Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

21. Corazón cobarde Calamanda Nevado

En una mañana luminosa de verano recorrí la playa donde juntos veraneamos la última vez. Cerré los ojos sin prisa y mis sentidos intuyeron su atmosfera.  Aquel momento podría haber sido mágico sino hubiera comprendido la verdadera dimensión de mi soledad, y lo que su  muerte trajo.  Toqué las olas que me arrebataban sus cenizas,  y unas algas grasientas y sedosas maniataron mis manos.

Resultó sorprendente  ver emerger  de pronto de las aguas  un hermoso delfín azul  chorreando plata y brillantes.  Acercándose a mi silueta silenciosa me ofreció su tesoro con total naturalidad.  No pude  resistirme y escribí  en el aire – ¿Es para mí?-

Ante mi fascinación arrancó una rosa dorada  al mar  y la colocó en las comisuras de mis labios. Toqué con la boca aquella piel húmeda. Mi paladar no aprecio ningún regusto salado, sino el perfume a pan caliente de  ella.

–Elisa-,  evoqué con espanto.

En ese arrebato el delfín me sumergió al fondo del océano hasta el     impactante epitafio: “Nunca te desharás de mí”.

Mientras  lloro arrodillado ante esa inscripción, el mamífero marino pone todos sus sentidos en  construir, con sus agiles aletas, un aposento de nácar para mí.  En este encierro abisal, cómo pediré ¡Socorro!

39 Respuestas

  1. María José Viz Blanco

    Me ha encantado tu relato, Calamanda, tanto por la belleza que encierran las palabras que utilizas, como por unir amor, ausencia y muerte bajo tu brillante prisma poético. ¡Enhorabuena y mucha suerte!
    Un abrazo.

  2. EDUARDO MARTÍN ZURITA

    Me gusta, me gusta mucho tu microrrelato, Calamanda, porque entiendo que lo es. Muy visual, involucrando a los sentidos, con una trama de veras sorprendente y nada previsible. Me parece un gran texto. Hay mucho en él de mágico, de fantástico a mi entender. Enhorabuena y suerte.
    Besos.

  3. Calamanda

    Jesús, María José, EDUARDO, gracias por vuestro punto de vista. He intentado darle un toque mágico, eso nunca viene mal, y me agrada que lo disfruteis. Abrazos

  4. blanco mora

    Me a enganchado sin respiro casi. un microrrelato lleno de sentimiento,amor,perdida y desesperación, me atrevería a decir, con final mágico.
    Mucha suerte, me a gustado mucho.

  5. Ángel Saiz Mora

    Una escena poética, con trasfondo de melancolía, torna en una dirección inesperada cuando recibe un elemento de pura fantasía, que poco a poco conduce al personaje a la peor de las pesadillas, en un encierro del que difícilmente podrá escapar.
    Suerte y un saludo

  6. Hola, Cala.
    Fantasía poética llamaría yo a tu micro. Esos elementos imposibles tratados con un lenguaje exquisito.
    El final es angustioso, pobre protagonista, estaba tan cegado en los brillos que se fue de cabeza al fondo sin remisión.
    Un abrazo y suerte, guapa.

  7. J u a n P é r e z

    ” -Elisa-evoqué con espanto” // “El impactante epitafio: Nunca te desharás de mí” ¡¡¡Te has superado: tiene verdaderos ecos a Allan Poe!!! Con eso está todo dicho. ¡Buen fin de semana!
    ” J u a n R o d e r i c k U s h e r “

  8. Tengo como máxima no leer ningún micro hasta que no dejo el mío, pues bien, me ha sorprendido el tuyo porque está muy bien escrito y porque al igual que en el mío aparece un delfín y una historia truculenta. Curioso, sí. Suerte Calamanda. Besos de Mayo.

  9. Calamanda Nevado

    Alfonso, Mercedes, gracias. A veces ocurre esto, y una idea que acabamos de descubrir la vemos en otra historia; casualidades de la vida. Besos

  10. El mar como vínculo entre el recuerdo y la nostalgia, pero también mostrando la trampa de la soledad, lo odioso de su sentimiento y lo difícil que es compartirla. En tu relato entiendo que el protagonista encuentra su sueño hecho realidad, pero éste se convierte en pesadilla. Quizá la soledad no sea tan mala, quizá lo sea no acostumbrarse a ella.
    Un relato lleno de magia, Calamanda. Enhorabuena.

  11. Calamanda Nevado

    Edita, Antonio, gracias. Vuestros comentarios son preciosos. Recuerdo, nostalgia, soledad, sueños han sido mis ingredientes ,si. Besos.

  12. MªBelén

    Fantástica imaginación marina con un toque poético. Un relato que esconde un terrorífico final.
    Un gusto leerte Calamanda.
    Un beso grande y suerte.

  13. María Posadillo

    Un relato surrealista, lleno de matices. Lo que empieza como un cuento de aventuras, sigue la línea de una triste pérdida, para trasladarnos finalmente al miedo del protagonista de sentirse atrapado por lo que no comprende. Mensajes subliminales que recibe la mente cuando el corazón se pierde.
    ¡Mucha suerte con tu historia!

  14. Víctor J. Menargues Ramón

    Es una historia preciosa y muy bien contada. Traspasar la puerta que conecta lo real con lo fantástico, con la solvencia con que tú lo has hecho, no es tarea fácil, Calamanda.
    Enhorabuena y suerte.

  15. Ton Pedraz

    Enhorabuena Calamanda, pues nos trasladas hacia un mundo fantástico y muy alejado de la vida que, como humanos, podríamos vivir. En ocasiones, nuestros sueños más ambicionados pueden llegar a convertirse en auténticas pesadillas.
    Muy bien contado. Te deseo suerte Calamanda.
    Ton.

  16. Inés Z. López

    Mágico, poético, terrorífico… Amí me gusta mucho la fantasía así que he disfrutado con tu relato.
    Un abrazo, Calamanda.

  17. Me he perdido durante la lectura, me da la impresión de que el relato se dispersa. Es el párrafo de la rosa dorada (que no sé qué es) cuando me pierdo, rosa, piel, paladar, perfume pan caliente. Quizás demasiadas cosas. La inmersión, el epitafio, el aposento de nácar, pedir socorro. Tienes buenas imágenes pero quizás demasiadas, y ese final que no sé si es que la mujer-delfín lo arrastra al fondo del mar y resulta que su añoranza no es tanto como para quedarse allí. Uff, muy condesando. creo que me estoy haciendo mayor.

  18. Esperanza Tirado Jiménez

    Parece un poema, entre misterioso, terrorífico y atrayente a la vez. También me he perdido un poco, pero me ha llegado algo del olor a salitre. No sé si porque vivo cerca de la costa o porque el relato te lleva a ello.
    Interesante y curiosa historia.

    Mucha suerte.

  19. María

    Calamanda, he quedido prendada de la lluvia de plata y brillantes, que de verdad, ante cierta luz, es lo que los delfines nos regalan durante sus bellísimos saltos. Qué animal más bello has escogido para este relato triste al principio y aterrador al final. Suerte y un abrazo!

Dejar una respuesta