Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

105. “El Principito”

Fui el Príncipe de mi pequeño Reino hasta que me derrotó la responsabilidad de mi gobierno y su exigencia, entonces decidí huir.

Viajé de planeta en planeta y conocí muchos mundos y a sus dueños, mas no me apeteció quedarme en ninguno de ellos porque sus vidas me parecieron muertes.

Al fin llegué a una Tierra enorme en la que me hice amigo de un hombre sencillo. A diferencia de los otros, Antoine reconocía que estaba perdido y sabía que no era capaz de ver bien la realidad, sin embargo no huía y ponía todo su afán en reparar lo que estaba estropeado, era la única manera de cambiar el paisaje desértico en el que había dejado que se conviertiera su vida.

El tiempo que pasé en este planeta me hizo comprender la importancia y el valor del propio reino y que, a pesar de que a veces sólo estemos capacitados para sentir el dolor de sus espinas, tras éstas se esconde tanta belleza como la de una rosa.

Quería volver a intentarlo, aunque en esta ocasión no había sabido aún tendría más oportunidades.

Y ya no lo olvidaría: lo esencial es invisible a los ojos, pero no al corazón.

4 Respuestas

  1. J u a n P é r e z

    ¡¡¡Cómo te he echado de menos, I s a b e l !!! ¿Dónde andas? ¿Todo Bien?
    Tu homenaje al “Principito” -que es una de mis obras predilectas y que marcó mi infancia, adolescencia,supuesta madurez, etcétera- pondría bien orgulloso a su autor, mencionado con acierto en tu micro. Tú, de hecho, también tienes algo de personaje de su autor y de amiga sincera de su protagonista. No cabía esperar otra cosa tan bella de tí, que el ofrecernos a todos estas líneas, tan naïf como la celebérrima obra. Cada vez que pasa, sonrío más al leerte y lazos invisibles me unen a tu mundo. Cuídate y sigue igual de maja.
    De Éste, que Siempre Te Sigue incondicionalmente….
    J u a n.

  2. Isabel

    Ja, Ja, Ja – a la primera exclamación.
    Eso digo yo! – a la primera pregunta.
    Supongo que todo bien, es cierto que este último año me ha puesto un poco patas para arriba y aún no me he enderezado (nada grave porque lo más importante está en su sitio, sólo algo que descoloca) – a la segunda pregunta.
    Unas amigas mayores me llevaron cuando tenía unos 10 años al cine a ver la peli y me pasé toda la noche llorando las lágrimas que me tragué por vergüenza (ahora, menos mal, ya no me las trago). Aún lloro cuando leo su historia. Por eso la elegí.
    Me encantan esas sonrisas que te provocan mis relatitos y, totalmente, son mutuos los lazos, es como si al leerte te conociera.
    Lo intentaré – a tu consejo último.
    Es un aliciente – a tu despedida.
    Besos,
    Isabel

Dejar una respuesta