Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

64. El regalo (Mª Asunción Buendía)

Margarita sacudió con fuerza la manta, con el orgullo que la prenda  merecía y el salero que ella sabía ponerle. No lo hacía temprano, para que todas sus vecinas la envidiaran. Se la mandó su novio, Eladio. Marga cuando abrió el tremendo paquete que había recorrido literalmente medio mundo quedó perpleja. Su madre, una viuda de carácter alegre, pero de mano suficientemente dura para gobernar la prole que le dejó su difunto y pendenciero esposo, en seguida sacó a todos del ohhhh con una sonora carcajada:

– Pero niña, ¿Qué esperabas?

– Madre, después de casi un año en América, ¿una manta? Con… con… ¿un pez?

– Marga, el Eladio es un hombre, ¡un hombre!, ¿Qué va a saber él de regalos para enamoradas? Ahora una cosa te digo, te quiere de verdad. Sus buenos cuartos le habrá costado, y qué mejor gasto que una manta pa toda la vida– luego en un aparte, más bajito prosiguió con un mohín pícaro– De seguro también ha pensado en lo que vais a hacer bajo ella.

– Madre ¡Parece mentira!– se escandalizó su hija, mirando a sus hermanos que, cual radares, abrieron los ojos de par en par y las contemplaban sin perder palabra.

6 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    En los pueblos la apariencia y el “qué dirán” funciona a un nivel superior al de cualquier otro lugar. Tu protagonista lo sabe y muestra el regalo que le ha enviado su novio a las horas en las que sabe que no pasará desapercibido, que es de lo que se trata. Manda así un mensaje sobre su relación personal que desea proclamar a los cuatro vientos. La conversación, entre realista y picarona, que la madre mantiene con su hija, refleja otro mundo diferente aunque se encuentre pegado al primero: el de puertas adentro.
    Un relato simpático y divertido, con un diálogo que acaba por poner las cosas en su sitio.
    Un abrazo, Asunción

    1. Asunción

      Gracias Ángel, que bien nos lees y con qué atención comentas siempre los relatos.
      Es verdad que despertar la envidia de los demás nos trae un regocijo especial. Pero en este caso es muy disculpable, se trata de una época sin muchos caprichos para nadie cada uno presumía de lo que tenía. Además la joven tiene lo más importante, que es el amor que siente y es correspondido.
      Un besazo Ángel

  2. Asunción

    Hola Rosy, ya sabes es mi sello, personajes sencillos y escenas de tipo costumbrista.
    Apenas me asomo por aquí, pero procuro leeros al menos a mis imprescindibles como tú. Un beso grande

Dejar una respuesta