Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

105. ELLA VIAJA SOLA

 

Estoy agotada. Esto de despertar cada día en un lugar diferente me deja el cuerpo fatal. Pero el mundo es tan ancho y redondito que dan ganas de comérselo como una bola de chicle, saborearlo y masticar su jugo. Ningún lugar, por remoto que sea, tiene secretos para mí. Conozco sus recovecos, nado como pez en el agua y a vista de pájaro es cuando ya nada se me escapa. Aunque a veces he de reconocer que parezco más una piraña en el desierto o un camello en Alaska. Sin duda, lo que más me gusta es pasear, deambular sin sentido de un sitio a otro, conocer gente interesante y vivir experiencias tan increíbles que ni yo misma las creo. En ocasiones surgen contratiempos; como una tormenta o un fallo en los motores del avión. Solo entonces tiemblo y me revuelvo como una lagartija. Pero ahí está mi marido, roncando a mi lado, para despertarme y reprocharme los movimientos bruscos y los monólogos. Dice que así no hay quien descanse para ir a trabajar. Yo entonces me doy la vuelta, cierro los ojos y agradezco que él no me acompañe en los viajes.

5 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Bienvenida a ENTC, Macarena. Me ha gustado el relato que nos propones, con esa realidad tozuda y un tanto amarga pero que, por suerte, no consigue solapar esos momentos nocturnos de libertad, aun en soledad. Suerte y un saludo.

  2. Todos los viajes son solitarios, porque siempre es distinta la visión del que mira pero, si esos viajes se dan en el sueño nocturno ¿Cómo explicarlos o compartirlos? casi mejor que no, aunque tú los has mostrado muy bien Macarena.

    Bienvenida.

    1. Gracias por tu comentario, Manoli. Es cierto que los sueños nocturnos, cuando los cuentas pierden su magia. Recuerdo que de pequeña, me decían que si contabas el sueño que habías tenido no se cumpliría. Algunos es mejor callárselos y disfrutarlos “in situ”.
      Un saludo.

Dejar una respuesta