Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

76. CORRIENTE ABAJO (NANI CANOVACA)

Cuando era niño disfrutaba dibujando y anotando en una hoja en blanco, todas las cosas que me gustaban o ilusionaban. Después cuando tenía esa hoja rellena, fabricaba con ella un barco y lo dejaba navegar río abajo, para que directo llegara al mar donde imaginaba que mis sueños se convertirían en realidades. Al hacerme mayor seguía rellenando hojas pero tras ver que las situaciones eran muy distintas a las deseadas, guardaba todo. Hoy cumplo 85 años y he decidido que debo hacer un nuevo barco antes de que sea tarde, donde debo meter todas las hojas acumuladas e incluso ir personalmente a acompañarlas rio abajo y llegar al océano, donde al menos veré descansar el sol en la suavidad de los mares y acunar la luna en las noches limpias, dejándose y a la vez dejándome mecer en los océanos serenos y llenos de sueños como los míos. Después, volveré sabiendo que la puesta de sol definitiva será majestuosa, serena y plácida como el vaivén de las aguas del océano.

24 Respuestas

  1. Eduardo Iáñez

    Una lírica visión del mar en la mejor línea manriqueña o machadiana, como lugar de reposo y liberación después de toda una vida ‘corriente abajo’. Tierno y sensible, enhorabuena.
    Solo como apunte: la oración que comienza “Hoy cumplo 85 años…” me ha parecido excesivamente larga e innecesariamente compleja, con dos relativos (“donde”) repetidos y dos gerundios (“dejándose/dejándome”) que creo que disuenan con el conjunto. Por lo demás, repito, me parece muy logrado.
    Un saludo.

    1. Muchas gracias Eduardo por tu comentario. Agradezco mucho los consejos que me dais, de los que aprendo y eso ya solo, merece la pena. De nuevo, muy agradecida y tendré en cuenta tu comentario para próximos micros.
      Besicos muchos.

  2. El relato me parece una joya lírica, que demuestra lo gan escritora que eres, aunque, en gusto personal, me tira más la prosa directa, por eso me quedo con la primea parte hasta realidades.
    Tú sí que te mereces suerte; ya es hora de oír tu nombre en lo alto. Saludos.

  3. kymeji@hotmail.com

    La vida que se la lleva el viento, la vida que se va por el caño o el desagüe, eso representa tu historia: aquellos años que se pierden y los sueños que se deben quedar atrás conforme uno crece y madura. Al final, solo queda contemplar lo que nunca se tuvo, pero se anhelo y tomar el mismo rumbo, ya que el ser humano también está compuesto del mismo material de sus sueños.
    Precioso, precioso relato.
    Un saludo y un besote.

    1. Kymeji, merece la pena escribir aquí porque de todos vuestros comentarios e interpretaciones, se obtiene el beneficio y la enseñanza y como decía anteriormente, eso nada más ya es un premio.
      Muchísimas gracias por comentar.
      Besicos muchos.

  4. Ton

    Hola NANI.
    Magnífico y delicado recorrido por una vida, en tan solo doscientas palabras. Propuesta bella y entrañable.
    Enhorabuena y mucha suerte Nani.
    Ton.

  5. martinzurita2000@yahoo.es

    Hola, Nani. Soy Eduardo Martín Zurita. Me pedía el sistema iniciar sesión y ha salido el correo.
    Un gran micro y grande en la extensión que abarca. Hermosa manera de ir preparando el final (desde el principio) y estar a punto de llegar a él. Suerte. Un beso.

  6. Ángel Saiz Mora

    Anotar en un papel los sueños, deseos e ilusiones más profundas, es la mejor metáfora de un escritor, habida cuenta de que, una vez fuera de su autor, tendrán vida propia, y llevarán su propio recorrido hasta llegar al mar. Lo mismo le sucederá a quien ha creado esas historias, que al final confluirá en un mar donde se reunirá con ellas, al tiempo que aportará la última: la de su propia vida.
    Suerte y un saludo, Nani

    1. Ángel, un placer leer tu interpretación. Como decía antes, merece la pena recibir vuestros comentarios tan solo por leer esas versiones vuestras y los consejos que a veces recibo. Muchísimas gracias.
      Besicos muchos.

  7. Muy sugerente la idea de lanzar los sueños al mar en forma de barquito de papel, aunque de este modo, al final, todo quede en papel mojado.
    Y muy acertada también la imagen de ese mar como último e íntimo acompañante.
    Como decía Jorge Manrique, “nuestras vidas son los ríos que van a dar en el mar que es el morir”.
    Saludos, Nani.

Dejar una respuesta