Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

18. DEGUSTACIÓN TUBULAR (Sergi Cambrils)

Muchos deportistas de élite recurren a diferentes rituales para atraer la buena suerte y ganar sus encuentros. El bueno de Federico no era uno de ellos, pero sí era un supersticioso empedernido amante del ciclismo. Su excentricidad inconfesable era que, antes de adaptar su posición aerodinámica sobre su bicicleta de carreras, sentía el impulso irrefrenable por degustarla como si fuera un helado. Escondido en el almacén, se recreaba dándole un buen repaso con la lengua a las zonas de apoyo: el manillar, el sillín y los pedales. La fibra de carbono de la horquilla y la aleación de aluminio del cuadro eran sustancias insípidas, por lo que apenas las chupaba. Se dejaba las mejores partes para el final. Volteaba la bici del revés y relamía sus platos y piñones sin freno, se ponía las botas con lo grasa de la cadena y, si quedaban partículas de barro entre sus dientes al mordisquear las cubiertas, se pasaba los finos radios.

29 Respuestas

    1. Sergi Cambrils

      Rafa, no ganó nada, jeje. Es uno de esos aficionados con una extraña obsesión y ya está. Una buena indigestión seguro que se lleva. Gracias por tu comentario amigo.
      Un saludo

  1. Ángel Saiz Mora

    Dicen que hay gustos para todo y para muestra tu protagonista, gustos que se confunden o apenas les separa una estrecha línea de las manías. El caso es que he aquí otro texto original, cotidiano, genial e inclasificable de un autor capaz de derrochar maestría en varias artes.
    Un abrazo, Sergi. Suerte

    1. Sergi Cambrils

      Gracias Ángel por tus palabras siempre tan amables.
      En eso de las manías creo que, durante un tiempo, fui todo un maestro. Ahora soy más normal, jeje. No he llegado a los límites de Federico, el personaje este de la bici, pero creo que todos podemos llegar a ser un poquito obsesivos si no sabemos parar a esa que habita en el laberinto de nuestra azotea, que tanto le gusta que le den de comer a parte y que siempre hace de las suyas.
      Un saludo amigo y gracias.

      1. Jajaja, ahora que releo: ese “casi” no es que no lo seas siempre, me expresé mal, quise decir que otras veces no me atraes por original, me llama más la atención lo bien escrito que está. Y este relato, aparte de bien escrito, lo encuentro eso, muy original. Como casi siempre, vaya.
        Abrazo.

        1. Sergi Cambrils

          Jajaja, eiii Miguelángel, podríamos entrar en un bucle absurdo, jeje lo había entendido así como lo explicas. Mi contestación quería ser graciosa e igual ha parecido algo pretenciosa al remarcar el “casi”. En serio, tus palabras para mi han sido un cumplido. Para mi eres un referente.
          Un saludo

  2. J u a n P é r e z

    ¡Buenaaas! ¡No me queda más remedio que detenerme ante la singularidad de esta historieta y saludar a quien la compuso!
    Conforme la he leído, me ha venido a la memoria ipso facto, la celebérrima secuencia de Charlot (creo que la peli es esa que es un vagabundo entre las nieves de Canadá) comiéndose desfallecido una bota y sus cordones como si fueran spaguetti) Tiene el mismo arte y parecido impacto visual. Soy seguidor a ultranza de lo que hizo Charles Chaplin en toda su vida, pero esto tuyo de la bici, me ha llegado más aún.
    Y no puedo irme, sin decir, que deseo tu triunfo.
    Buen Verano Muchacho.
    J u a n , D o m a d o r D e B i c i s D e M o n t a ñ a .

    1. Sergi Cambrils

      Hola Juan Pérez.
      Ahora que recuerdo, es cierto que mi historieta tiene los tintes de esa secuencia de Charlot que mencionas. Chupar o lamer una bici puede ser igual de raro que comerse una bota con sus cordones. Seguro que también es divertido; aunque se quede un poco de tierra entre los dientes o un clavo del zapato te arañe el paladar, jeje.
      Gracias por comentar Juan.
      Un saludo.

  3. La gente que me mira piensa que estoy loco porque estoy en la playa en una silla sentado y levantando y bajando los brazos, pero no estoy loco estoy haciendo la ola porque tu relato se merece no una ola sino el océano entero; tampoco me río solo ni me gusta hacer la salchicha en la arena es que me estoy revolcando de risa; y por último tampoco es que esté grillado ni hambriento es que acabo de dar un lametazo a la sombrilla y mmmm está como una moto, perdón como una bicicleta de buena. Ah se me olvidaba que aquí se viene a comentar relatos y no a contar mi vida sorry; pues respecto al relato a ver creo que voy a decir otra vez, para variar, que es mi favorito del mes!!!!

    1. Sergi Cambrils

      Hasta tus comentarios son dignos de enmarcar.
      Lo tuyo sí que es impacto visual. Ahí en la playa, dando envidia al personal, rebozándote como una croqueta y chupando la sombrilla… En Peñiscola también tenemos playa, que los sepas, aunque yo, a pesar de tenerla a cien metros, no voy mucho. He de confesarte que me estoy preparando para trabajar en la sexta temporada de Juego de Tronos. Voy al gimnasio a topeeeeeeeee. Quieren utilizar mi cuerpo serrano como comodín en algunas escenas donde no aparecen los protagonistas, solo sus glúteos, brazos o pectorales, es lo más recurrido, aunque yo me veo más haciendo de la princesa Kalasi, la de los dragones. Mi pueblo va a llenarse de frikis, lo presiento.
      Ahora en serio Lorenzo, muchas gracias por ser tan generoso en tus comentarios y, una cosilla, decirte que el mes aún no ha acabado.

  4. MªBelén

    Original desde el titulo. Y es que siempre logras sacar una sonrisa con tus relatos tan bien llevados. Una manía…iba a decir como otra cualquiera pero me parece que esta se sale un poco de la normalidad, como tu relatazo.
    Un abrazo y añado un beso amigo.

    (Por cierto en agosto me dejare caer por las playas de Peñiscola)

    1. Sergi Cambrils

      Gracias Mª Belén.
      Este relato te sonará del Facebook y se titulaba “Esencia ciclista”, lo he tuneado un pelín, pero mantiene la misma esencia obsesiva.
      Si vienes por Peñíscola y te apetece hacer una cervecita no dudes en darme un toque. Lo de tumbarme en la playa lo veo más difícil, jeje.
      Un abrazo

  5. Blanca Oteiza

    Sergi, original relato. A tu protagonista, no sé cuanto tiempo le duró esa peculiaridad, pero el estómago debia tenerlo como para guardarlo en un museo.

  6. Towanda

    Hola, Sergi.

    Un tipo extraño tu protagonita, pero hay gustos pá tó. Cualquiera le da un beso!!
    Muy original tu micro, la verdad.
    Suerte, Sergi y unos besos normales, sin grasa ni nada de eso.

  7. Jo, qué bueno. Me han dado ganas de darle un lametón a las guías metálicas y las ruedas de mis patines, y aún no lo descarto. Sorprendente y originalísimo como todos tus relatos, Sergi. Me estoy leyendo tus dos libros, por cierto. Felicidades y gracias.

  8. Patricia

    En toda degustación es necesario saborear para poder disfrutar. En este caso, el protagonista añade la pasión por el deporte como ingrediente principal.
    Las sensaciones percibidas me han dejado un buen sabor de boca,tus textos reflejan un gusto exquisito, deberían obtener “Denominación de origen”.
    Mucha suerte! Aunque no la necesitas 😉

  9. Jaja muy bueno. Si es que hay gustos para todo, pero este se lleva la palma, no he podido evitar confome lo iba leyendo que se fuese exagerando mi mueca de asco, ay, esa grasa… Suerte Sergi!! Divertido si que te quedó.

  10. Javier Palanca

    Bueno, Sergi, cada cual tiene sus cosillas, yo no voy a desvelar las mias, pero tenerlas las tengo.
    Curioso y sorprendente.
    Abrazos

  11. María Jesús Briones

    Algo más que una bici. Una compañera y amante en las jornadas de hambre y soledad.
    Sensualmente tubular.
    Me ha hecho gracia, Sergi

  12. Salvador Esteve

    Sergi, espero que sobreviva a las infecciones, jajaja. Como se suele decir, las manías no las curan los médicos. Original y divertido. Abrazos y feliz verano.

  13. Estaba convencido de que el tuyo, de alguna forma, estaría entre los escogidos. Convencidísimo (pensaba decírtelo, incluso antes de ver tu comentario).
    Enhorabuena, aun así, por tu relato. Aunque creo que ya te la di al leerlo.
    Abrazo.

Dejar una respuesta