Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

36. EFECTOS SECUNDARIOS (JM Sánchez)

Cuesta arriba todo parece distinto, pero nadie podía pensar que aquel tipo pudiera adelantar al pelotón con tanta facilidad. Y lo curioso fue verlo festejar su escalada de aquel modo, sobre el sillín de su destartalada bicicleta, haciendo aspavientos, agitando el bidón de agua como si fuera cava y regando al público.

Sin duda el tratamiento para su enfermedad le había dado alas a aquel aparente tullido, mientras que a los esforzados pedaleadores les habría sentado mal el desayuno.

—Es la primera vez que adelanto a alguien —oyeron todos gritar al lisiado antes de verlo desaparecer tras la curva.

37 Respuestas

  1. Me siento como uno de los que trepaban, viendo pasar a este ciclista mientras sufría a horrores por el esfuerzo. Me quedó la duda sobre que pasó tras la curva, ¿allí comenzaba el descenso?
    Un abrazo y suerte.

    1. A quién no le habrá pasado algo así: un día te levantas como un león y te sales del mapa. Un día, pero te sales. Tras la curva, sin el aplauso de los demás, tal vez empezaba la monotonía…
      Un saludo
      JM

  2. Ton Pedraz

    Tal vez ese protagonista se merecía su día de gloria . O van a ser los de siempre quienes se lleven los laureles. Viva pues ese tratamiento mágico que le daba alas.
    Suerte con la propuesta.
    Ton.

  3. M Belen Mateos Galan

    Un relato con alas mágicas para tu protagonista. Un elixir o un Placebo… Un momento de gloria.
    Original y buena historia. Esa curva final nos inicita la imaginación y a crear otra nueva vida.
    Un beso. Suerte amigo.

  4. Ángel Saiz Mora

    Si comercializase esa poción mágica que parece haberse tomado tendría un éxito fulminante, pero me temo que todo conlleva una contraprestación y tendrá que pagar por este éxito, pero que le quiten lo bailado, nadie podrá robarle su momento de gloria por caro que sea el precio. Un texto lleno de alegoría y simpatía.
    Un abrazo y suerte

  5. Esperemos que toda esa euforia termine bien, como tengo un momento algo pesimista me ha preocupado pensar que tras ese momento de gloria le esperaba su tropezón del siglo. En fin, intentaré quitar de mi mente esos pensamientos negativos y quedarme con la idea de los aplausos que seguro estaba recibiendo. A saber qué le habrán dado para su mal.
    Muy ingeniso tu relato JM, mucha suerte con él.

    1. Pues supongo que fue el efecto de las pastillas (o no habérselas tomado), pero lo importante es que durante un momento se sintió enorme. Si después se dio la torta, eso es para otro relato.
      Un saludo y ánimo, que son etapas.
      JM

  6. Maria jesús Briones

    El medicamento ha resultado dopaje, para alcanzar la meta (física y psiquica)¡ así da gusto ser tullidito!.
    Tu relato es esperanzador y saca de allí donde no hay.
    Suerte, Juan.

  7. No sé si es porque me encanta el ciclismo (hoy jornada de descanso en el Tour y no sé dónde meterme) o porque me recuerda mucho tu personaje a Lance Armstrong, pero me ha gustado mucho tu relato, maestro.

    1. Yo tampoco sé muy bien qué hacer sin mi tarde de Tour, y lo peor es que me perderé los Alpes, aunque es por un buen motivo. Este “Lance Armstrong” más parece uno al que se le ha ido la mano con el tratamiento o que se le ha olvidado tomarlo, y de ahí su brote. Digo yo.
      Gracias por pasarte, maestro.
      Un saludo
      JM

  8. Es un relato que no sé apreciar su calidad, ¿una trampa en una carrera? Seguro que leyendo los comentarios aprendo. Bien, parece que se trata de un aficionado que sobrepasa a los profesionales. No me gusta, otra vez será.

  9. Salvador Esteve

    Ese minuto de gloria donde tal vez sus complejos quedan atrás y se ha sentido superior, pero en la bajada se dará de bruces con la dura realidad, y, tal vez, se dará cuenta de que la mayoría somos simplemente normales. Me ha gustado mucho, Juan Manuel. Abrazos y feliz verano.

Dejar una respuesta