Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

29. El largo sendero dorado

Nunca había visto el océano, y creyó que nunca lo vería.

Unos dicen que es verde y está lleno de monstruos. Otros que ahí se acaba el mundo. Cuando el sol se está ocultando, su luz es capaz de cegar a los hombres y tras la luz, se abre una puerta por la que sale el rostro del diablo con la boca abierta, dispuesto a devorarte. Dicen que hay extraños peces en las profundidades, que viven bajo negras cuevas; y que no reflejan nada en sus facciones, sino únicamente lo que parece un cansancio inconsciente e idiotizado.

Echó de nuevo a andar hacia el oeste, rumbo al océano. Con los pasos temblorosos e inseguros de un hombre en el último estadio de su vida recorrió el camino hacia la playa. Se quedó de pie mirando el océano, pero aún no había ninguna puerta a la vista. Cuando el sol comenzó a iluminar las aguas sólo veía un gran charco rumoroso y vacío.

Pasó un tiempo… ¿Qué hora sería? ¿Las siete? Oscurecería mucho antes de una hora.

Alzó los ojos y vio que el sol tendía un largo sendero dorado a través de las aguas. Y se encaminó hacia él…

7 Respuestas

  1. Salvador Esteve

    La inmensidad del mar acepta todas las leyendas, que sus olas difuminan en todas direcciones seduciendo la mente. Me ha gustado, Olga. Abrazos.

  2. Jesús Garabato Rodríguez

    Muy bello relato, Olga. El mar y su poder de atracción, no solo para los perturbados, está siempre ahí. Suerte.

  3. Esperanza Tirado Jiménez

    Lo que no se conoce siempre se ve como un grandísimo misterio. Y con un algo mágico.
    Qué bonito lo has contado.

    Mucha suerte Olga

Dejar una respuesta