Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

25. EN BUSCA DEL PADRE PERDIDO

Muchos años e incluso siglos anduve buscando a mi padre verdadero. En mis memorias dije ser vástago de un molinero cuya muerte temprana dejome huérfano, pero persona tan importante como en la que me convertí, con tantos herederos repartidos por los países de las hablas hispánicas, debía proceder de hombre ilustre y no de un triste anónimo. Después de todas mis desventuras guiando a un ciego ruin y sirviendo a clérigos y fijosdalgos muertos de hambre, quiso la suerte que diera con Don Diego Hurtado de Mendoza, persona ilustre e ilustrada. Preguntele la causa de esa desafección hacia mi persona para que no me hubiera reconocido, si no de manera pública, al menos como fiduciario de mis intereses. Justificose Don Diego con la pérdida de los legajos en donde figuraba su paternidad, pero yo noté la falsedad de sus palabras en la manera de retorcerse los bigotes. Al fin, después de mis incisivas interpelaciones, confesome su viejo temor a que se conociera la progenitura de ese hijo tan crítico y burlón que le había salido.

Mas a la postre, sintiose orgulloso de mi notoriedad y no tuve más remedio que compartir con él los laureles de la gloria.

 

8 Respuestas

  1. Me encanta esta confesión de tamaño personaje literario. Ya venía siendo hora de que expresase su queja por esta falta imperdonable. Menos mal que al final el autor se avino a reconocerlo…

    Formidable texto, Paloma. Enhorabuena, buena.

    Un abrazo.

  2. Ángel Saiz Mora

    Una maravilla de la literatura como “El lazarillo de Tormes” merecía el homenaje de un relato donde el personaje busca a su padre-autor, que tradicionalmente ha permanecido anónimo, avergonzado de reconocer como parte de su sangre a alguien con un proceder tan picaresco y problemático. No imaginaba Don Diego, cuando le concibió, que su vástago alcanzaría semejante notoriedad, algo que, a la postre, ha influido en que acabe de reconocer su paternidad en esta ficción posible.
    Aparte de la originalidad y la puesta al día de un clásico, el lenguaje elegido no desmerece en nada el propio del entorno de ese personaje universal.
    Un abrazo y suerte, Paloma

  3. Resuena la voz de Lázaro de Tormes como si de un pasaje de la obra original se tratase, alcanzando una credibilidad absoluta gracias al empleo y uso de giros y formas de un castellano que florecía en letras apuntando ya a un Siglo de Oro inmortal.
    Un disfrute leerlo, Paloma. Imagino que escribirlo, también; además de una satisfacción por la propia brillantez del relato. Saludos

  4. Melliza mía, voto a Dios que te ha salido un relato brillante, con ese personaje en busca de su autor que al final consigue su reconocimiento. Si lo lee El Cordobés hijo te va a contratar para que cuentes también su historia.
    Un beso y suerte.

  5. Una joya de relato: el Lazarillo buscando a su padre, reivindicándose como obra de un ilustre escritor, y no hijo de un cualquiera. Sí, me gusta mucho la idea: la obra, la creación, tomando vida para conocer a su autor. Y me gusta más todavía la forma, el tono de la narración. Muy buen trabajo.
    Suerte y abrazo, Paloma

Dejar una respuesta