Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

30. ‘DRELOJ DE PARET’

Ayer acompañe a mi abuelo al entierro de Tomás. Durante la misa nos quedamos, junto a otros tripulantes del ‘Finisterre’, en la puerta de la iglesia. Hacía frío, el viento soplaba con fuerza desde el mar y fue el patrón, un hombre de gruesas canas y ojos muy azules, quien empezó. Veo-veo…

Yo sabía que durante sus largas campañas de bacalao, después de cenar, cuando los meses habían agotado sus temas de conversación y se habían contado más allá de dónde se conocían, jugaban al veo-veo. Nunca he estado allí pero puedo verlos en un comedor tan sencillo como vacío; bajo una luz tenue, con un vaso de orujo en una mano y un cigarro en la otra, se resguardan dentro de un chaquetón de paño azul de la dureza de sus vidas. Tomás, rompe el silencio, veo-veo… ¿Y tú qué ves?, corean los demás. Una cosa que empieza por ‘d’ y termina por ‘t’, responde. Imposible, ríen todos.

Cuando sobre el féretro cayeron las primeras paladas de tierra, flores y conchas, y las nubes empezaron a oscurecerlo todo; los tripulantes del ‘Finisterre’ descolgaron un brazo delante del pecho. Mientras movían el brazo como un péndulo, decían bajito tit-tad, tit-tad…

9 Respuestas

  1. eva lópez

    Lo primero agradeceros vuestros ánimos por este micro y el anterior(¡Por una bicicleta!), ya que veo que algunos repetis…

    A Miguelángel me gustaría aclararle que el subtexto, que vendría siendo todo el segundo párrafo, trataba (ya veo que no lo he conseguido) de ser la explicación al tercero, que es donde incluyo el epitafio. El título, es esa palabra del veo-veo que tantas risas les provocó y que, de forma misteriosa, les unió con esa complicidad de las palabras.

    En mi caso, el epitafio, Blanca, no es un texto ni está escrito en la lápida; son esos brazos pendulando al unísono y diciendo bajito tid-tat porque es un derloj de paret y no un reloj de pared.

  2. Reve Llyn

    Un relato sencillo y muy original, el personaje y la camaradería se sonsacan fácilmente en el breve espacio de esas líneas. Preciosa la despedida de los compañeros. A veces la vida, en esencia, son solo esas tonterías que nos unen a otros y que solo los protagonistas ríen o entienden.

Dejar una respuesta