Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

111. EL PATRIARCA

La tumba estaba al final de una cuesta, a la sombra de un gran castaño. Mi hermana y yo la veíamos desde el camino cuando íbamos a la escuela. En casa nos tenían prohibido acercarnos, lo que acrecentaba nuestra curiosidad. Era cuestión de tiempo. Cuando llegamos, nos encontramos con una cruz sencilla y una lápida sin nombre. Para nuestro asombro habían depositado un ramillete de flores frescas. Don Aniceto nos castigó sin recreo por llegar tarde, y en casa nos dejaron sin cenar. Nadie nos quiso dar información, así que no tuvimos más remedio que vigilar hasta saber quién ponía las flores. Cuando vimos llegar a Etelvina, la de la vaquería, creímos tener una pista segura. Pero es que otro día fue Hortensia la oferente, y otro incluso Onofre, un primo mío lejano. Tardé aún en saber quien era el muerto, fue mi madre quien me lo desveló siendo ya adulto. Entonces fui con un formón e inscribí su nombre letra a letra: P, E, D… Luego me alejé unos pasos para leerlo: “PEDRO PÁRAMO”.

14 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Es como si todo el pueblo de Comala rindiera homenaje a quien fue su mayor autoridad, que sin duda tiene su vida propia bajo tierra, junto con el resto de habitantes que ya se fueron.
    Cómo se nota que eres un gran lector, además, lo contagias. Leí “Pedro Páramo” hace años (ay, muchos), allá por la adolescencia, y por tu causa me han entrado ganas de releerlo. Seguro que conoces “Intemperie”, de Jesús Carrasco; no sé si me atrevería a decirlo, pero muchos dicen que es un digno sucesor del estilo de Rulfo.
    Un abrazo, Antonio. Suerte

  2. “Pedro Páramo” es un libro que merece la pena leer incluso una vez al año. Y los cuentos de “El llano en llamas” no le van a la zaga. Rulfo es único. Mi relato es un pobre homenaje al maestro. Conozco el libro de Carrasco, pero no lo he leído.

  3. Cristina

    Excelente homenaje a Rulfo y a su (y ya de todos)’Pedro Páramo’. Me ha gustado cómo manejas la curiosidad que desde el inicio invade al lector.
    Un abrazo y mucha suerte.

  4. María

    Pedro Páramo segurito te agradece, Antonio. Un epitafio como el tuyo era de lo poco que le faltaba para que muchos más de los que “desde endenantes” lo amábamos, reconozcan su tumba y lleguen para rendirle el merecido homenaje. ¡Felicidades! Me encantó el texto. ¿Eres quien creo que eres?

  5. Gracias a todos por vuestros comentarios y vuestro ánimo. Y me alegra haber contribuido a desempolvar algunos libros de Rulfo que andan por las estanterías esperando, como el arpa de Bécquer, que alguien les acaricie.

Dejar una respuesta