Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

11. Decisión drástica (Ginette Gilart)

Cuando Mirina sintió en su cuerpo las señales inequívocas, supo lo que tenía que hacer. Sin que nadie la viera, emprendió el camino hacia el acantilado. Allí tomando una senda que bordea el precipicio llegó a una gruta, un lugar lo suficientemente apartado para que nadie la oyera. Ella se negaba a acatar las leyes, sabía que si daba a luz a un niño no tendría buen porvenir. En ese aspecto las Amazonas eran inflexibles, ningún varón debía permanecer en la isla.
Desde que conoció aquel Gargario ,en la cita anual, Mirina no era la misma. Ella que fue una de las mejores guerreras y cazadoras, se había ablandado y lo tenía decidido, ante el presentimiento de que iba a ser un niño, se acercaría al borde del vacío para dejarse caer junto a él.
Llegó el momento, las contracciones son cada vez más seguidas y más fuertes…
Los dioses han sido benévolos, es una niña.

39 Respuestas

  1. Paloma Casado Marco

    Una leyenda muy hermosa sobre la valiente guerrera que prefiere la muerte antes que separarse de su hijo. Menos mal que fue niña, respiramos tranquilos.

  2. Virtudes Torres

    El relato se parece en un principio al que mandé el mes de marzo.
    Las dos parturientas son fuertes y decididas a pesar de todo.
    Saludos.

    1. Amélie

      Uy, que susto…fui a leer tu relato de marzo y menos mal, solo se parecen en que tu protagonista y la mía están a punto de dar a luz.
      Gracias, Virtudes por comentar.
      Un saludo.

  3. Eduardo Iáñez

    Ginette, te has permitido una concesión poética, has consentido que un ‘deus ex machina’ resuelva una historia dura como solo sabeis escribir las mujeres. Debe de ser que, como tu personaje, te estás ablandando, jeje. Saludos.

    1. Amélie

      La idea que tenía era de un relato más largo, lo tuve que abreviar…pero no me parece que el final es un “deus ex machina”( tuve que ir a google para ver lo que significaba, jejeje, lo que se aprende aquí!).
      Muchas gracias, profe, por comentar.
      Saludos.

  4. Nieves Martínez Menaya

    Ginette, me lo he leído a mí misma con esa cadencia con la que casi diría que , como una música pegadiza , me ha contagiado tu voz en las lecturas de la radio y he de decirte que resulta aún más hermoso, si cabe.

  5. Rafa Heredero

    Tu guerrera amazona demuestra ese valor que solo puede tener una madre, ante la cual no existen leyes irracionales. Nos haces pensar en cuánto se menosprecia precisamente a las mujeres, a las niñas, en tantos países, y todavía en la actualidad. Bonito homenaje para el día en que escribo, el primer domingo de mayo.
    Suerte y saludos.

  6. Amélie

    Hola maestro.¡Qué ilusión verte por aquí! Muchas gracias por acercarte a mi rincón del blog y dejar tus pensamientos.
    Saludos

  7. La verdad es que tener que tomar esas decisiones ‘amazónicas’ iba contra la naturaleza y el instinto maternal. Me alegra que fuera niña ;). Bonito, Ginette. Un abrazo.

    1. Amélie

      Terrible decisión efectivamente, tan terrible como en nuestros tiempos preferir tener niños antes que niñas.
      Gracias, Eva, por pasarte. Un abrazo.

  8. No se si el instinto maternal existe o es fruto de la educación que se reciba. Yo que soy madre, creo que no hubiera podido lanzarse al abismo en el caso de ser niño, aunque eso supusiera no poder volver tampoco a su aldea.
    Buen relato que nos hace pensar e imaginar otros finales.
    Abrazos.

  9. Yo también soy madre y por triplicado, y creo que que mi protagonista lo hubiera hecho; no olvides que las Amazonas tomaban terribles decisiones.
    Gracias por comentar.
    Un abrazo.

  10. Leyendas de mujeres guerreras, pero en el fondo madres. Pienso que un final más trágico hubiera aumentado el impacto de tu historia (no digo que eso fuera mejor, pero es una reflexión que me hago y supongo que tu también lo habrás pensado)
    Suerte y saludos

  11. Amélie

    Sí, lo pensé, pero finalmente preferí salvarlos aunque mi relato no fuera tan impactante. Últimamente prefiero los finales felices…por qué será?
    Un abrazo Anna y gracias por tu comentario.

  12. Ángel Saiz Mora

    Amazona o no, estamos ante una mujer valiente, sin duda, además de abnegada madre, que tiene muy claro lo que quiere y no se deja llevar por nadie. Suerte que los dioses finalmente fueron benévolos y trajeron otra niña.
    Un relato para dejarse atrapar por esas intrépidas Amazonas.
    Suerte y un saludo

  13. Jesús Alfonso Redondo Lavín

    El instinto materno está por encima de toda ley. Buena lección.
    Oye la leyenda podría ser más jugosa si los Gargarios se hicieran cargó de los hijos varones. Claro que eso podría producir incestos inadvertidos que degradaría genéticamente a las Amazonas. En fin todo un mundo.
    Besos

    1. Amélie

      Bueno, en realidad la leyenda de las Amazonas nos habla de varias posibilidades al nacer un niño: lo sacrificaban, o lo mutilaban y lo utilizaban de sirviente , o lo devolvían al padre. En fin ,todo un mundo,como bien dices.
      Un abrazo, Jesús.

  14. Modes Lobato Marcos

    Bonjour, mademoiselle.
    Finalmente la moneda cayó de cara.
    Y todos felices, y ji, ji, ja, ja, y que instinto maternal más acentuado tengo, pero…y si es niño?
    Ese dilema moral me hubiese gustado leerlo en tu relato.

    Pero como has admitido en otro comentario, ahora te gustan los finales felices, y me quedo sin saber que hubiera pasado.
    Y si te digo todo esto es porque tu relato está escrito con muchísima fuerza y delicadeza a la vez, y me ha llevado, y me ha enganchado, y quería pensar que seria niño para ver la reacción de la madre…
    Joder, enhorabuena.

    1. Amélie

      Mon cher Modes,

      Si quieres te cuento otros finales en caso de que fuera niño:
      -Mirina huye con el bebé para reunirse con el gargario que en realidad no ha dejado de ver a escondidas…otro final feliz de comedia romántica, jejeje.
      -Unos meses previos al parto , forma un grupo de embarazadas “indignadas” e intentan cambiar esa ley tan cruel, o deciden exiliarse y formar otra tribu.
      En todo caso te agradezco la visita y el comentario.
      Un abrazo.

Dejar una respuesta