Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

127. EPITAFIO

Aquellas señales que grababas en los árboles, ¿te acuerdas? Desde niño te gustaron los códigos. Fuimos creciendo, y yo quise aprender morse, o cirílico, si aquello me acercaba a ti. Si era el modo en que quizá un día descifraría tu piel, en que quizá deletrearía tus ojos.

Descodifiqué mi deseo, y tu balbuceo, tu espalda, fueron una respuesta que no busqué traducir. Sólo la herida. La necesidad de un idioma sin ti en que repararme. Me aferré a la amistad como única interpretación entre nosotros, aunque siguieras siendo ese ideograma que podría leer siempre sin cansarme.

Te fuiste, me fui: dos adultos que se bifurcan como tantos. Aunque no tu recuerdo: todavía aprendí que el eco es el alma de un bosque, que una séptima te convoca en puntos suspensivos. Tú me entenderías. Ojalá pudieras aún hacerlo.

Ahora, al cobijo de un ciprés, la lluvia es una ‘O’ que se me clava. Raya, raya, raya. Adónde envío esta señal de emergencia. Cómo se codifica el dolor tallado en un silencio.

Ahora, que descubro este relieve. Braille. Así que ahora me lo dices. Como una caricia tuya, al fin. Pero el mármol, tan frío. Y este tiempo tan tarde.

4 Respuestas

  1. Qué bonitas expresiones encierra tu relato: descifrar tu piel, el dolor tallado en un silencio, …
    Entiendo que ella es ciega y cuando “descodificó su deseo” fue rechazada y le quedó su amistad hasta que se separaron.
    Luego, en el epitafio de mármol, encuentra un relieve que le transmite una caricia…
    Triste historia, desengaño amoroso de los que abundan en la vida.
    Un saludo,
    Carme.

    1. Hola, Carme: ¡Muchísimas gracias por tu lectura! No lo escribí pensando en que la narradora sea ciega, tal vez sí podría serlo, pero, en principio, el braille es un código más de todos los que van entretejiendo el micro. Aunque no uno cualquiera: su imagen parece perfecta para transmitir el consuelo, y a la vez desgarro, que es llegar a recibir tan sólo en forma de palabra la caricia que tanto se desea y se necesita.
      Una alegría conocer esta valoración positiva a través de tu comentario, Carme. ¡Saludos!

  2. Raquel precioso poema pletórico de amor, tu protagonista callando un grito desesperado, él en su mundo de señales propias y confusas. Un final de fidelidad absoluta.
    Hermoso, lo disfruté.
    Un gran abrazo y suerte.

Dejar una respuesta