Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

65. De siestas, demarrajes y bicicletas

Está científicamente demostrado o, al menos, mayoritariamente aceptado por la sabiduría popular, que la combinación entre una retransmisión de ciclismo y la sobremesa mesetaria da como resultado irremediable una fantástica siesta.

Lo comprobaba Federico, un niño de once años, quedándose dormido en cada etapa a treinta kilómetros de la llegada hasta un instante después de que el ganador cruzara la meta y el énfasis del comentarista alterara el volumen del televisor. Entonces despertaba. Pero no le importaba habérselo perdido, ya que en sus sueños formaba parte del pelotón, aprovechaba el rebufo de las estrellas y, en ocasiones, hasta ganaba la etapa.

Años después, siendo Federico ya un joven ciclista, en la etapa reina de una gran vuelta, se encontró coronando el último puerto en el grupo perseguidor a sólo un minuto del líder escapado. Aunque nadie hubiera apostado por él, demarró en el descenso y, con actitud temeraria, empezó a recortar diferencias, haciendo de curvas rectas, volando sobre la bicicleta, asombrando al mundo. Alcanzó al fugado, y siguió dando pedaladas, dejándolo atrás, hasta cruzar la meta sin levantar los brazos.

No publicaron su foto en el diario porque, curiosamente, en todas las que le hicieron, salía con los ojos cerrados.

16 Respuestas

  1. Eres un valiente. Alguien tenía que decir que mientras esos esforzados deportistas se dejan la piel, muchos supuestos seguidores del ciclismo se dejan llevar por el run-run del comentarista, el sillón, la digestión y el calor, demasiados factores en contra para mantener la atención. Además de sincero, es el tuyo un relato épico, por lo que tiene de cumplimiento de sueños, aunque sea con los ojos cerrados; también, o sobre todo, se trata de un texto simpático, como su ocurrente autor.
    Un abrazo, Jesús. Buen verano

    1. No te creas, hacemos lo que podemos. Yo me considero aficionado al ciclismo y tampoco me libro de haber caído alguna vez dormido. Pero en las etapas llanas, ya sabes…

  2. Ton Pedraz

    Estupendo el relato Jesús. Me encanta cómo has introducido al protagonista en el meollo, y ese gran final “a ciegas”. Propio del maestro Bahamontes.
    Enhorabuena y mucha suerte.
    Ton.

  3. Mª Belén Mateos

    Buen relato, buen homenaje al ciclismo. Una historia que crece como tu protagonista, un final genial y a ciegas. Todo un campeón Federico que logró soñar y participar a un mismo tiempo.
    Suerte, un abrazo Urtiaga.

  4. Javier Palanca

    Yo me voy a quedar con que todo es un sueño, ya de mayorcito, mientras sigue durmiendose viendo una etapa, como siempre.
    Está muy bien. Abrazos

  5. Los que siempre soñamos con llegar adelante muchas veces aun teniendo los ojos abiertos, soñamos poniendo ímpetu para rebasar a los que nos preceden. La mayoría de las veces abrimos los ojos para verlos muy lejos sin posibilidad de alcanzarlos.
    Me gustó mucho el remate del mismo.
    Un abrazo y suerte.

Dejar una respuesta