Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

22. DESDE EL OTRO LADO (ÁNGEL SAIZ MORA)

Encaramados en lo más alto de la valla metálica, sobre la frontera de dos mundos, sus cuerpos se mimetizan con una noche que parece igualarlo todo, sombras que conocen que a un lado está el erial conocido, tapizado de polvo, adherido a su alma desde que nacieron; al otro, la esperanza incierta.

Un agente sube los peldaños de una larga escalera de mano. Tras informarles de su situación irregular, les insta educadamente a descender. Recalca que el intento de salto ha sido frustrado, que deben deponer la actitud y retirarse ordenadamente.

Las mafias apuntaron la medianoche como el mejor momento, con los encargados de la vigilancia pendientes de celebrar la llegada del nuevo año. Parecía posible cambiar las cartas marcadas de su destino adverso, pero desde que han sido descubiertos se escucha el desgarro en los corazones, que no amortigua la agotada piel de ébano, latidos de la miseria que coinciden con el eco de unas campanadas.

Uno de ellos, irreflexivamente, se lanza en caída libre. Los reflectores revelan un hilo de sangre muy roja sobre la tierra prometida, donde millones de personas brindan, se besan, olvidan los problemas, formulan ilusiones.

67 Respuestas

  1. Amélie

    En estas fechas es cuando más se notan las desigualdades, por lo menos para mí.Tremendo relato, Ángel, y como siempre bien llevado.
    Me recuerda una entrada que colgué en Melotemía en el mes de agosto, se titula African Tour, canción de Francis Cabrel; el texto es un fragmento de “Eldorado” una novela de Laurent Gaudé. Pásate por ahí, seguro que te gusta.
    Un beso.

    1. Ángel Saiz Mora

      Claro que me pasaré a leer ese texto con esa música que tan bien sabes aplicar a las letras, cualesquiera que sean. También veo que me vas conociendo, porque seguro, pero seguro, que me gustará, como me agrada tu comentario.
      Gracias y otro beso para ti.

    1. Ángel Saiz Mora

      Lo malo de esos pinchazos, Edita, es que tienen mala solución, y al final acabamos por hacer como que no los sentimos mirando para otro lado.
      Gracias y un saludo

  2. Siempre me han parecido las Navidades unas fiestas que dejan al descubierto las dos caras de la sociedad, la mejor y la peor. Conozco esa valla. La he recorrido alguna vez cuando era “más amable”, cuando a veces bastaba un disimulado agujero para poder atravesarla. He visto luego a quienes daban el salto de uno a otro mundo, vagar como fantasmas engañando al tiempo. Es duro ser frontera, aunque siempre hay quien sabe pescar en los ríos más revueltos. Sería mejor un mundo sin límites; tal vez una utopía.
    Enhorabuena Ángel, un micro valiente, directo al corazón.
    Suerte amigo.
    Abrazos.

    1. Ángel Saiz Mora

      Tú lo has dicho, “es duro ser frontera”, como también que haya personas condenadas a no tener otro porvenir que “vagar como fantasmas engañando al tiempo”. ¿Seremos testigos alguna vez de un mundo sin límites, impuestos por unos hombres en contra de otros? Yo espero que, si tú y yo no llegamos a verlo, al menos sí que lleguen a vislumbrarlo nuestros hijos.
      Muchas gracias, Juancho.
      Abrazos también para ti

    1. Ángel Saiz Mora

      A ver quién no se siente un poco culpable por estar en el lado cómodo cuando aparecen ciertas imágenes por televisión. Ojalá que pudiéramos o supiéramos hacer algo para paliarlo.
      Muy agradecido, Manuel.
      Abrazos

  3. Enhorabuena, Ángel. Creo que es uno de los relatos más valientes del año. Has creado una atmósfera estremecedora para narrar magistralmente la crudeza de esa frontera que se cruza sin pasaporte, pero por la que se paga el precio más caro, incomprensión regada de desesperanza.
    Me quito el gorro de Mamá Noel para que metas la mano y saques de él mi deseo de todo lo bueno que te mereces y más.
    Abracicos navideños.

    1. Ángel Saiz Mora

      Hay realidades que no se pueden suavizar, salvo que queramos falsearlas para tranquilizar nuestras conciencias.
      De mi gorro de Papá Noel extraigo y pongo a la luz la suerte de haber conocido tu humanidad como persona, que tan bien se plasma en la fuerza de tus letras.
      También te deseo lo mejor y te envío abrazos adaptados a estas fechas.

  4. María Cotero

    Buen relato sobre las desigualdades entre los dos mundos. Pero con las bajas tasas de natalidad de los países europeos, con el tiempo ellos serán los herederos del viejo continente. Sin embargo, mientras tanto, muchos pagarán con su vida su derecho a vivir.¡Mundo inhumano!. Saludos.

    1. Ángel Saiz Mora

      Nos congratulamos de la caída del muro de Berlín, pero cada vez ponemos las vallas más altas. El hambre y la desigualdad requerirían otras soluciones, ojalá supiéramos cuáles.
      Gracias, María.
      Saludos

    1. Ángel Saiz Mora

      Una tierra con posibilidades teóricas que no siempre se reflejan en la práctica.
      Muchas gracias, Luis, tú siempre tan atento.
      Un abrazo

  5. Towanda

    Hola, Ángel.

    Estas cosas hay que contarlas sin disfraces. Tal vez, no se consiga nada haciéndolo, pero si se silencian se logrará mucho menos.
    El relato pone los pelos de punta. Me gusta esta vena social, así que felicidades.

    Un abrazo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Por desgracia, de poco sirven las palabras, pero, como muy bien dices, peor aún es el silencio. Qué más querríamos que tener la fórmula de arreglar ese y otros problemas y la capacidad para aplicarla.
      Gracias y un abrazo

  6. Calamanda Nevado

    Ángel, lo vemos a diario y siempre duele. Es dificil mantenerse al margen de estas realidades que a algunos les toca vivir. Tu lo has hecho en este espacio, y has conseguido hacernoslo llegar a lo más hondo de la razón. Suerte y felices fiestas

    1. Ángel Saiz Mora

      El ser humano es igual en todas partes, sólo que algunos arrastran la lacra de haber nacido en un lado que parece maldito, dejado de la mano de Dios.
      Gracias y felices fiestas

    1. Ángel Saiz Mora

      Diferencias de fábrica que condicionan a las personas, unas veces las colma de fortuna; otras, las ancla en una continua desgracia.
      Muchas gracias, Blanca.
      Un abrazo

  7. Ir hacia la muerte en caída libre.
    Búsqueda de equilibrar la balanza.
    Ausencia de epikeia, la equidad griega.
    Las decisiones límite (fronterizas) como parangonando las otras fronteras inequitativas.
    Te felicito, Angel.
    MIR
    TW: @Mir_Rodriguez

    1. Ángel Saiz Mora

      Agradezco mucho que te hayas pasado por aquí, y más todavía las hermosas palabras con las que has dibujado tu comentario, hermosamente impregnado de ese don tuyo tan poético.
      Muchas gracias, Mir

    1. Ángel Saiz Mora

      Una realidad que sólo se puede calificar de terrible, porque no se puede adornar de ninguna manera, o, como decía Towanda en su comentario, no admite disfraces.
      Gracias y un saludo

  8. Esperanza Tirado Jiménez

    Esa escena la ves casi a diario en las noticias, pero así contada te deja una sensación entre incómoda y terrible.
    Un poco (mucho más bien) injusta la situación, mientras unos estamos celebrando, otros apenas malviven y subsisten con lo puesto.

    Estupendo, aunque duro relato.

    Felicidades.

    1. Ángel Saiz Mora

      La televisión, por su condición mediática, parece dotar a todo de una ficción lejana, pero en este caso no se trata de ninguna película. Lo que para nosotros es un chispazo en el telediario y luego vamos a otra cosa, para otros supone el drama incierto de su día a día.
      Gracias, Esperanza

    1. Ángel Saiz Mora

      En estos días de opulencia y excesos, creo que necesitamos algún pequeño aldabonazo que nos recuerde que hay otros mundos más desfavorecidos dentro del nuestro.
      Gracias y un saludo

  9. MªBelén

    Valiente apuesta y valiente relato. Una denuncia a una realidad que cada día es la fortuna, el deseo, la esperanza de muchos. Una frontera que separa dos mundos, una frontera que separa los sueños.
    Ese hilo de sangre te llega dentro.
    Un abrazo Angel

    1. Ángel Saiz Mora

      Muy bonito tu comentario, Ana Belén, lleno de contenido y musicalidad. Me alegro de que te haya gustado mi pequeña aportación al tema del mes.
      Muchas gracias. Un abrazo

  10. Vianey

    Los mundos subterráneos, los que nos negamos a ver, por comodidad y por vileza, valientes tus palabras, hacer conciencia es la más sublime misión del hombre, un abrazo con toda mi admiración a ese magnífico ser que te habita.
    Mucha fuerza Angel para la siguiente vuelta al sol.

    1. Ángel Saiz Mora

      Esos mundos que nos negamos a ver, pero no por ello dejan de estar presentes. Muchas gracias por pasarte por aquí y por tus amables palabras, para admiración la que yo te tengo.
      Un abrazo y gracias otra vez

  11. Virtudes Torres Losa

    ¿Cómo será su vida en su país, para preferir morir antes de volver?
    ¡Cuántos relatos escalofriantes contarían!
    Una navidad diferente, pero tan real…
    Besos.

    1. Ángel Saiz Mora

      Una vida la suya que no merece llamarse tal, pues sólo es un cúmulo de sinsabores carente de porvenir. El que está desesperado es capaz de cualquier cosa, porque poco tiene que perder.
      Gracias, Virtudes.
      Besos

  12. Ana Fúster

    Las realidades más duras están siempre ahí, sea Navidad o cualquier fecha del calendario, pero solo las recordamos en esos momentos puntuales en los que “hay que ser solidarios”. Y África es una de esas realidades que un día nos va a saltar a la cara con toda la contundencia y, siento admitirlo, con toda la razón, como comentaba por ahí en el relato del ébola. Besos y suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Gran relato el del ébola, del maestro Salvador Esteve, con otra vertiente distinta, pero también directo a la conciencia. África es un diamante en bruto, pero también una bomba de relojería que se alimenta de nuestro egoísmo.
      Gracias y un saludo, Ana

  13. Tiene que ser durísimo salir de tu país, dejar a tu familia, etc. por pura necesidad. Además, como bien reflejas en el texto, en muchos casos en manos de mafiosos que les quitan lo que no tienen. Mientras Europa en bloque no lo sienta como un tema que nos concierne a todos, no hay nada que hacer. Nosotros, aparte de exigir a los políticos que muevan los hilos en el Parlamento Europeo, no sé si podemos hacer algo, la verdad. Bueno, Ángel, un estupendo relato denunciando una situación tremendamente injusta. Suerte y abrazo.

  14. Ángel Saiz Mora

    Se supone que estos políticos que nos representan son los que deberían pensar y promover iniciativas efectivas, que para eso están ahí, pero como bien dices, Europa no siente este problema como propio y acuciante. Poco podemos hacer, María Jesús, y lo que hablemos entre nosotros no será más que un brindis al sol, pero al menos somos conscientes del problema.
    Gracias por tu interesante comentario y un abrazo

  15. Ángel Saiz Mora

    Si hay una tierra maltratada es África, de la que no nos acordamos más que cuando los flecos de una enfermedad que diezma a su población nos llega un poco, o cuando unos desesperados quieren sobrevivir cerca de nosotros. No sé si habrá un deseo mejor que el que has planteado, que cada cual pueda vivir en su tierra.
    Hablando de deseos, yo también quiero que tengas una feliz Navidad y te envío un abrazo
    Gracias por tu lectura

  16. Amargo contraste el que relatas, Ángel, y lo peor es que esta vez no es ficción.
    Recuerdo que este verano, durante una de esos saltos -asaltos, decían por la tele- masivos, se veía un joven negro encaramado en lo alto de la valla y debajo suyo había UN CAMPO DE GOLF con gente jugando.

    En fin…Saludos y felices fiestas.

  17. Ángel Saiz Mora

    Recuerdo perfectamente esa imagen, fue portada del diario El Mundo. Triste constrate entre dos realidades, tan cerca geográficamente, tan abismalmente separadas en la práctica.
    Gracias por comentar, Carles, saludos también para ti y felices fiestas.

  18. Has conseguido que me convierta en un personaje con piel de ébano que intenta saltar la valla hacia la esperanza hasta que me he topado con esos guardas de la ingratitud legislativa y me han hecho volver a la pesadilla. A ver quien pide explicaciones a las mafias. Muy bien, Ángel, no sé si ellos por su fe celebran la Navidad, pero el contraste de gente feliz y adinerada con el de ellos en Nochevieja es excelente. Abrazos.

  19. Ángel Saiz Mora

    Vivimos, o padecemos, unos más que otros, un mundo lleno de contrastes. Algo no funciona bien cuando existen tantas diferencias entre unos y otros. Ponerlo de manifiesto no es difícil, lo complicado es ponerle remedio, a la vista está cada día
    Muchas gracias Lorenzo, aprecio mucho tus comentarios.
    Un abrazo

  20. María Jesús Briones

    Cara y cruz de una misma moneda. La cara económica y la cruz de la pobreza y miseria.
    Magnifico relato, de una realidad cruel.
    Saludos.

  21. Salvador Esteve

    Ángel, hemos coincidido en nuestra mirada al continente africano en este mes de celebraciones. La frontera es una valla, pero este obstáculo físico se puede derruir. La otra, la invisible, la de la hipocresía, la de los prejuicios, esa tiene raíces profundas, que solo la educación y la cultura pueden derribar. Tu relato me ha encantado, remueve conciencias, y te deja un poso de reflexión y tristeza, aunque lamentablemente pronto olvidaremos. Gracias por el relato. Abrazos.

  22. Ángel Saiz Mora

    Encantado de coincidir contigo aunque sea de refilón, a ver si se me pega algo. Tienes razón, las vallas y los muros se pueden derribar, los prejuicios nacen blindados.
    Soy yo quien tiene que agradecer tus textos, con los que nos deleitas mes a mes.
    Abrazos

    1. Ángel Saiz Mora

      Pienso que las palabras siempre tienen algo de belleza; otra cosa es la realidad que, combinadas, reflejan.
      Muchas gracias por tu amable comentario, Jerónimo

  23. Isabel

    Yo soy de las personas a las que les encanta la Navidad, su magia, sus luces, los deseos hechos realidad, el turrón, la familia reunida haciendo mucho ruido… Pero está claro que mi visión es muy estrecha y que tu relato nos pone los pies en el suelo haciéndonos conscientes de lo que se ve desde el otro lado.
    Aún así me encanta la alegría de niña que guardo virgen en el corazón y ahí espero que se quede siempre.
    Y ójala ese calorcito se extendiera y no sólo en Navidad.
    Besos

  24. Ángel Saiz Mora

    A mí también me encanta la Navidad, Isabel, no soy de las personas que dicen odiarla, me trae buenos recuerdos de la infancia. Un texto o una imagen nos recuerdan otra realidad paralela a la nuestra y lo privilegiados que somos. Que esa alegría pudiera ser general sería lo ideal.
    Gracias por tu comentario, besos también para ti y feliz Navidad.

  25. Me da la impresión de estar ante un relato muy trabajado que no se deja absolutamente nada atrás para mostrarnos un realidad que está pero que se ignora. Has reflejado muy bien esas dos caras de la moneda. Un relato que señala con el dedo de una manera inequívoca hacia una de tantas miserias del ser humano. Valiente y bien armado. Mucha suerte 🙂

    1. Ángel Saiz Mora

      Siempre se ha dicho que hay muchos mundos, pero están en éste, aunque entre unos y otros a veces hay murallas infranqueables. Muchas gracias, Juan Antonio, cómo me gusta la foto de esos dos guerreros.
      Un abrazo y, si no hablamos más, que tengas una Feliz Navidad.

  26. Removiendo conciencias, Ángel. En estas fechas siempre cabe reflexionar sobre lo que harán o no podrán hacer otros. Bien construido para hacernos temblar. Un beso y suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Nunca hay que dar por hecho que la única realidad es la nuestra. Qué fácil se nos olvida a todos valorar lo que tenemos, no digo a hacer algo por el que tiene menos.
      Muchas gracias, Eva, otro beso para ti.

  27. Duro relato que nos devuelve a la realidad. Los que vivimos en el lado dulce del mundo no queremos que nadie nos estropee nuestros brindis.
    Muy bien por hacernos pensar un poco en los que no tienen tanta suerte.
    Un abrazo y Feliz Navidad, a pesar de todo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Nos atrincheramos para que nadie perturbe nuestro bienestar. Establecemos líneas de contención para tener que mirarnos sólo a nosotros mismos.
      Un abrazo y Feliz Navidad

    1. Ángel Saiz Mora

      Ese reparto de cartas que mencionas, como el azar, no es igualitario ni justo. Hay orígenes que condicionan a las personas para siempre.
      Gracias y un abrazo

  28. Hola, ÁNGEL. Tarde pero seguro, paso a ponerme al día con vos comentando esta terrible postal de Año Nuevo que nos has pintado. Quien dice valla, dice desierto, dice río, dice paso y dice frontera.
    Lo único que se debería vallar es la violencia y la injusticia; a esas sí que parecen no tener límites, más en las épocas festivas, lamentablemente.

    Te mando un beso grande,
    Mariángeles

  29. Ángel Saiz Mora

    Hola, Mariángeles
    Te aseguro que siempre recibiré tus palabras con los brazos abiertos, vengan cuando vengan.
    Encantado de leerte y de que me leas. Yo también te mando un beso de tamaño XL o más, al tiempo que aprovecho para desearte unas felices fiestas

  30. Eduardo Iáñez

    Ay, Angelito, Angelito. Y vas y nos traes una historia como esta en un momento del año que está pensado (¿?) para la irreflexión, para los (des)propósitos y el borrón y cuenta nueva. ¿Qué te hemos hecho para que nos recuerdes el mundo en que vivimos?
    Pues eso, que te necesitamos. Gracias.
    Un fuerte abrazo.

  31. Ángel Saiz Mora

    Ninguno somos ajenos a esta programada irreflexión invernal donde cabe el despropósito, pero qué bueno sería saber, querer y poder hacer borrón y cuenta nueva para cambiar algunas realidades que son tan tristes y nos golpean a diario.
    Gracias por tus palabras, Eduardo. Que entres con buen pie y tus buenas letras en el año.

  32. Las fronteras están ahí, esperando: por los desesperados que quiere cruzarlas; por los noticiarios y periódicos que quieren reseñar las noticias (que luego olvidaremos) de los que dejan “…la sangre muy roja sobre la tierra…” pero tú has escrito un estupendo relato para recordarnos que no todo en navidad es celebración. Muy bueno Ángel, ¡feliz 2015!
    Saludos.

  33. Ángel Saiz Mora

    La fiesta es para quien la puede celebrar, yo he tenido la suerte de que ha sido mi caso, pero ya sabemos que esto no es así para otras personas, que hacen marcados por fronteras infranqueables.
    Muchas gracias Beto y Feliz 2015 también para ti

Dejar una respuesta