Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

90. Cosas que ver por la ventanilla de un tren (Arantza Portabales Santomé)

La mujer se parece a ti. La niña también. Habla por el móvil mientras la niña salta a la pata coja intentando no pisar las líneas asimétricas que dibuja el pavimento. Cuando ya estaba seguro de que ella no eras tú, me he dado cuenta de que tiene tu lunar bajo el ojo derecho. Luego ha gritado dirigiéndose hacia Paula, que no es Paula, pero que tiene los ojos de Paula, sus coletas y su sudadera rosa. No sois ellas. Todas las niñas del mundo tienen una sudadera de ese color y una madre que les grita que no se acerquen al borde del andén. No sois ellas. Solo es un lunar. Y Paula ya tendría veintitrés. Seguro que no llevaría coletas, sino dos piercings, como la pelirroja del asiento de al lado que escucha música en el móvil mientras golpea rítmicamente el reposabrazos con un boli BIC.
Pego mi cara al cristal, absorto en la mujer que no eres tú y en la niña que no es Paula. Hasta que el tren inicia su traqueteo y el lunar, las coletas y el andén se difuminan.
Desaparecen. Desaparecéis.
Como gotas de lluvia que se depositan sobre la superficie del océano.

(RELATO FUERA DE CONCURSO)

12 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    El momento de la partida de un tren tiene algo de soledad y melancolía. Cuando alguien mira por la ventanilla puede ver o imaginar cosas que realmente no son, que pudieran haber sido, o que alguna vez fueron, imágenes y sensaciones que terminarán, como todo, diluidas en la nada del tiempo, igual que gotas en el océano. A todos nos ha sucedido algo parecido, otra cosa es saberlo plasmar y hacer partícipe al lector de la vivencia del protagonista de una forma envolvente, saber eternizar lo efímero.
    Una buena lectura, marca de la autora, que se reinventa en cada texto
    Un abrazo, Arantza

  2. Menéndez Miranda

    Iba a callar, pero lo he releído y…es una película, es un corto francés, es una obra maestra del arte de dibujar escenas, es Portabales en estado puro. Tu relato cinematográfico suspendiendo la vida entre dos estaciones es simplemente genial. Que mal me caes, meiga?

  3. Tal y como yo lo interpreto, es muy triste…
    Con la frase “Paula ya tendría veintitrés” me imagino una pareja que perdieron a su hija y que luego se separaron.
    El relato nos lleva por los pensamientos del protagonista, nos los hace ver como si lo pensáramos nosotros. Hasta que todo se difumina. Muy conseguido.
    Saludos!

Dejar una respuesta