Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

77. De camino a Mogán

Cierto es que la brillante luna, cual  hada, permanece ahí pendiendo de ese gigante piélago de miles y miles de luceros…, Deben pasar horas para que nazca un bello amanecer; luego entonces pareciera que ese hada y esos luceros quisieran dormir plácidamente.

Acicalando redes; porteando objetos aquí y allá, las señoras lucen ambarinas caminando entre adoquines al lado del mar. Resoplan algunas y baten sus mandiles igual que las alas de las mariposas; sin embargo,  sucede que otras señoras se muestran atrevidas y vanidosas…,

Ora tiendas de bellos objetos se exponen detrás de los escaparates, ora el sol con su trazo ocre atraviesa el cristal, cual magnánimo rey, y aborda cálido todo su interior. Entre idas y venidas se cruzan miles de pasos. Una señora protege su rostro que igual que la porcelana, adquiere una luz y un velo transparente, sutil,

Aquellas otras van descalzas con las sonrisas permanentes; con perlas adornando sus cuellos, perlas, perlas, que laboriosamente pulen, pulen al lado de aquella playa con su arena negra…,

¿Se cruzan miradas? No. Cada cual en su hilera de adoquines, cada cual haciendo esto o aquello…,

 

22 Respuestas

  1. Imagino la playa de güi güi, en los tiempos de los guanches, cuando todavía los castellanos al mando de Betancourt no habían arribado a las islas.
    Bonito.
    Un beso María

  2. María

    Ana, María, Epífisis: Muchas gracias por sus agradables comentarios.
    Le dejo un fuerte abrazo.

    PD. Epifisis, tienes razón en cuanto a la playa de güigüi, el camino es algo dificultoso para llegar, pero merece la pena.
    Los guanches, esos hombre y mujeres libres, porque nada como ser libre.

  3. J u a n P é r e z

    ¡¡¡Pan de Madagascar,
    Qué Alegría me acabo de llevar!!!

    ¡¡¡A quién nos traes Plenilunio de Mayo!!! [¡Hoy precisamente!]
    M a r í a , bienhallada; costumbrista estampa que tanto lleva tu marca de agua personal. Desde luego La Luna Llena te ha influido -¡¡qué orgullo!!- pues veo sus referencias en “las señoras que lucen ambarinas”, “perlas adornando su cuellos” “perlas, perlas” Embriaga todo tu micro un ambiente indefinido y por supuesto, enigmático.
    Del hechizo que produce volver a leerte en “Esta Noche Te Cuento” estoy más lunático de lo que solía. (¡Que ya es decir!) ¡¡¡Mucha Suerte, Ninfa de Astarté!!! J u a n, E l Ú p i r o .

  4. Ángel Saiz Mora

    Aires con aliento insular y propio, escenas de trabajo y actividad con trazos cortos logradas descripciones que dan al relato el ritmo de un documental detallado. Imagino a los ciudadanos de Mogán leyendo tu relato con el orgullo que destila lo particular y cercano en un merecido y sincero homenaje.
    Suerte y un saludo.

Dejar una respuesta