Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

DIC17. ADVIENTO Y VIGILIA, de María Estévez

La ropa blanca ondeaba al viento, y el sol iluminaba hasta las puntas de las sábanas, llenó todas y, otra, y otra. El griterío de los chicos en la cocina hizo que dejara el cesto de mimbre en la pileta. La leche humeaba y las galletas, que habían quedado demasiado tostadas llenaban las bocas de los niños. No habían pasado más que unos pocos años después de la gran contienda y aún escaseaba comida y la ropa era cosida una y otra vez por las mismas manos, que luego, secaba al aire, siempre esperando el amarillo ocre que aparecía por el horizonte. Unas cuadras más arriba la familia Ortiz se llenaba la boca con alfajores y mazapanes recién horneados por la Clarisas. Los jueves tocaba plancha. Buenos días señora, dijo la madre de los niños. Buenos días replicó la señora Ortiz. Hay una montaña más alta que un carrusel, de vestidos y de calzones de mis pequeños esperando en la habitación de planchado, le dijo. Mientras secaba la frente de sudor y espaciaba el agua sobre aquella ropa tan cara, observaba a sus seis chiquillos y una discreta sonrisa se escapaba de entre sus labios agrietados.

26 Respuestas

  1. Este si sería un cuento tipo Dickens, has creado un ambiente perfecto para que así sea, y la sonrisa final, cuadra perfectamente. Aunque si me permites , yo diría que no le va eso a la familia Ortiz.( Aclaro ,Ortiz es mi segundo apellido) jejejeej

  2. Hola, María.

    Puf, creo que la mamá va a vestir a los chiquillos con ropitas blancas. Fantástico cuento que, aunque empieza triste, se vislumbra una pequeña trampilla para el final.
    Qué bonito, hija, qué bonito.
    Felicidades y que tengas mucha suerte.

    Besotes.

  3. Buen comienzo para una novela, de las que acaban en serie de televisión. Es el trabajo de una generación que se esforzó para sacarnos adelante. Seguro que hoy en día algún nieto de los Ortiz trabaja para algún hijo de la planchadora. Decía Eugenio Dors, siempre habrá ricos y pobres, lo importante es que no siempre sean los mismos. Me ha gustado mucho el relato. Es una pintura de Sorolla.
    Feliz Navidad.

Dejar una respuesta