Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

51. ELEVARSE (Yolanda Nava)

Recuerdo un globo rojo elevándose hacia un cielo plomizo. Recuerdo unas manos ancianas moviéndose en nuestra dirección, en aleteo indeseado. Sentí un nudo que me encogía las entrañas, pero no lloré. Se lo prometí a papá cuando me habló por última vez, y por primera de hombre a hombre. Mamá si lo hizo mientras consolaba a Amín que gimoteaba reclamando su globo.

A partir de ahí los días y las noches fueron solo escalones que conducían a nuestra meta. El mar nos zarandeaba, rugía como si nuestro bote arañase su piel. Cuando avistamos la costa, la tormenta intensificó su furia y jugó con nosotros.

Desde la camilla veo el cuerpo de Amín, incompleto sin el abrazo de mamá, tendido en la arena. Alguien lo cubre con una manta. Un globo rojo medio deshinchado aterriza a su lado. Anochece.

12 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Una travesía incierta y obligada, contada bajo el prisma de un niño superviviente. Un globo de colores vivos que, como la esperanza, quiere elevarse sobre el tono plomizo. Una última esperanza de salir del estancamiento, que termina desinflada, el gris se vuelve negro y la noche vence. Vidas expuestas al capricho de un mar que ruge como si el bote arañase su piel (fantástica expresión), que en cualquier momento puede cobrarse su cruel tributo. Un título de lo más apropiado, que resume en una palabra el espíritu emigrante.
    Un abrazo, Yolanda. Suerte

  2. Martín Zurita

    Hola, Yolanda.
    Qué bien juegas con el globo desde el principio, con el título mismo a modo de resumen. Veo el tuyo como un texto altamente simbólico y muy concentrado en esa metáfora que es el globo, el cual, en su peripecia, denota la singladura de esta familia de emigrantes. Un objeto inanimado interactúa con esa familia (qué fantástico) y en especial con el incompleto Amín devuelto a la playa por la juguetona voraz garganta del mar espoleada por la tormenta. Lo cruel del hecho de emigrar vuelto sublimemente fatídico por unos dedos, los tuyos, sobre un teclado divino y bendecido por las delicadas brisas del Parnaso, el Olimpo literario. Muy enhorabuena y besos.

  3. Ayyy!!!! Duele esa imagen final.
    Precioso relato triste.
    Gran ficción real.
    Bellas imágenes desgarradoras (el cuerpo de Amín, incompleto sin el abrazo de mamá).
    Una tragedia tan bien contada que apetece releer para disfrutar solo de la forma (aunque sea del todo imposible).

    Un abrazoooo grande, Yolanda.

  4. Jesús Garabato Rodríguez

    Cuánta realidad y tristeza en tu historia. Además, la envuelves, adecuadamente, con un leve y sensible halo poético que nos hace pensar para no olvidar. Poco más puedo decir. Enhorabuena, Yolanda. Suerte y un saludo.

  5. María José Viz Blanco

    Originalidad al emplear el globo como elemento fundamental en tu micro. Para mí, el color rojo del mismo podría simbolizar la sangre de los que mueren al intentar vivir una nueva vida. Me ha gustado, Yolanda.
    Un abrazo.

  6. José Luis González

    Amín o Aylan. Qué más da. Un bonito e intenso recuerdo de una desgraciada realidad…, que me temo va diluyéndose poco a poco. El tiempo, más enemigo que amigo en esto, no nos hace ningún favor. Con dejarlo transcurrir, los salvapatrias tienen el problema resuelto. Salvo que lo ralenticemos con relatos necesarios como el tuyo que nos hagan volver a la cruda realidad.
    Enhorabuena y suerte, Yolanda

  7. Ese globo rojo, nos recuerda que Aylan era un niño, como tantos niños que juegan con globos y los sueltan para que lleguen al cielo. Con ese globo, Yolanda, nos lo haces próximo, real. Gran relato.
    Abrazos.

Dejar una respuesta