Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

19. Debí quedarme callado (Ricardo González)

 

Paseará solo por toda la casa, me dijo. Pero ¿cómo es posible que aspire los rincones o tras las puertas? Me da que deberé acompañarle.

 

-Ese timbre no es de la puerta, huele raro en la cocina. ¡¡¡La leche!!!

Porqué no me leí el manual del microondas en aquel momento.

 

-¡Sacarina! ¿Dooonnnde estaaass?  

Debí quedarme callado.

 

¿Dónde va el jabón y donde el suavizante y donde iré yo?

Debí quedarme callado.  

 

¿El pantalón ha de tenderse por las patas o la cintura?

Debí quedarme callado.

 

¿Qué es pochar la cebolla hasta que pierda el orgullo? Se me ocurre leerle a Confucio o mejor, leerlo yo.

Debí quedarme callado.

 

¿Cuál es la presión correcta para que estas extrañas tiras de fregona empiecen a absorber y no al revés?

Debí quedarme callado.

 

¡Como se me ocurre pensar ahora donde terminará el manojo de pelos del desagüe de la ducha! Jamás los había visto. ¿Serán todos míos?

 

Debí quedarme callado. Yo no estaría sufriendo solo, ella no estaría gozando en aquel spa y, sobre todo, este laberinto tendría salida.

24 Respuestas

  1. ¡Anda que bien está pagando no haberse callado a tiempo!. Tomo nota por lo que me pueda tocar, que no está mal aprender en cabeza ajena.
    Ingenioso relato, Ricardo. Y a fe que muy realista.
    Suerte y abrazos.

  2. BLUESS

    Divertido relato,por suerte los hombres ya sabemos que es pochar la cebolla(en dos meses ya lo está) y que el robot de limpieza va por wiffi…o no?
    Suerte Ricardo.

  3. Gran relato. Yo cuando leí que que había que rehogar las hortalizas me puse a estrangular las zanahorias. No te digo más. Por alegría, por estructura, por atrevimiento, por cómo lo has contado… enhorabuena. Mucha suerte 🙂

  4. Salvador Esteve

    Ricardo, original y divertido este laberinto de ignorancia. A mí, te puedo asegurar, que no me hubiera pasado lo que a u protagonista, yo me hubiera callado, jajaja. Abrazos.

  5. Marcos

    Eres de lo más original adaptando los temas impuestos. Este laberinto, que no de pasiones, sino de prisiones domésticas malvadas te ha quedado redondo. Buenísimo.

    1. Ricardo

      Redondo quisiera que me quedara (o como a Redondo). Puede que punzante si. Son vivencias propias y ajenas que dan para mucho.
      Gracias Marcos.

  6. Nieves Martínez Menaya

    Amigo Ricardo, me da igual si planchas bien o mal o si destiñes las camisas en la lavadora o pretendes pasar el aspirador con la minipimer, porque tu arroz con chirlas es impagable,caballero. Un beso

    1. Ricardo

      Conozco a uno (no es broma) que hacía los sandwich mixtos con la plancha y su sra. se enfadaba porque dejaba manchas en la ropa…
      El hogar es un mundo de fantasías muy ilustrativo.
      Un Besito, Nieves y cuidaos.

  7. un tal miguel

    En un principio todo me ha parecido un juego de adivinanzas. Pero poco a poco me he puesto a analizar cada frase porque todas tienen su historia pendiente (eso de tender la ropa, suavizante con sacarina, robots alienígenas). Los apunto como temas de charleta.

    1. Ricardo

      ¡Que todo el mundo lo sepa! En los tendederos “Marta” las sábanas solo se pueden colgar en el exterior.
      Las próximas reuniones serán para discutir de ópera, ¿vale?
      Ve preparando el tema.
      Un abrazo.

  8. aurora

    ¿He leído por ahí arroz con chirlas? ¡Me apunto!

    Jo, Ricardo, menos mal que tu relato no es uno de esos en los que el aspirador se vuelve contra uno y lo aspira, al estilo Mortadelo. Claro, con un Rumba txikitín cualquiera se atreve!!

    Un día te tengo que contar una anécdota que acaeció “asustando” las alubias. Ummmhhh!! Después de ese arroz sería buen momento!!

    Abrazo.

  9. Ricardo

    Nieves no ha podido degustar ese arroz, habla de oídas. Si algún día se tercia,os lo preparo a ambas. El aspirador lo pasaré yo, lo tengo dominado.
    Gracias, Aurora.

Dejar una respuesta