Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

40. DISFRAZ OPRESOR

Desde que tengo recuerdos, la lámpara de araña que cuelga en el salón me ha atemorizado. Sus lágrimas penden de enormes brazos, son como las que yo siempre he reprimido; algún día deberán caer para hacerse añicos.

Y esta noche de carnaval es la idónea.

Mis padres, perfectos anfitriones, están por el jardín y mi novia, de elegante Cleopatra, no me hace caso mientras  tontea con un Marco Antonio patético.

Decidido, subo al escenario y el salón enmudece. Mickey y Minnie, sorprendidos, descubren a su hijo micrófono en mano.

– Buenas noches. Espero que estén disfrutando de esta… velada. Algunos os preguntaréis de qué voy disfrazado. Pues bien… Voy, como toda mi vida, de perfecto y santo hijo varón -miro de reojo la lámpara del salón mientras una lágrima recorre mi mejilla.- Pero se acabó, hoy me quito este disfraz opresor… Queridos Mickey y Minnie, querida Cleopatra… Apreciados payasos, bucaneros, arlequines, princesas… Soy homosexual.

Ahora floto sobre pétreas estatuas, feliz, sin ceñidos ropajes ni falsos maquillajes. Liviano y descarado me dirijo hacia un apuesto marinero de agua tan dulce como su mirada y le pido que me invite a una copa en cualquier lugar donde no haya máscaras.

49 Respuestas

  1. Virtudes Torres

    ¡¡Arriba el telón!!
    Sólo le ha faltado desatar uno de los cordeles que sujetan la lámpara para dejarla caer sobre los asistentes a la fiesta.
    (a lo mejor me estoy pasando de mala)
    Bueno, que ha quedado perfecto. Si señor. Saludos

  2. Las caras de los invitados, tas las máscaras, debería de decir cosas que las caretas ocultaban… Es hora de que ellos mismos se muestren sin disfraz. Muy bueno
    Un saludo
    JM

  3. Eva García

    Bueno,bueno, me parece un momento perfecto para salir del…al escenario. No me extraña que la pobre Cleopatra tonteara con un Marco Antonio, por patético que fuera, algo se habría olido. Me gusta mucho el párrafo final. Un saludo

  4. Ángel Saiz Mora

    Qué hermoso desprenderse de ropajes y poder volar por encima de apariencias, disfraces y disimulos para buscar la esencia auténtica. Una idea original, actual y latente, narrada con un lenguaje muy rico. Simplemente fantástico. Un saludo.

  5. Modes Lobato Marcos

    Te llevo aguantando y leyendo desde hace milenios, criatura (que paciencia la mia, por dios!).
    Pues así, sin anestesia, te digo que para mi gusto ESTO ES LO MEJOR QUE TE HE LEÍDO JAMÁS.
    Una prosa limpia preñada de fragmentos que son pura poesía, y todo ello puesto al servicio de una historia conmovedora y optimista a la vez.
    Grandisimo hallazgo el del juego entre su interior y la lámpara.
    Hasta el momento, mi favorito del mes. Sin más.

  6. Tíndaro del Val

    Muy bueno el relato Made in La Marca Amarilla. No sé por qué te visualizo a ti en el escenario hablándole al público tras tu máscara. Te desearía suerte pero no creo que la necesites. Un abrazo @Microlunatico

    1. La Marca Amarilla

      Gracias Tín, yo se que no me atrevería a subirme a un escenario a no ser que fuera para ser palmero de Peret. 😉

      Un saludo @Microlunatico.

  7. J u a n P é r e z

    Tan bien llevado como la publicidad de Jean Paul Gaultier, Sí Señor(quizás me ha gustado incluso más)¡Congratulaciones Zagal! De ” J ” ¡Muuuuy Buenos Días Miguel Ángel!

  8. Paloma Casado

    Es un cuento que transpira libertad. La libertad que acaba con las máscaras. Bien escogidos los disfraces de los padres de familia feliz sin complicaciones y el del marinero, muy sugerente.

  9. Salvador Esteve

    Miguel Ángel, muy muy bueno. Se ha quitado la máscara y seguro que la lámpara ya no le atemoriza. Contagias el respiro y el descanso del protagonista al soltar lastre. Abrazos.

  10. El difraz que oprime tanto que ahoga. Que pena que la sociedad obligue tanto. Cuánt ahipocresia nos rode.
    Me ha gustado tu relato. Enhorabuena y suerte.
    Besicos muchos.

  11. María Elena Sánchez Álvarez

    Más vale tarde que nunca y eligió el momento, quizás se deberían todos quitar las máscaras y aceptar la realidad.
    Por fin se liberó de esa carga emocional. Afortunadamente hoy corren otros tiempos.
    Me ha gustado mucho.
    Un saludo

  12. calamanda

    Miguel Ángel, las grandes cenas familiares, en este caso fiesta, ofrecen la oportunidad de contar secretos. Tu relato me parece lleno de imagenes y ritmo. Suerte y saludos

  13. De a poquito avanzamos y vamos siendo más tolerante. Muy bien que el protagonista del relato pudo aplacar su infierno interior en el que torturaba a su verdadera identidad. Buen relato, bien contado, suerte.

    Saludos.

Dejar una respuesta