Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

10. EN LA GLORIA (Matrioska)

Las contraventanas están cerradas y la casa en penumbra. No sé cuánto tiempo habré pasado al cuidado de Reme, la hija de Pascual, el boticario. Sé que me sentí indispuesta e insistió en llevarme a su casa. No recuerdo, pero debieron traerme de vuelta anoche, de lo contrario habrían dejado todo abierto como a mí me gusta tenerlo, con las ventanas de par en par para que se solee y airee la casa. Tampoco está fuera mi silla de enea. Me acomodaré en la bancada de piedra.

No sé qué clase de brebaje me habrá preparado Pascual, pero no siento un solo dolor, desde zagala no me encontraba tan bien. Me siento en la gloria. Ni siquiera me molesta la maldita artrosis que lleva torturándome más de cuarenta años.

Se acerca gente. ¡Ay, Señor, alguna desgracia ha ocurrido! Reme, Pascual, y prácticamente el pueblo entero, pasan cabizbajos por delante sin prestarme atención. Quiero preguntarles quién ocupa el féretro pero, viendo sus caras desencajadas, me contengo. En silencio me uno al cortejo y emprendo junto a ellos el camino hasta el cementerio.

—¡Qué triste verlo todo tan cerrado!

—Hicimos todo lo que estuvo en nuestras manos —se lamenta Reme entre sollozos.

37 Respuestas

  1. Jesús Garabato Rodríguez

    Muy emotiva la historia que nos cuentas de forma delicada y con sosiego. Consigues que nosotros mismos nos encontremos, durante su lectura, dentro de esa calma, deseada por muchos, donde no notamos dolores, soledad, abandono… Me ha gustado mucho. Suerte y saludos.

  2. Ángel Saiz Mora

    La ausencia de todo dolor debe ser eso que se llama estar en la gloria. Aunque tu protagonista no sabe bien lo que ocurre, no sufre ni padece. Habrá que desearle que abandone ya ese entorno rural que ha sido su hogar y ya no le pertenece, para encaminarse a su verdadero destino, y que éste se halle libre de sufrimientos y afanes. Atras deja a conocidos, cabizbajos y pesarosos por el vacío que deja.
    Un abrazo fuerte, Matrioska. Suerte

    1. Mi protagonista está en ese corredor en el que, a pesar de estar ya en otra vida inmaterial, no ha dejado del todo la conciencia de su otra vida. Estas mujeres rurales que se han pasado toda una vida cuidando de los demás, cosechando, trillando, arreando ganado…, suelen ser todoterreno, pero a fuerza, la mayoría de las veces, de dejarse la salud. Muchas gracias, Ángel por tu vista y comentario, es un placer tenerte ahí. Un abrazo muy fuerte de vuelta.

  3. Martín Zurita

    Hola, Matrioska
    La muerte en el ámbito de lo rural, que parece una muerte amplificada por el séquito. La muerte como clausura de un dolor largo. Campo semántico muy bien manejado con uso de términos que se ajustan al tema. Y esa impotencia que queda siempre después de que la guadaña ha terminado su trabajo. En esta oportunidad quizá piadoso. Me gusta tu texto. Besos.

  4. María José Viz Blanco

    La protagonista parece estar en paz, en todos los sentidos. No es consciente de que está muerta pero se siente tranquila. Lo único que la entristece es el dolor de los suyos. Me ha gustado, Matrioska.
    Un abrazo.
    María José

  5. MªBelén

    Abramos las ventanas de par en par y dejemos que nos inunde la historia que nos cuentas con una gran delicadeza.
    La muerte nunca se mostró con más calma.
    Quizá al llegar a su último destino se de cuenta, que quien ha de morar en esa tierra santa es su cuerpo fatigado y cansado por el duro trabajo en su vida.
    Me encanta el tono pausado, su lectura, como reflejas tanto con unas pinceladas con aroma a campo.
    Felicidades por este relato que sabe a gloria.
    Un beso enorme Inma.

  6. Tiene que resultarle muy extraño todo y ese estar tan quieta y sin dolor, porque estas mujeres hacen del trajín y del molestar pequeños inconvenientes, como si no existieran.
    Es lista y dura, no puede no darse cuenta; y cuando se dé, puede que no le parezca mal, fíjate. Espero que entonces tenga el tiempo de hacer repaso y acordarse de las cosas buenas.

    1. Cuando lo escribí, me pasé cincuenta palabras del máximo permitido, así que tuve que ir metiendo la tijera. Precisamente, tuve que prescindir de la frase que daba comienzo al relato y que era: «Es extraño». Sí quise reflejar ese estado de confusión en la protagonista al no recordar en qué momento regresó a casa. Muchas gracias, Luisa, por leerlo y por pararte a comentarlo. Un beso.

  7. Enrique

    Me encanta tu propuesta, Matri. Este es un tema que se presta bastante al drama y a la tristeza que este conlleva, pero tú has hecho un relato que transmite sosiego y dulzura a pesar de hablarnos de una muerte. Muy bien contado además.
    Enhorabuena y mucha suerte.
    Un fuerte abrazo

  8. Salvador Esteve

    Tu relato refleja la fuerza vital de esas mujeres que pasan por la vida dejando su impronta en todo lo que hacen, material y emocional. La protagonista pronto se dará cuenta de su nueva realidad, pero también comprenderá que permanecerá viva en los recuerdos de la gente que la quiere. Muy buen relato Inma , enhorabuena. Abrazos.

  9. Con trazos ligeros de suave escritura, nos encaminas por la senda de un tránsito que se va intuyendo hasta quedar expuesto magistralmente en el último lamento.
    Contraventanas y penumbra, surgen para labrar en el subconsciente la atmósfera precisa que se va inhalando con deleite al compartir el vulnerable desasosiego de quien no sabe que ya sólo es alma.
    Me ha seducido tu soberbio relato, Inma. Confeccionado con una impresionante sencillez y bordado con una envidiable ejecución.
    Enhorabuena.
    Un fuerte abrazo.

    1. Es impresionante cómo eres capaz de ponerte en la piel del autor y hacer tuyos todos los relatos. En este caso, fue justo esa atmósfera creada en mi imaginación, el germen del que nació toda la historia. Me siento muy afortunada de tener tanto buena gente cerca. Muchas gracias por todo, Antonio. Un abrazo grande.

  10. J u a n P é r e z

    Me pirro por los textos luctuosos, y el tuyo es ideal. Me estás ofreciendo unos ambientes al estilo de los cuentos tristes de W. Fernández Flórez (aunque más conocida es la novela “El Bosque Animado”)
    Pienso leyéndote con satisfacción en Réquiem, exequias y panegíricos.
    Muy, pero que muy “requetebien”

  11. José Luis González

    Acudir a tu propio entierro. Una idea original que a primera vista debiera tener mucho morbo, sonar a algo tétrico, lúgubre y poco agradable. Aunque, como se ve aquí, todo depende de cómo se plantee, porque tal y como lo has escrito, se lee, en cierto modo, de forma bastante amena. No siente dolores, ni siquiera la maldita artrosis, se encuentra perfectamente, está en la gloria. ¡Genial! En fin, ya te contaré cuando me toque. Pero mientras tanto, enhorabuena, por hacerme disfrutar pensando en la bondad de la muerte.
    Un abrazo y mucha suerte.

  12. Hola, Inma.
    En la gloria me he quedado yo con esta protagonista que no sabe que acude a su propio entierro. Te ha salido un personaje tierno y emotivo a partes iguales. Y la narrativa es dulce.
    Ojalá mi paso a la gloria sea como el de ella: sin dolor.
    Besos guapa, me ha gustado mucho.

  13. Matrioska, me encantan estas historias en las que el muerto es el último que se entera de que lo está.
    Me lo parece a mí, o la Reme y su padre le hacen un favor creyendo (sabiendo), que lleva una vida de dolores insoportables? También me inclina a pensarlo el título que le has puesto al relato…
    ¿No se notará mucho, que me ha gustado mucho? 😉
    Un abrazo enorme.

  14. ¡Hola, Rosy!
    Cuánto me alegra “verte” y que te guste el relato. Mi prota estaba ya muy cascada la pobrecita, y ni el boticario ni Reme pudieron hacer nada por ella. Lo importante es que su último viaje lo inició sin sobresaltos y sin un solo dolor. Muchas gracias, guapa, me alegra mucho tu visita. Un beso muy grande.

Dejar una respuesta