Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

57. Doce cañones (Asunción Buendía)

Marie observaba a Antoine. Le había visto enmudecer paulatinamente y al mismo ritmo aumentar las arrugas que enmarcaban su frente. Tras tantos años vividos a su lado conocía cada centímetro de su piel y cada sentimiento de su corazón por ello sabía que le ocurría esto cada vez que entregaba un encargo.

No importaba si era una hermosa reja o una simple sartén. Todas las piezas salidas de sus manos, que tenían una inconfundible calidad y delicadeza, eran para él como hijos paridos de sus entrañas.

Los hijos que ella no había podido darle.

Sus manos tan rudas y grandes, dulcificaban y daban vida a los metales.

Si por algún revés del destino él  tuviera que elegir entre ella y la fragua, Marie sentía una punzada en su corazón al saber la respuesta. Punzada que se convertía en puñalada certera, cada vez que le veía acariciar el resultado de su último encargo.

Una obra de colosal dimensión y bellísimo conjunto. Doce magníficos cañones, que el mismo Napoleón vendría a recoger.

Pero ¿podría él entregarlos?

Supo la respuesta la madrugada del día señalado. Vio partir al Emperador Napoleón I, al Primer Cuerpo de Caballería, a los doce cañones y… a Antoine.

 

31 Respuestas

  1. Virtudes Torres

    Qué bonito relato. Desprende tanta dulzura, tanto amor y también tanta angustia que se llega una a poner en la piel de los dos protagonistas. Bravo. Un abrazo.

  2. Esta es una historia de amor muy bien contada, por un lado el amor de Marie por Antoine y del otro el de Antoine por su obra. El relato transmite muy bien la tristeza de la protagonista al verle partir, se adivina que será la última vez que le verá. Muy buen relato, me ha gustado mucho, suerte Asun.
    Saludos.

  3. María Ordóñez

    Qué historia tan triste, aunque en realidad estoy pensando que Marie puede armarse de valor y correr tras el amado. Me encantó, como todo lo que escribes, linda! Felicidades!

  4. Towanda

    Hola, Asun.
    Has afinado tanto que el resultado no podría ser mejor.
    Antonine es un apasionado de su trabajo y lo siento mucho por Marie. Noto un desapego, casi desde el comienzo, del esposo hacia la mujer y, por ese motivo, tu hacedor de cañones no me cae muy bien. Es más, me cae hasta antipático.
    Felicidades, Asun y a ver si hay suerte este mes.
    Besazos.

    1. Gracias Tow, es verdad que cuesta coger ritmo cuando nos alejamos un poco del ordenador, pero parece que voy volviendo, aunque es un suplicio tener que iniciar y reiniciar a cada momento.
      Respecto al relato es cierto, Antoine perdió interés por su esposa a favor de su trabajo, hasta que la abandonó. No es buena cosa, pero ocurre.
      Un abarazote

  5. María Jesús Briones

    Una bella historia de la Historia. Me ha emocionado el personaje de Antoine. Lo has bordado. Así debían ser los grandes maestros, olvidados.
    Me ha gustado

  6. Primero pensaba: ¡Que Marie se haga soldado, o pirata, o cocinera del ejército, y se vaya con él…pero luego he pensado que no se lo merece! Pero sí, qué difícil cuando hay que decidir, cuando se cruzan pasiones

    1. Pues esa es una buena idea, seguro que Marie era capaz de hacerlo, porque desgraciadamente su vida era su marido. Como bien dices las pasiones son difíciles y casi nunca igualadas entre dos personas.
      Un abrazo

  7. Mª Belén Mateos

    Bella historia de amor paralela. Marie hacia su amor, llena de ternura y calidez, Antoine hace su obra de metal, más fría por no ser una amante de carne y hueso. Su partida lo dice todo.
    Que ella se quede tranquila, no es merecedor de tanta entrega.
    Precioso, un beso Asunción.

    1. Gracias Mª Belén, yo tengo el corazón partío entre Antoine y Marie ambos quieren y se entregan e incluso él quiere también a Marie, pero en ese momento de sus vidas las circunstancias imponen su rumbo.
      Un abrazo grandote para ti.

  8. Una historia muy real, los artesanos que aman sus creaciones por encima de las relaciones, y los amores celosos que anhelan la exclusividad. El relato me ha gustado mucho por la parte que nos haces pensar, se va con sus cañones, que ya ha adelantado la mujer que son como hijos, y por otro lado el gran problema de la infertilidad. En fin, un buen trabajo, Asun.

    1. Gracias, la vida es dura y complicada siempre, pero en aquella época el problema de no tener descendencia caía como una losa en los matrimonios. Como bien has apreciado y unido a la entrega de él por su trabajo, surgió el dilema que se resuelve con su partida
      Encantada de recibir tus comentarios, en este caso mucho más pues te ha gustado.
      Besos.

    1. Blanca creo que todos los que creamos algo, ya sea un pequeño cuento, como hacemos aquí, lo sentimos como nuestro. En el caso de grandes maestros de su trabajo es natural que se sientan tan unidos a su obra y en este caso el drama personal de la infertilidad desencadenó el triste final.
      Un beso.

  9. Para mi Asun, es un relato amargo, el de tantos hombres que culpan a sus mujeres el no haber tenido hijos, cuando el porcentaje es superado por ellos. Ese culto a su obra, ese quedarse con su fragua, ese irse con Napo. Un pedestal para ella, que encima, vive para él.
    Un beso

    1. Tienes razón Epifisis, muchas mujeres han cargado con una culpa que no les correspondía. En mi relato no se sabe bien por cual de los dos no llegó esa descendencia. En cualquier caso son cosas que ocurren y no hay culpables.
      Por otro lado, está la excesiva dedicación de él a su obra, también muy propio de su época.
      Un beso y de nuevo enhorabuena por esa graduación!!!

  10. Mira, Asun… Bueno, no puedes verlo. Es mis brazos con el vello en punta. ¡Vaya historia emocionante! Dramática. Llena de sensibilidad y crudeza. CREAR. has tocado un aspecto del ser humano importantísimo. El hecho de crear y desprenderse de lo creado. Muy bien llevado, Asun. Y el lector no sabe por quién tomar partido: ¿la esposa abandonada? ¿el artesano/artista creador que acompaña a sus “criaturas” en detrimento de su mujer? Un dilema difícil de enjuiciar.

    Un abrazooo grande

  11. Amparo tu tampoco puedes verme, es que también me dejas medio emocionada con tu comentario. Me encanta que te haya gustado. En el relato el amor por lo creado está llevado al extremo y a pesar de eso lo comprendemos. Como también comprendemos la desolación de ella.
    Muchas gracias por asomarte por aquí y un beso grande, grande.

  12. María Rojas

    Llegó en junio, pero llegó. Me gusta mucho el relato. Es difícil separar las obras de los artífices, son quereres diferentes que expresas muy bien en tus “doce cañones”.
    Felicidades y suerte.

Dejar una respuesta