Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

124. Disfrazados de María.

Me encontré de repente con la casa llena de gente. No los oí llegar. La fiesta de disfraces que había organizado María pintaba bien. Yo no había preparado ningún disfraz; tan solo llevaba un triste antifaz. Mi ceguera me había convertido en una persona bastante huraña. La música sonaba demasiado alta para mi gusto. Quise buscar a María, pero todos llevaban su perfumen, su caro perfumen. ¿Acaso habían entrado al baño y se lo habían arrebatado? Percibí también el tintineo de sus ostentosas joyas. Era como si se las hubieran repartido entre todos. Seguro que la habían maniatado en el sótano y se las habían quitado también. Abrí la puerta que daba acceso a las escaleras del sótano y grité su nombre. Pero nada, María no estaba allí abajo, o por lo menos no estaba allí viva. Me pareció escuchar tras de mí el sonido de sus inconfundibles  zapatos de tacón de metal. Pronto me percaté de que era un hombre. Cansado de todo me fui a la cama. Allí había alguien. Estaba inmóvil. ¿Sería María? Llevaba un camisón que no era suyo. ¿Estaría muerta? Por si acaso me di la vuelta e intenté dormir.

11 Respuestas

  1. Me da Enrique, que este personaje no disfrutó mucho de la fiesta, vamos que casi ni se enteró de ella.
    Y lo pero, parece que tampoco tenía muchas ganas de carnaval, quizás le atrae más contarnos lo que sentía a su alrededor.
    me he sentido cercano a él en su ceguera.Bien descrita y con acción.
    Abrazos y suerte

  2. Hola Henry, desconcertada me encuentro. Todo bastante visual a pesar de la ceguera, pero que se ponga a dormir después de todo. ¡lo matooooo o te matoooo! ¡Cómo te has quedado conmigo, jopeeee!!!
    Suerte.
    Besicos muchos.

  3. El ciego me parece que es un poco asocial y que utiliza sus paranoias para no participar en la fiesta. Normal que ella no pare de darle esquinazo con uno y con otro, dejando a su paso un rastro de perfume que desorienta a su perseguidor. Cuando al fin cae rendida en el lecho, el obsesivo ciego no sabe aprovechar la ocasión. No hay peor ciego que el que no quiere ver.
    O ¿igual he visto visiones?
    Suerte y saludos

  4. Un ciego en una fiesta de disfraces, algo paranoico, se retrae de participar con la obsesión de buscar a María. Y lo mejor… se da la vuelta en la cama por si acaso está junto a él ,la muerta. ¡Madre mía henry! menuda película que has narrado en doscientas palabras.

    Felicidades por la historia. Lo que más me gusta son las sensaciones que siente alguien que no puede ver. Un besazo y mucha suerte.

Dejar una respuesta