Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

99. El niño pez (Paz Alvar)

Arreciaba la tormenta cuando la carreta se detuvo. El gitano bajó de un salto engullido por la noche.

– La rueda se ha atascado en el barro.  ¡Todos abajo!  ¡Vamos!

La niña también empujó, y entre esfuerzo y esfuerzo se le escurrió el bebé que llevaba en el vientre y como un pez, saltó a una charca que había  junto al camino.  Partieron sin mirar atrás, agradecidos de aquella inesperada fortuna mientras la efímera madrecita, entre gritos y llantos, llamaba a su hijo.

El bebé llegó al océano transportado por los ríos que la lluvia siguió alimentando toda la primavera.  Amamantado por las ballenas, creció y se hizo fuerte.  Algunos pescadores lo avistaron nadando entre delfines y la leyenda del niño pez nació en aquellas tierras remotas.

Años después, cuando el cabello de la niña gitana se coronó de plata y oyó hablar de aquella extraordinaria criatura,  supo que aquél era su hijo, al que nunca dio por muerto, pues ella sí había heredado las dotes adivinatorias de la abuela.

Dicen que aquella charca nunca se seca y por muy rigurosos que sean los veranos siempre está allí, en el cruce de caminos que lleva a Macondo.

32 Respuestas

    1. Aurora Royo

      Ay, Paz, mi gozo en un pozo (nunca mejor dicho). Acabo de leer ¡Macondo! Horrrrrroooooorrrrrrrrrrrrrrr!!!!!!!!!!!

      Había leído otra cosa. Aún así, el relato me ha gustado tanto, tanto, que te perdono!

      Abrazo.

    2. Paz Alvar

      Me alegro mucho que te haya gustado, Aurora. La referencia a Macondo es un humilde homenaje a “Cien años de soledad”. Cuando se me ocurrió la historia, no se por qué pero los gitanos que aparecieron en mi imaginación eran como aquellos que visitaban Macondo. Me pareció bonito hacer ese guiño a una de mis novelas favoritas.
      Un abrazo.

      1. aurora royo

        Ya, ya se, pero es que no me gusta nada Cien años de soledad. Si miras un poco más abajo, al primer relato de este mes, verás un comentario similar. Soy una pesada, siempre que tengo ocasión me meto con Macondo y alrededores.

        Abrazo.

    1. Paz Alvar

      Muchas gracias, Amélie. Precisamente eso quería transmitir: fantasía y magia. Me alegra mucho que te haya gustado. Un abrazo para ti también.

  1. Precioso cuento, tan mágico como ese macondo al que aludes y adonde si dirigía esa carreta.
    Uno de los que más me ha gustado, porque llega al corazón.
    Abrazos.

  2. Ángel Saiz Mora

    Una hermosa fábula, acertada desde el título. También resulta apropiado el homenaje a García Márquez. Todas las leyendas tienen un origen y una parte de verdad, dicen.
    Suerte y un saludo

    1. Paz Alvar

      Virtudes, gracias por descubrirme la historia del hombre pez. No la conocía. ¡Qué triste porque al final no pudo quedarse en tierra! Un abrazo y muchas gracias por tu comentario.

    1. Paz Alvar

      Mil gracias, Nani, por descubrirme la leyenda del hombre pez. ¡Qué pena! Al final no pudo acostumbrarse a vivir en tierra. Gracias por tu comentario y besicos para ti también.

Dejar una respuesta