Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

12. Cruzar fronteras

Suena una cumbia en la radio arrinconada y polvorienta, como casi todo en el puesto fronterizo. Poca gente cruza. Y es mejor no intimar mucho con los que lo hacen. Porque es fácil dejarse arrastrar por sus sueños rotos y sus futuros tan predecibles e implacables como el sol ardiente que acompaña cada jornada. Por eso Julián permanece día a día en su puesto de trabajo, cumplidor e impasible, mirando a otro lugar y soñando otros sueños. Su vida empezará al terminar su jornada, cuando acalle la radio y deje atrás el polvo de su frontera.

 

24 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Un trabajo duro, sin duda, que obliga a mirar para otro lado, a ser un poco inhumano, pues de otra forma no se podría cargar en las espaldas tanto sufrimiento y esperanzas en el aire de quienes traspasan las fronteras, normalmente obligados. La radio y la música suavizan esa deshumanización del funcionario, le ayudan a hacer lo que él necesita para poder seguir estando allí cada día: pensar en otra cosa.
    Un saludo y suerte

  2. Salvador Esteve

    La radio le transportaba a otras realidades, pero cuando ésta enmudecía la suya se impone. Siempre le quedará la libertad de seguir su propia onda y cambiar su destino. Muy bueno. Abrazos.

  3. Modes Lobato Marcos

    Me has trasladado a la frontera mexicana, he visto espaldas mojadas. Quizá todo forma parte de mi imaginación y en realidad no he acertado en nada.
    En ese caso, me pongo a rebuznar cual pollino y te pido disculpas.
    Lo importante es la capa de frialdad que viste al funcionario y como la música le ayuda a evadirse.
    Sí. Me gusta tu relato polvoriento y fronterizo.

  4. Pues creó que mi frontera podría ser muchas fronteras, no sólo geográficas. Pero el relato surgió de una imagen que me quedo grabada en la frontera guatenalteca, así q has estado cerca. Gracias por tu comentario!

  5. Y la vida continua, más allá de el sonido de la radio y todo el que va pasando buscando un mañana del otro lado. Mientras que él solo espera para volver a ser cuando la radio se apague…
    Excelente relato.
    Un abrazo y suerte.

  6. Izaskun

    Estupenda la recreación tanto del ambiente como de las emociones del personaje. Me ha parecido una buenísima apuesta. ¡Suerte!
    Abrazos

  7. Sensacional imagen la de esa radio polvorienta que es, al mismo tiempo, bálsamo para soportar la no vida, y recordatorio inmisericorde de que la verdadera vida está al otro lado del dial.
    Saludos cordiales, Reyes.

Dejar una respuesta