Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

94. El precio

Se despertó abotargado, agradeciendo al mundo que no fuera lunes. Se incorporó a medias, se estregó los ojos y vio la mañana entrar por los cristales y Las lunas de Júpiter sobre la mesilla de noche. Cogió el libro, se puso las gafas y reparó en el cuerpo adormitado de su mujer, mostrando la piel de los cincuenta. Se quitó las gafas, cerró el libro y quiso levantarse para ir al servicio, cuando la oyó decir que tenía frío. La arropó pensando que el apuro podía esperar (sí, podía esperar). Ahora fue él quien se quedó quieto, incapaz de espabilar. Amagó un bostezó, se frotó la frente con la mano y estiró los pies, para prevenir un tirón de esos, de los que dan cuando menos te lo esperas. Recordó la fractura de la tibia, buscó arañas en los muslos y descubrió canas en el sexo. ¿Qué, las secuelas de la guerra?, bromeó  su mujer, que no se molestó en darse vuelta. Se fijó ahora en el timbre de la voz, las estrías de la piel y las varices de las piernas. Es la edad, son los hijos… así es la vida, continuó ella adivinando los silencios. Es el precio.

17 Respuestas

    1. Hay de todo. Medallas, distinciones, primeros y segundos premios. En fin, todo un arsenal de refuerzos positivos. Gracias por pasarte y comentar, M Carmen. Saludos (¿Cuántas veces dijiste que ibas al gimnasio a la semana? 🙂

  1. Reve Llyn

    Fantástico el ritmo, la cadencia, el fluir cómo un río de tu texto.
    Fantástico, aún más, el cierre que le das.

    Una pega (no todo va a ser fantástico): le hubiera puesto a tu prota unas cuantas décadas más…jajaja.

  2. Mª Belén Mateos

    Me gusta la idea que le das a tu relato. las batallas diarias de la vida te van poniendo esas medallas que nadie queremos y que todos vamos o iremos teniendo. Hay que vivir con ello.
    un abrazo José Ignacio

  3. Isabel

    Bueno, parece que el madurar de los cuerpos es una derrota. Leo nostalgia de cuerpos pasados. Sin embargo creo que crecer con tu pareja y amar cada rinconcito de su cuerpo, año a año, es una meta alcanzable, una guerra victoriosa.

  4. Gracias, Isabel, por pasarte y comentar. Llevó media hora pensando que contestarte, porque estoy ko. A ver. A ver… Bueno, la verdad es que no sé. Lo único que se me ocurre es decirte que este hobby me permite acercarme a la realidad e intentar comunicar la fuerza que tienen las historias cotidanas. Muchas veces le añado toques de humor. Pero en este caso alguien ha encontrado melancolía, y tú encuentras nostalgia, te implicas y haces una propuesta. Pues de lujo, Isabel. Pero recordar: mirar siempre al frente. Abrazos (y cuidarse mucho, jaja, que los años están ahí afuera, jaja). Hasta el mes que viene.

    PD. Si no dejas apellido no se quién eres y no te puedo devolver comentarios.

  5. Isabel

    Este pasatiempo que hemos encontrado, como tu dices, nos permite crear historias y, también muy interesante, acercarnos a las de los demás y sentir su impacto en nosotros.
    Me puedes encontrar, este mes, “Buscando la Paz” en el número 41.

Dejar una respuesta