Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

38. EL SABOR DE LA VICTORIA (Carles Quílez)

–   ¡Maldito cocinero! –dijo Arzur, recogedor del tercer regimiento del ejército del Emperador. – ¿Cómo voy a hacer mi trabajo con esta resaca? La próxima vez que me ofrezca su ponche de la victoria, le arrancaré los huevos.

–   Huevos –graznó un cuervo que picoteaba el rostro de un cadáver cercano.

–   ¡Jeremías! –gritó el hombre, mientras cargaba el cuerpo de un muchacho y lo lanzaba al camión de los despojos.– Suelta ese ojo, glotón. Al final, te vas a poner malo.

–   Malo –repitió el pájaro.

23 Respuestas

    1. Carles Quílez

      Soy un gran aficionado a la literatura fantástica en general y a la fantasía épica en particular, pero esta saga que mencionas no la conocía, de modo que agradezco doblemente tu comentario, Patricia, pues me has puesto sobre la pista de más libros que leer.
      Salud!

    1. Carles Quílez

      Ya sabes, Eva, que “contra gustos y colores no hay disputas”…y menos si eres un cuervo.
      Besos y suerte para ti también, aunque no creo que la necesites demasiado, pues tu abuelo Jesús va sobrado de talento.

    1. Carles Quílez

      Así es, Calamanda. Alguien se ha de encargar de recoger los muertos. Y no sólo ocurre en la guerra. la idea vale también para la vida en general.

      Saludos

  1. MªBelén

    Con cierto humor nos presentas las consecuencias de una guerra: muerte, soledad y algún que otro cuervo roba ojos..
    Esta bien, me gusta.
    Un abrazo Carles.

    1. Carles Quílez

      Me he permitido aproximarme a la guerra desde el humor porque, al fin y al cabo, los muertos de mi relato son ficticios y también porque me ha permitido acercarme, como bien dices, a alguna de sus consecuencias sin hacerme daño.

      Celebro que te haya gustado el enfoque.

      Saludos cordiales

    1. Carles Quílez

      Agradezco de veras tu comentario, Maria Jesús. La historia nos dice que la guerra es un hábitat común de la especie humana y como su nombre indica, tiene sus habitantes.
      Saludos.

    1. Carles Quílez

      Así es, mi admirado Manuel, lo que suele haber tras una batalla son muertos y dolor, pero también festejos por parte del vencedor y carroñeros con plumas, sin plumas y hasta con corbatas.
      Gracias por comentar y saludos

  2. Isabel

    ¡Qué graciosa pareja! cuando uno vive mucho tiempo dentro de un absurdo (como es una guerra) todo pierde sentido. Y así, esta conversación entre Jeremías y su golosina de ojo y su dueño- recoge cadáveres-, se convierte en cómic.

    1. Carles Quílez

      En efecto, Isabel, todo pierde sentido, pero al mismo tiempo, el ser humano es capaz de adaptarse a todo y vivir con “normalidad” incluso en un escenario tan atroz como la guerra.
      Saludos y gracias por dar tu parecer.

  3. Antonia

    Visual y gastronómico es, no sé si deconstruído o “nouvelle cuisine”. Sea como sea, tiene su humor y cierto que me pareció captar eso que dices de lo habitual que puede llegar a ser la barbarie, y me evoca a la calavera de Yorik.
    Escribes bien, felicidades. Y abrazo.

Dejar una respuesta