Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

94. El menú de cada día

Inés enterró a su marido hace dos meses en “La Colina de los Huesos”, el cementerio del pueblo. Un lugar tan deshabitado que se pueden contar más muertos que habitantes.

A Pascual lo que más le gustaba del mundo era comer, y cada día al interrumpir la faena en el campo y sentarse a la mesa, siempre le hacía la misma pregunta a su mujer:
-¿Inés,qué hay para comer?

Ella echaba tanto de menos oír aquella pregunta desde que la había dejado sola al frente de la hacienda, que cada mediodía alcanzaba el rincón donde estaba incrustada su lápida y con un pincel untado en la salsa de tomate casero cincelaba en la piedra el menú que había cocinado para ese día.

11 Respuestas

  1. Luz Leira Rivas

    Jeje me encanta cuando alguien rompe así las expectativas, introduciendo un elemento sumamente cotidiano y hasta kitsch en un contexto tan triste y melancólico. Es muy bonita esa combinación y a mí también me ha sacado una sonrisa, pero al mismo tiempo no pierde su dulzura este micro. Un abrazo!

  2. Ángel Saiz Mora

    Con razón se dice que la felicidad está en las pequeñas cosas, esos detalles cotidianos que dan un sentido a la existencia y que no sabemos valorar hasta que los perdemos. Siendo éste el fondo de tu relato, se le podría aplicar un trío de calificativos: sencillo, entrañable, simpático, más otro de regalo: necesario.
    Un abrazo y suerte, Estíbaliz

  3. ¡Qué bueno! Vamos, que si paso yo por allí, añado un poco de mostaza y no dejo ni los huesos. Pobre Inés sin duda hay otra lectura mucho más dramática que la que se percibe de primeras. Muy rico, Estíbaliz.
    Besicos.

Dejar una respuesta