Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

109. El desengaño (Calamanda nevado)

 

Estas doscientas páginas, dijo nuevamente mi jefa de editorial,  escogidas. Sin tocar temas de sexo, pobreza extrema, gente alimentándose de contenedores, reclamaciones a banqueros,  al gobierno, a  la oposición, refugiados, o   cambios   en la ley electoral; hilvana una historia  sin rituales satánicos,  sectas, ni timos  de franquicias.  El carácter del   libro no  puede ser tan realista,  más bien de tono cautivador, ameno.

¿Se volvía a quedar conmigo? Me concentré en   alumbrar ideas  livianas  de    contenido vano,  disfracé  injusticias que no golpearan a lectores honestos  o ingenuos, y venía  con esas.  Mi razón montó ese último puzle con sudor frío y dijo basta.  Después de depositar mi última  motivación en el teclado  no pude entregarlo. Rompí mi contrato y mi camino por  aquellos pasillos sin oportunidades para buscar  consuelo en   mi vieja profesión: Contar situaciones  reales,  personajes cargados de vida, temas a los que no hay que resignarse, incluso existenciales,  y malvivir de arrebatos; feliz o infeliz.

Una mañana el viento le largó una extraña propuesta a mi mano trabada.  Era oro líquido, no dejaba de correr por   mi sangre; avanzaba indócil  como un tiro de pistola.

Y   me ofrecí a disparar trasfigurado por la esperanza. No sé si me entienden.

22 Respuestas

  1. Martín Zurita

    Hola, Calamanda.
    La eterna dicotomía entre ser un escritor honesto o no serlo, vendiéndose a la editorial de turno, vendiéndose al patrón oro. Escribir por encargo o no hacerlo así. Ser un “negro” de sí mismo al sentarse frente al teclado o serlo para con los temas palpitantes, los que dejan muescas en el corazón propio y en el de los potenciales lectores. Mercantilizarse o no mercantilizarse. Se te entiende, sí. Perfectamente. La felicidad casi consiste por vía única en ser sincero con uno mismo. Con esa esperanza vivimos, y escribimos también.
    Un beso muy fuerte.

  2. Ángel Saiz Mora

    Un desengaño comprensible. Así que escribir era eso, plegarse a los deseos de un mercado y de una empresa que moldea y transfigura el trabajo ajeno con unas condiciones que sólo buscan el beneficio. La escritura, como arte que es, ha de ser libre; si no es así, será otra cosa, una suerte de práctica mercenaria que quizá cumpla el cometido que se le encomienda, pero carece de alma.
    Un abrazo y suerte

  3. Isabel

    Lo que aplicas muy bien a tu relato Calamanda, es extensible a cada ocupación del ser humano. ¡Qué mundo más bonito sería ni no hiciera falta ese oro y pudiéramos expresar con plena libertad lo que nos nace bien dentro!
    Besos,
    Isabel

  4. Jesús Garabato Rodríguez

    Te entendemos perfectamente, y es triste que haya que estar al dictado de aquel que tiene el dinero, pero también quiere ocultar todas esas realidades que puedan afectar a su negocio o a sus intereses. Suerte, Calamanda. Saludos.

  5. Qué pena esa similitud con la política… engañar al electorado con una buena puesta en escena.
    Espero que quitando algunos casos, los escritores sigan su instinto de decir lo que piensan…
    Muy buena apuesta, Calamanda.
    Suerte y un abrazo

  6. J u a n P é r e z

    Me agrada el texto y también tú, que menos mal, que eres íntegra. Buena moralidad querida amiguita. ¡Y buen fin de semana!

  7. Calamanda

    Jesús, Mariángeles, El Moli, Juana Mª, Rosy y J u a n, mis gracias a todos vuestros comentarios; y a vuestra integridad. Besos y abrazos a partes iguales. Feliz puente¡¡¡¡

  8. Hola, Cala.
    Y qué es el éxito, me pregunto. Vender cinco millones de libros, tener el reconocimiento internacional, ser traducido a 50 idiomas y ser un pobre emocional que se aborrece a sí mismo o sentirte orgulloso de quién eres.
    No sé, igual me he pasado, jajaja.
    Muy buen micro, enhorabuena.
    Un abrazo y suertísima.

  9. Salvador Esteve

    La honestidad como bandera, pero sobre todo con uno mismo. Intentar impregnar de libertad creativa tus escritos. Muy bueno, Calamanda. Abrazos y suerte.

  10. María

    Lo que yo entendí, Towanda, es que escribir sin motivación primaria, sin honestidad, sin que detrás esté una auténtica motivación no es de Dios… Lo señalas tan bien. Yo no puedo hacerlo y por eso andaba un poco desaparecida… Regreso y me encanta leerte otra vez, buenísima como siempre. Un abrazo y suerte!

  11. María

    Lo que yo entendí, Calamanda, es que escribir sin motivación primaria, sin honestidad, sin que detrás esté una auténtica motivación no es de Dios… Lo señalas tan bien. Yo no puedo hacerlo y por eso andaba un poco desaparecida… Regreso y me encanta leerte otra vez, buenísima como siempre. Un abrazo y suerte!

  12. Decidir qué o no hacer. Dicotomía cierta’ pero elijas lo que elijas siempre responsable de tus actos y tus escritos. La doble responsabilidad es la maldicion de escritor. Suerte y un abrazo.

  13. Calamanda

    Towanda, Salvador, María, LuisCar; gracias, gracias, gracias y gracias a todos por vuestros comentarios. Tambien lo veo así: motivación, responsabilidad, honestidad… y tantos valores como tenemos en cuenta. Besos y abrazos a partes iguales.

  14. La aventura de escribir profesionalmente la desconozco, pero tal como recreas, debe ser la lucha entre la necesidad interna de expresar y la necesidad de vivir y comerciar con lo escrito, dando lugar a esa tensión que el protagonista resuelve de forma impetuosa, dando cauce a su latido interior. Un texto con garra fiera, Calamada. Saludos.

Dejar una respuesta