Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

87 – El último es el amor que no se olvida (La Marca Amarilla)

El primer amor es como la sombra que siempre te acompaña, la que dependiendo de la luz, aparece y desaparece, se multiplica o se difumina, pero siempre está.
Irene olvidó a Vicente con la misma facilidad con la que se había enamorado de sus maneras de chico malo y barniz de suave peluche. Con una facilidad aprendida en tardes de caricias y palabras a una madre que necesitaba calmar su pena de desamor conyugal. Quizás por eso ya ni recuerda que se despidió de Vicente una tarde lluviosa, sin besos ni lágrimas, tan sólo con una última mirada hacia atrás sin saber muy bien qué buscar.
Todavía, cuando en ocasiones vuelve a visitar a su madre, le parece ver estampada en la pared de aquella encrucijada la sombra difuminada de aquel amor difuminado, casi irreconocible, una imagen que ya ni siquiera es la sombra de lo que fue.

13 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Solo por las dos primeras líneas, sin duda dignas de citar de memoria, ya merece la pena detenerse en este relato. A ver quién no se identifica con ellas. Todos tenemos un pasado y esa primera vez que, por algún motivo, casi nunca termina de cuajar y siempre se recuerda. Tal vez con el tiempo se vuelva irreconocible, pero siempre estará ahí. Como nuestra propia sombra forma parte de nosotros.
    Lo tengo que decir: un relato lleno de sensibilidad.
    Un abrazo grande y suerte, Marca

    1. La Marca Amarilla

      Ángel, campeón, como bien dices esa sombra ahí está, pero es cierto que la lejanía puede desvirtuarlo… el último amor es el único verdadero???
      Muchas gracias, como siempre, por tu acertado comentario.

      Un saludo! 😉

    1. La Marca Amarilla

      Muchas gracias por tu comentario, calamanda. Sí, podemos pensar en nuestro primer amor, o en el último… O en todos!! jejeje

      Un saludo!! 😉

  2. Modes Lobato Marcos

    Querido Marquita: esa primera frase es lo más acojonante que te he leído jamás. Que demonios, de hecho yo habría matado por escribirla.
    Relato poético, nostálgico y crepuscular. Joé, mancantao!
    (No me apetece ni decir INVEROSÍMIL)
    9.

  3. Qué bonito lo cuentas, ese amor difuminado, como una sombra que te sigue. Pero la vida es larga y da para más, quizás se funda con otros amores y el título para mí cobra sentido al pensar eso, que en el último, el que no se olvida, de alguna manera están sumados todos, en nosotros siempre va quedando algo que arrastramos y nos acompaña.

    Muy bonito Marca, un placer leerte. Suerte y saludos.

Dejar una respuesta