Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

DIC149. POR NAVIDAD, de Esperanza Temprano

En casa, cuando llegan estas fechas no montamos el Belén, solo nos juntamos para comer. María viene con el niño, y todo son fiestas y agasajos al bebé. Aún no sabemos quién es el padre de la criatura y no será porque no nos lo ha intentado explicar, pero ha sido inútil. Menos mal que tiene pareja, José, que parece un buen chico. El tío Pascual trae al hombro el cordero lechal para la cena, directo desde su corral al horno, todos los años la misma canción: a ver quién es el guapo que lo sacrifica, pero la fiesta de verdad empieza cuando llegan mis tres tíos del extranjero con un cargamento de regalos. Nadie sabe a qué se dedican y cómo disponen de tanta abundancia. La abuela dice que los camellos solo los utilizan para llegar hasta aquí, pero nos tememos lo peor. En casa, cuando llegan estas fechas no montamos el Belén.

http://elrastrodelapalabra.blogspot.es.com

11 Respuestas

  1. Jajá…. no montan el Belén, porque es el propio Belen el que tienen montado en casa. ¡Quien tuviera tres tíos de esos con camello! …¡qué bueno, Esperanza!

    Me gusta el giro que has ofrecido en tu cuento, con José y con el resto de personajes.
    Te deseo un FELIZ AÑO 2014 y que te regale unos momentos muy especiales que siempre puedas escribir y recordar. 🙂

  2. No hagas correr la voz que se te llena la casa de pastores y ya no te digo lo del río. Muy divertido, aclaratorio y didáctico.Esto, que el buey y la mula tendrán su corralito ¿no?
    Feliz Navidad y suerte, que es muy gracioso y bien pensado. Abrazo.

  3. Original forma de “no montar el Belén”, Esperanza. Un micro lleno de ironía y humor.
    Mis felicitaciones y los mejores deseos para el Nuevo Año. Una alegría haberte conocido personalmente.

    Un gran abrazo.
    Amparo

  4. Relato bueníííísimoooooooo. Lo anoto entre mis favoritos del mes.Esperanza dile a María que no siga intentando explicarlo, que después de dos mil años aún no hay nadie que lo entienda.
    Suerte y un fin de año tan divertido como el relato.

Dejar una respuesta