Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

48. Entre líneas (Sara Lew)

Tras la muerte de mi padre me hice cargo de la biblioteca ubicada en los sótanos del castillo, manteniendo así el compromiso de preservarla como lo habían hecho los primogénitos de la familia durante generaciones. La biblioteca constaba de numerosos volúmenes encuadernados en piel y escritos con preciosa caligrafía. Durante meses me dediqué a estudiarlos con fruición, abandonando apenas el recinto para comer y dormir. Una mañana, en el tercer párrafo de la página 729 del libro “Batalla entre eunucos y unicornios”  (tomo XXIV de la colección “Epopeyas Fantásticas”) encontré una llave. Era negra y tan pequeñita que tuve que recogerla raspando el papel con la uña del dedo meñique. Parecía una letra efe forjada en hierro. La dejé caer en la palma de mi mano izquierda y ella, tras dar varias vueltas sobre sí misma, se introdujo en la línea del destino, junto a la del corazón. Un mundo mágico se abrió entonces en mí. Al parecer yo era la puerta, y a su vez quien la cruzaba. Con la pluma ansiosa de descargar toda su tinta comencé a escribir en un libro en blanco: “De cómo la sirena atravesó el desierto en busca de sus piernas…”

 

 

21 Respuestas

  1. Rafa Heredero

    Un relato precioso, Sara, lleno de imaginación y fantasía, cuya inicial coincide con la forma de esa llave que encuentra el protagonista. Un homenaje a la lectura y a las ganas de escribir que esta te provoca.
    Suerte y saludos.

  2. MIGUEL MANRIQUE

    Uno de los relatos fantásticos más hermosos que he leído últimamente. Magnífico el símbolo de la llave en la mano. Felicidades y suerte.

  3. Ángel Saiz Mora

    Me ha gustado la originalidad del relato, esa llave introduciéndose en la mano del (o la) protagonista, inoculándole una sana enfermedad creativa que cambiará su destino, imbuido para siempre del propio corazón.
    Sólo me he quedado un poco con las ganas de saber cómo terminaría la historia de la sirena que atraviesa el desierto en busca de sus piernas. Como se dice, más o menos en “La historia interminable”: “Esa es otra historia que debe ser contada en otra ocasión
    Suerte y un saludo.

  4. Virtudes Torres

    ¡Qué bonito! Fantasía y realidad mezclándose. “Eunucos y unicornios y sirenas” como fantasía y la protagonista real, con toda la imaginación para derramarla en las hojas en blanco.
    Saludos.

  5. Qué maravilla tu relato, SARA. Esa efe que termina siendo llave y esa sirena que cruza el desierto en busca de sus piernas me encantaron. La dualidad de ser puerta de entrada y también quien entra es la que tiene todo escritor en sus venas.

    Un placer leerte por aquí.

    Cariños, M.

  6. Muchas gracias, amigos, por vuestros comentarios.
    Es un pequeño homenaje a la fantasía que habita en nosotros. A veces la tenemos ahí, a flor de piel, y otras veces está escondida más adentro. Y es justamente leyendo donde podemos encontrar fácilmente la llave.

    Lo curioso es que tras escribir este pequeño cuento me puse a observar a la luz y con más detalle la palma de mi mano izquierda y allí estaba: justo donde se cruza la línea del destino y la del corazón había una letra F dibujada con pequeños surcos en la piel.
    Es que no hay límite entre la realidad y la fantasía 🙂

    Abrazos.

  7. Sara, debo felicitarte por este maravilloso texto, pero también tengo que suplicarte: por favor, continúa la historia. Estas doscientas palabras desbordan imaginación y fantasía como para enriquecer a otras diez mil. Merece ser el comienzo de una novela.

  8. Sara, estoy de acuerdo con el Sr. da Casa de Cantos aqí hay germén para seguir contando la historia. Me ha encantado y enganchado también, me quedo con ganas de leer más.

    Mucha suerte

    Besitos

Dejar una respuesta