Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

DIC140. EL DILEMA, de Félix Valiente del Valle

El día que decidió abandonar la Navidad el invierno ya desplegaba su aliento gélido. Sentado junto al fuego mesaba su abundante barba salpicada de akvavit sopesando con ojos vidriosos su decisión. Eran ya más de 1730 años dedicados a una raza estúpida que parecía no haber aprendido nada en dos milenios, tan solo a cambiarle su nombre: Weihnachtsmann, Colacho, Santa.
Shinny Upatree los reunió a todos y les habló claro: si sigue así, Nicolás se nos va. Lo único que hace es beber y maldecir y la fecha se aproxima. No quiero ni imaginar las caras de los niños si este año no nos presentamos. Rudolph dejó escapar un sollozo mientras la nariz le parpadeaba intermitentemente.
Resolvieron apelar directamente a su corazón.
Cuando despertó con la cabeza embotada, vio la carta descansando en su enorme barriga: “Querido Santa, este año no te pido ninguna muñeca, tan solo me gustaría que papá volviera a ser el de antes, recupere su trabajo y deje de beber. Así volverá a querernos a mamá y a mí“.
Preguntó a gritos qué día era. “23 de diciembre”,le confirmaron. “Todavía tenemos tiempo”, musitó para sí mismo mientras una incipiente sonrisa resolvía su dilema.

7 Respuestas

  1. Me ha gustado Félix. He tenido que buscar quien era Shinny Upatree para entenderlo bien, porque me habías despistado con tantos nombres, pero por lo demás es un micro estupendo. Acertado final, con ese paralelismo alcohólico para hacer reaccionar a Santa.
    Suerte y Felices Fiestas

  2. Todo un cuento de navidad, un clásico, lo he visualizado en dibujos animados, la nariz del reno parpadeando. Y el toque final, un poquito mas real y duro. Me ha encantado, compañero de letras.
    Felicidades por el micro y todo lo mejor para el próximo año.

  3. Muchas gracias Asun. Qué bueno eso de visualizarlo en dibujos porque a mí me sucedió lo mismo mientras lo escribía. Me alegro mucho de que te gustase.
    También te deseo lo mejor para el año nuevo, compi de equipo.

  4. No me extraña que quiera dejar el trabajo, debe de estar muy “quemao” el hombre después de tanto tiempo, sobre todo porque como tú dices no parece que hayamos aprendido nada en varios miles de años. Menos mal que la amistad nos sigue salvando de nosotros mismos incluso a nuestro propio pesar. Saludos y feliz año.

Dejar una respuesta