Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

105. El vendedor de ilusiones (Juana Mª Igarreta)

Sigismund Markus está en su juguetería. Consciente de la presencia inminente del “ogro dominador”, se va despidiendo del lugar y de todos los objetos a los que consigue dar alcance con sus afligidos ojos. Esta juguetería le ha permitido vivir modestamente en lo económico, pero plenamente en lo personal. Ver cómo prende la llama de la ilusión en los ojos de un niño, es un pequeño milagro al que un vendedor de juguetes tiene la oportunidad de asistir cada día.
Es jueves, pero hoy la bella y frágil Agnes no pasará por la tienda, como cada semana, a rogarle que cuide del pequeño Oskar. Ella hace días se entregó en los brazos Del de Arriba, harta de navegar de unos brazos seguros, pero no queridos, a otros brazos deseados, pero prohibidos. Incluso Markus tuvo siempre los brazos y el corazón abiertos para ella; para ella y para su pequeño Oskar; porque para alguien que decide a los tres años dejar de crecer, una juguetería es el lugar ideal para vivir.

Markus, bajo la mirada congelada de múltiples muñecas, siente cómo se desvanecen sus últimos minutos en profundo silencio, roto de pronto con el repique amigo de un tambor de hojalata.

20 Respuestas

  1. ¡Cuántas historias en una! Y todas en un ambiente que nos vas permitiendo adivinar y que nos descubres con el redoble del tambor de hojalata. Narración y personajes muy cuidados. ¡Precioso!.
    Suerte Juana.

    1. Esta película es de esas que no olvidas nunca. La volví a ver para refrescar la memoria y elegir a uno de los personajes en el que inspirarme para el relato. Markus, el vendedor de juguetes, judío, que siempre tiene dispuesto un nuevo tambor de hojalata para regalar a Oskar, me pareció muy entrañable. Mil gracias, Rafa, por leerme y comentar tan generosamente. Que sigas cosechando éxito y reconocimiento como hasta ahora. Saludos.

    1. Hola, Towanda. Es una película tan intensa y con unos personajes tan marcados que intentar reflejar a todos me resultaba difícil. Es lo que me han dado de sí las doscientas palabras. Muchísimas gracias por tus palabras y otro beso grande para ti.

  2. Salvador Esteve

    Juana, la vida en aquella época debía de ser muy dura, unas vidas a la deriva. Buen amarre para la cordura es la sonrisa de los niños. Me ha gustado mucho cómo has recreado la atmósfera de “El tambor de hojalata”. Muy bueno. Abrazos.

    1. Sí, desde luego; a quienes de alguna manera sufrieron la persecución nazi les tocó vivir uno de los peores momentos de la historia y cada uno se refugiaba en lo que podía. Gracias, Salvador, por valorar así de bien el relato. Abrazos también para ti.

  3. Juana, no he visto la película ni he leído el libro. Pero la belleza de tu relato me ha motivado para hacerlo porque me ha maravillado el universo que se esconde tras él. Como ya te han dicho, sólo sugieres, pero dejas que nuestra imaginación vuele hacia las historias de los diferentes personajes, que parecen converger en el repique de ese tambor de hojalata.
    ¡Un abrazo de admiración!

    1. Hola, Patricia. Aparte de darte mil gracias por tu generosísimo comentario, animarte y casi pedirte que veas “El tambor de hojalata”. Es una película muy recomendable, de esas que no te puedes perder. En cuanto al abrazo de admiración, qué puedo decirte yo que veo tu nombre siempre arriba…
      Bueno, hazme caso y encuentra un ratito para ver la peli. Abrazo gordo.

  4. Ángel Saiz Mora

    Has partido de una buena historia, para recrearla llenándola de poesía y aportando una fina elegancia. No me voy a poner a citar frases que destacaría de este texto, porque tendría que transcribirlo entero. Lo he leído tres veces seguidas y no descarto algunas más, no porque no lo entienda, sino, lo digo claramente, por su belleza.
    Ya echaba de menos tu relato este mes.
    Un abrazo, Juana Mª. Suerte

  5. Hola, Ángel:
    La verdad es que en un principio me había decantado por la película de “El inquilino” de Polanski, que también es una excelente película y podía dar mucho juego. Luego, volviendo a ver la del Tambor de hojalata, me cautivó de nuevo.
    Agradezco mucho tu excesivamente generoso comentario y es todo un lujo para mí que encuentres belleza en mis palabras. A ver si me paso por tu relato y por los de otros compañeros, ya que estoy muchas veces en deuda con todos vosotros. Otro abrazo y mucha suerte también para ti.

  6. Me ha gustado recrear la película en mi mente y tener ganas de volver a verla, creo que hubo detalles en su primera vista que se me han escapado. Ahora al leer tu telato, la forma en que lo cuentas, me ha creado mucho interés, casi tanto como la primera vez que la vi.

    Saludos
    Suerte

    Rosa

Dejar una respuesta