Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

49. En familia (Blanca Oteiza)

Siempre he ido contra corriente, como el salmón. No me importa mojarme. En la sala de espera los minutos parecen horas. No me gusta seguir rebaños, más bien me considero la oveja negra. He viajado por todos y cada uno de los caminos. Los de asfalto y los de barro. He trabajado duro, aunque también he disfrutado de buenos momentos. Se abre la puerta, una enfermera asoma y me sonríe desapareciendo por el pasillo. Yo quiero palabras, no muecas que no me dicen nada. Quizás a veces no me haya entendido, ni haya estado de acuerdo en mi forma de actuar, pero siempre he ido con la cabeza alta y la mirada al frente. Las lágrimas quieren brotar de mis ojos, me avergüenza admitirlo. A la mente me viene el My way de Sinatra y mis labios comienzan a tararearla. El médico sale del quirófano y me pongo en pie. Las piernas me tiemblan y la garganta seca no me deja articular palabra. Ambos están bien y fuera de peligro. Es lo que quería escuchar después del accidente de ella y el bebe que lleva en su vientre. Voy a decirle que la quiero, que los quiero a los dos.

31 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Qué difíciles son esos momentos de incertidumbre, en los que nada puede hacerse sino esperar, en los que la mente, motivada por el temor y la impotencia, se mueve por cualquier derrotero. A tu protagonista le ha dado por repasar su vida, quizá para pensar menos en un mal desenlace, por suerte, todo termina bien, como bien has intercalado algunas frases y la esencia de “My way”.
    Un abrazo, Blanca. Suerte

    1. Gracias Ángel por tus siempre precisos comentarios que son bienvenidos.
      Como dices, las salas de espera en un hospital te hacen dar vueltas a la vida esperando un final desenlace, aunque a veces por desgracia no sea así.
      Un abrazo

  2. Uyyy, Blanca, si que llega, si. Un relato cargado de reflexión, emoción y sentimiento. que pone los pelillos de punta haciendo temer lo peor y deseando desesperadamente que pase lo contrario. Me ha gustado. Abrazos.

    1. Gracias Jose Ignacio.
      El relato muestra las reflexiones y pensamientos que a uno se le pasan por la cabeza mientras la incertidumbre invade el cuerpo y alma. En este caso, hay final feliz en todos los aspectos.

  3. María Cotero

    Con frecuencia, a las personas más cercanas no les solemos decir lo mucho que las queremos. En este caso, la vida le ha dado otra oportunidad.Un buen relato que nos hace pensar. Suerte. Un saludo.

  4. Es el momento en que nos enfrentamos al destino, cuando tememos lo peor, pero la esperanza nos mantiene expectantes de que el milagro suceda. Allí es cuando en retrospectiva hacemos un balance de cuantos: “te quiero” guardamos. Tu relato es un canto a la vida.
    Un abrazo y suerte.

  5. MªBelén

    la espera tras un accidente te hace reflexionar tu modo de vida y más cuando lo has vivido a tu manera, sin mirar o sin sentir lo que realmente importa.
    Nos has sabido transmitir ese sentir y esa angustia. Un final con esperanza y nueva vida…la suya, la de ella y del futuro fruto de su vientre.
    Me encanta el tono, la idea y tus letras.
    Un beso Blanca.

    1. Muchas gracias M° Belén, cierto que el protagonista a vivido a su manera, sin prestar mucha atención a los de su alrededor. Es el momento en el que cree perderlo todo, cuando reflexiona y se da cuenta de todo lo que realmente quiere.
      Un beso

  6. Sí que pasan muchas cosas por la mente, cuando se está en la sala de espera de un hospital y qué bien se siente uno cuando le informan que todo ha salido bien. Me gusta cómo nos muestra la angustia del personaje y el desarrollo de la historia con final feliz. Suerte, Blanca.
    Saludos.

  7. Bien trabado el conflicto interno del personaje mediante ese soliloquio. Y buen remate ese recordatorio de que siempre hay que encontrar un momento para decirle “te quiero” ala persona amada.
    Saludos cordiales, Blanca.

  8. J u a n P é r e z

    Microrrelato sobre las cosas contundentes e importantes de La Existencia, así que, aparte de darte mi enhorabuena, reivindico mi pasión por decir a mis seres más cercanos que les amo, pero también pedirles perdón cuando meto la pata -que dicho sea de paso es lo normal-
    Entre tú y yo ¡Viva El Solipsismo fomentado por tu arte!
    Bye, Bye!!

  9. Virtudes Torres

    Blanca, aún no había leído tu relato. Si que es verdad que estando en una situación como la de tu protagonista, pasan por la mente todo lo bueno y, sobre todo lo malo, que se ha hecho anteriormente. Se cambiarían tantas cosas si con ello pudiera cambiar el desenlace que se teme pueda suceder.
    Nos has hecho pensar y al final nos has quitado un peso de encima con este buen final.
    Estupendo relato. Muchos besos.

  10. Salvador Esteve

    Uno puede luchar a pecho descubierto ante la vida sin miedo, pero cuando puedes perder a las personas amadas la fragilidad invade tu mente y comprendes que la lucha ya es compartida. Muy bueno, Blanca. Abrazos y feliz Navidad.

    1. Blanca Oteiza

      Gracias Salvador.
      No es lo mismo vivir la vida a tu manera cuando estás solo que cuando tienes familia, totalmente cierto.
      Un abrazo y Felices Fiestas Navideñas.

Dejar una respuesta