Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

71. Derretidos

Caroline se dirige al jardín, como cada día desde hace cinco años, para recoger la cesta repleta de comida que alguien deposita junto al muñeco de nieve que allí se alza y, de paso,  remodelarlo para que se mantenga erguido y lustroso como el primer día en que apareció. Pero, hoy es diferente y desde el porche observa como un sol tímido emerge sobre un cielo azul, los jilgueros trinan, las calles se pueblan de niños traviesos, los campos reverdecen… sin duda es la primavera floreciente la que anuncia su llegada. Entonces, Caroline sonríe al sentir el final del cautiverio al que el invierno perpetuo les has sometido y canta con felicidad, aunque por poco tiempo. Al acceder a su jardín, advierte un reguero punteado de sangre, que nace donde se situaba el muñeco de nieve y se pierde en el sendero que conduce al bosque. Poseída por un arrebato, sigue el rastro rojo por el manto blanquecino y se adentra en la naturaleza hasta que las huellas sangrientas desembocan sobre un corazón tatuado en un roble. En el viejo árbol, Caroline lee «Armand» y, derretida, se abraza al tronco donde la encontrarán días después.

11 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Impresionante relato, Nicolás, romántico, dramático y narrado con la perfección de un maestro en redactar y en las ondas. Enhorabuena.

  2. La Marca Amarilla

    Jaaaaarque!!! Qué romanticón estás y que intensidad emotiva reflejas en tu relato!!
    ENHORABUENA!! 😉

    Un saludo microlunático!

  3. calamanda

    Nicolás, bonita historia de amor. El misterio nos lleva tras las huellas hasta ese arbol; y la intriga hacia su final inesperado. Suerte y saludos

  4. Raquel Ferrero

    Muy bonito, Nicolás. Primero te descoloca lo de los cino años seguidos, después te intigra esa mano misteriosa que llena la cesta, luego la felicidad efímera de ese sol que a la postre es el culpable de la desgracia final. Un relato lleno de intriga, ternura y amor. Mucha suerte.

Dejar una respuesta