre un charco rojizo, un paisaje de arena y unas flores vagas. El blanco frío de un poquito de  cielo, las lágrimas de nácar espectral  de sus ojos abiertos, la calidez del capote, los dorados  tonos del traje, los negros brillos del pelo; la nariz  manchada del toro, el polvo al trasluz,  las rosas en  el pequeño ramo, mudas; la sombra del ruedo, la textura de gasa de las mantillas, el crujido trasparente  del   vino cayendo de las botas, la banda de música; y las gentes. Las pobres gentes asustadas, cerrando los ojos de pronto ante la tragedia, algún llanto tierno, las nubes redondas y el viento mordisqueando la muleta cuanto se le antojaba, abriéndole puertas a los pitones para descubrirle ese  caminar corto y el placer con el que ejecutaba la faena.

Recogiendo los pinceles sonó un tiro de pistola en su espalda.  Contestó con una brusca caída y un rodar menudo.

-Te  vestiré con este lienzo-. Escuchó en la voz hueca de la  esposa del torero, su amante. Con la mano aun manchada de rojo  pintó su herida mientras agonizaba.

26 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Me dejas de piedra, Calamanda. Nos introduces en una cálida y colorista pero, también, terrible escena y, para rematar la faena, nos sacudes aún más con ese final sorprendente y agónico. Me ha gustado. Un abrazo y suerte.

  2. Nuria Rubio

    Relato redondo, cual plaza de toros (y eso que no soy para nada amante de la llamada Fiesta Nacional). Magnífica descripción de una escena taurina pictórica que da paso a un inesperado y sobrecogedor final, brillantemente unido a lo anterior…. Enhorabuena, Calamanda.
    Un abrazo y suerte

  3. Martín Zurita

    Hola, Calamanda.
    Preciosísimo el cuadro que pintas con palabras tan hermosas como precisas, que pinta en definitiva la amante del torero, muerta de un disparo por la esposa del matador. Tanto se ha embebido la pintora en el cuadro que no pudo sustraerse a “pintar su herida mientras agonizaba”. Me ha parecido un texto genial, de lo más mejor que haya podido leerte. De lo muy más mejor. Por eso, mi más muy enhorabuena. Y aunque el tema taurino no tiene muy buena prensa, muy buen cartel q espero verte seleccionada, ya sabes. Un beso muy muy grande.

  4. Calamanda

    Jesús, Nuria y Martín, gracias por tanta amabilidad en vuestros comentarios. He intentado darle la fuerza que pensé requería ese momento, haciendo a todo lo que le rodea complice. Besos y abrazos a partes iguales

  5. Barceló Martínez

    Hola Calamanda. Insisto en que me gusta mucho tu forma de escribir. En esta ocasión, nos presentas una pintura hecha de palabras y nos muestras a través de la rica pátina de tu narrativa un escenario y unos hechos muy bien trabajados. Me ha gustado mucho, mi más sincera enhorabuena. Un cariñoso saludo

  6. Nos narras una muerte en directo, Calamanda, que además resulta artística y en la que despliegas, a través de las distintas tonalidades de tu escritura, todo un entramado de pasiones. En pocas palabras nos has pintado un cuadro y más de una vida.

    Felicitarte es poco. Muy bueno.

    Un abrazo.

  7. Isabel

    Qué bonito te ha quedado Calamanda, estoy segura de que en sus últimos instantes de vida la pintora duafrutó de su bella y perfecta obra de arte, viva en sus texturas, colores y arimas, viva incluso estando ella muerta.
    Besos,

  8. Enrique

    Por encima de esta historia de amor, traición y venganza, ya muy buena de por sí, colocaría el enorme arte con el que la has contado, tanto literario como pictórico. Bellísimo relato, Calamanda.
    Un abrazo y mucha suerte.

  9. Calamanda, me parece que es una faena con mucho temple tu relato, un brindis abierto desde los medios, jugándote el tipo en la quietud del ruedo de una narración vibrante. Desde mi tendido, flamean al viento los pañuelos pidiendo los trofeos. Orejas y rabo.

  10. Uff, me ha costado varias lecturas completar la faena. Un relato retorcido. La amante mata al amante porque pinta la muerte de su esposo el matador de toros. Relato que se goza más en segundas lectura con el dilatado y esplendido inventario descripción del cuadro. Suerte.

  11. Hola, CALAMANDA. Cuando leí lo del capote, y las flores, y la nariz manchada del toro, empecé a vislumbrar de qué se trataba. Será que soy argentina y esto de las corridas de toros no está en mi realidad cotidiana, pero debo confesar que antes de pispear algunos comentarios para redondear lo que iba entendiendo, pensé que se trataba del Guernica, y no de un asunto de “polleras toreras”, jaja.

    Como sea, un gusto haberte leído.

    Cariños,
    Mariángeles

  12. Magnífico, Calamanda! Cómo consigues que toda esa mezcla de imagenes funcione a la perfección… la pintura, la tauromaquia, el homicidio, la pasión… todo vivo hasta el final… sin agonizar…
    Mucha suerte!!!

  13. Calamanda

    Salvador, gracias por tu amabilidad. Mariángeles qué buena tu primera idea. No me hubiera importado meterme en esa obra e intentar desmenuzarla, pero ya has visto que era otra cosa. gracias y besos para los dos

  14. Marta Trutxuelo

    Calamanda, me he paseado por tu relato con paso cortito, como tu torero… me ha encantado ese vaivén de pinceladas con las que decoras la narración que la hacen vibrar en todos los sentidos… sobre todo en el sexto… qué delicia!!!
    Te envío un fuerte abrazo y mis mejores deseos de suerte!!
    Un beso
    Marta

Dejar una respuesta