Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

ENCUENTRO 3 1 8. SEGUNDA RONDA

PALABRAS

ANA FÚSTER / BLANCA OTEIZA

Los participantes aquí señalados tendrán que publicar en el espacio reservado a los comentarios de esta entrada del blog, un relato INÉDITO de un máximo de 100 palabras antes de las 14 horas (hora local española) del JUEVES 28 DE ENERO y cuya única condición será que incluya estas tres palabras en cualquier tiempo, género o número:

INFANTIL / PEINAR / HORIZONTE

Una vez publicado no habrá posibilidad de corregir ni reeditar.

Tras la publicación de los dos relatos publicaremos en cada entrada un formulario para la Votación Popular que permanecerá abierto hasta el viernes 29 DE ENERO a las 14 horas.

El resultado de este encuentro se hará público en una entrada general de la sección EnoTiCias.

PODÉIS VOTAR EN ESTE ENLACE

14 Respuestas

  1. Ana Fúster

    MUÑECAS DESTROZADAS
    Apenas se reconoce en el espejo: cabellos peinados primorosamente, labios color cereza en sazón, kohl, oro, seda. Antes de salir, su mirada de crisálida moribunda se posa en la muñeca destrozada que ha sido su mejor amiga estos doce años. Pero su madre la apremia hacia la calle. Un enjambre de parientes y vecinos la jalea, aunque en su cabeza solo oye llantos infantiles. Mira ese horizonte que ya no marcará el camino a la escuela y siente náuseas. Las estrangula repitiéndose que es muy afortunada: su futuro marido tiene cincuenta cabras y sólo tres años más que su padre.

  2. Blanca Oteiza

    BAJO EL PUENTE
    Las nubes peinan el horizonte que cubren la tarde de lluvia. Observo las últimas horas de claridad antes de caer la noche, hoy no se verán las estrellas. Me tapo con la manta carcomida por los roedores, así no me siento tan sola. Mis vecinos de enfrente encienden la pequeña hoguera que les protege de los fantasmas, a mí en cambio me visitan en sueños a este lado del río. El tren de las nueve cruza por encima, hora de cerrar los ojos e intentar dormir. Quizás mañana, como en un cuento infantil, mi suerte cambie y pueda comer perdices.

Dejar una respuesta