Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

37. Coponieve

Nací una fría noche de invierno. Tez clara y pelo rojo fuego. De mi mano llegaron las nieves. Contaba mi madre que, siendo muy pequeño, anduve perdido en el transcurso de una monumental nevada. Organizaron interminables batidas y se peinó, palmo a palmo, cada rincón sin respiro. Días más tarde, cuando las esperanzas de hallarme con vida se desvanecían, regresé. Aparecí descalzo, dibujando un menudo rastro de pisadas blandas. Mis cabellos, hasta entonces como las brasas, se tiñeron canos. Nada pude explicar de lo acontecido porque, desde ese día, no volví a pronunciar palabra alguna… Ya no las necesitaba. Mamá murió sabiendo que algo mágico debió sucederme. Y no se equivocó…
Ahora formo parte de otra realidad y, a través de mis cristales de hielo, contemplo el mundo. Me divierte inventarme, cada vez, en formas diferentes, buscando la belleza y la armonía. Cuando las temperaturas lo permiten, me dejo caer con gusto sobre las ciudades y los campos, y pinto sonrisas albas en sus apagados grises.
Soy feliz sintiendo como propia la alegría, que se dibuja en el rostro de los niños, cuando aparezco por sorpresa, y disfruto –aún más si cabe- ante el gesto de fastidio de sus padres.

54 Respuestas

  1. Bonito mito sobre la nieve has creado, cómo los copos de nieve toman bellas formas cuando se juntan, las alegrías que traen sobre todo a los niños , donde destaca la imagen de esa realidad alternativa a través de cristales de hielo.

  2. Hola Towanda, que cuento tan bonito, mágico y triste a la vez. Resulta muy poético y te quedas con ganas de más.
    Me ha gustado mucho, es muy tierno y dulce.
    Un beso grande.

  3. Eva García

    Que bonito, Towanda. Yo también nací un día que nevaba pero mis cabellos se están poniendo blancos ahora y a veces hablo demasiado. Los cristales de hielo son válidos también para mirar el mundo. besos y suerte.

  4. Te has inventado una historia muy tierna, con mucha poesía, me ha gustado mucho esa imagen… “contemplar el mundo entre cristales de hielo”. Precioso.
    Un abrazo amiga.

  5. Ana Tomás García

    Hola Towanda, la nieve alimenta con facilidad a seres mágicos y legendarios, y el tuyo ¡es tan bonito! (No es mi caso, ya lo sabes jajaja)Me ha gustado mucho este cuento de invierno. Besos.

  6. Esther Gomez

    Hola Towanda, me gusto mucho tu relato lleno de fantasia y ternura. Tu tambien formas parte de otra realidad.Bueno guapetona, me gusto mucho conocerte. Muchos Muchos besos y mucha suerte.

  7. Hooooola, Esther.
    A mí también me gustó mucho conocerte aunque fuera todo tan breve.
    Me alegro de que te gustara mi cuento y yo, como tú, somos parte de otra realidad paralela: la de los cuentos.

    Un beso muy grande y gracisímas.

  8. Virtudes Torres

    ¿Qué bonito! Me encanta tu relato.
    Es mágico como el niño de cabello de fuego. Me gusta la frase “me divierte inventarme” ahí es donde el niño jamás dejará de serlo. Niño y nieve. Bonita conjunción.
    Un abrazo muy fuerte.

    1. Hola, Virtudes.

      Ese niño, Coponieve, ha encontrado la magia para no dejar nunca de ser un niño y en esa frase que mencionas, “me divierte inventarme”, se guarda su esencia y la fascinación que le llevó a convertirse en un copo de nieve.
      Me alegro mucho de que te gustara.
      Un beso muy grande (muaaaaak) y muchas gracias.

  9. J. Ignacio

    Muy sugerente. Tus relatos siempre aportan algo extra, a veces hay magia, a veces simpatía, a veces ambas cosas. Aquí se da el tercer caso. Felicidades!!

    1. Hola, J. Ignacio.
      ¿De verdad..? Jolínes, me alegra mucho que me digas eso. Guaaau, qué felicidad!
      Gracias.
      Unos besotazos (lo que viene a ser unos besos con abrazos).

  10. Ángel Saiz Mora

    Un relato que rezuma alegría serena y, lo mejor de todo, la descripción de las sonrisas en los rostros de los niños; yo ya no lo soy, pero si veo nieve sonrío como ellos, la toco, hago una bola y se la tiro a alguien, bella y efímera. Buen texto y buena suerte.

  11. Salvador Esteve

    María, cuento precioso y tierno de felicidades blancas. Lo imagino contándose alrededor de un fuego, evidentemente del libro ENTC. Abrazos.

  12. María, tu relato es muy bonito y tierno, pero los comentarios que te han hecho, seguro que te han dejado más ancha que larga. Enhorabuena por ser tan querida en el blog, te lo mereces.
    Un beso

    1. Hola, Epi.

      La verdad es que me siento muy querida y eso que llevo muy poquito tiempo entre vosotros… Creo que aquí sois muy generosos, al menos conmigo.

      Unos besos y gracias.

  13. María Elena Sánchez Álvarez

    Towanda, que relato tan mágico e imaginativo, me ha gustado mucho. Tu coponieve transmite optimismo y felicidad.
    Te felicito por el relato y por tu mención de diciembre. Enhorabuena.
    Mucha suerte y muchos besos para ti.

    1. Hola, María Elena.

      Coponieve es optimista y está en los sitios en los que quiere estar. Se divierte con pequeñas cosas… Es un gran tipo.
      Un abrazo y te deseo la misma suerte con tu micro.
      Ah, y gracias por lo de la mención. Es la primera vez y estoy muy contenta.

      Besotes.

  14. Juan Antonio

    Hola Towanda. Me parece un relato muy bonito, muy descriptivo y recubierto de cálida magia. La conexión con la frase de referencia también creo que es clara. La última frase, el cierre de la historia, un perfecto guiño a todos los que a veces olvidamos que también hemos sido niños. Enhorabuena y suerte.

    1. Hola, Juan Antonio.

      Así es. El final es una colleja para los adultos que tantas veces nos olvidamos que alguna vez fuímos niños… y me da mucha pena, la verdad.
      Gracias por tus palabras.
      Un beso muy grande y mucha suerte para tu apuesta de este mes.

  15. raquel ferrero

    La poesía se ha cristalizado este mes en tu relato. Un cuento de los de antes, de chimenea y chocolate caliente, rodeados por la chiquillería boquiabierta. Aunque al final te ha salido esa pizca de acidez tan tuya, eh?. Te voy a echar de menos. Un besazo

    1. Hola, Raquel.

      Gracias, guapa. A mí ese tipo de cuentos, los de antes, esos de toda la vida que nuestras madres cambiaban a su antojo para hacernos comer las lentejas (por lo menos a mí)… esos son los que más me gustan, aunque reconozco que me gusta también el morbillo y los golpes ácidos.

      Jó, y yo más… de menos, digo.
      Eres estupenda cuentista y mejor persona aún. Aunque éste no sea el sitio, te lo tenía que decir.

      Besos y… siempre nos quedará París.

  16. Towanda, veo que te estás convirtiendo en una escritora muy buena de micros y personalmente estás cogiendo el truco. El relato tiene mucha arte y rezuma de imaginación. Un besazo, bonita, Sotirios.

    1. Hola, Soti.

      Qué va, aún estoy aprendiendo a cogerle el truco y no ser demasiado explícita. Esto es un arte y hay que dominar ciertas técnicas que yo aún no controlo, pero sigo aprendiendo de los que lo hacen mucho mejor. Esto de contar es para mí una carrera de fondo y como tal me lo tomo.

      Gracias por acercarte a conocer a Coponieve: un niño que logró ser feliz cuando dejó de ser niño.
      Besitos, tesoro, rebonito, salao…

  17. Raquel ferrero

    Gracias, Towi,haré lo imposible por no perder vuestra pista. No os vais a librar de mí tan fácilmente. Besos y…siempre nos quedará El Rabal

    1. Hola, Raquel Ferrero.

      Eso espero de verdad. Siempre nos quedará el Rabal y también algo más.

      Felicidades por tu micro de este mes. Puf, se me pusieron los pelos de punta.
      Un beso muy grande.

Dejar una respuesta