Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

37. Evolución

Los setos y los arbustos los cuidaba él. Pasaba horas con las tijeras de podar. Recortaba minuciosas esferas o modelaba los cipreses hasta conseguir triángulos perfectos. Antes de abandonar la casa dio una última ojeada al jardín y repasó con la vista sus obras de arte. Luego cogió la maleta. Su madre le obligaba a irse de casa para que viera el mundo. Echó a andar con paso cansino. Atravesó las aldeas de detrás de la colina. Jamás había traspasado aquella línea. Cuando el cielo se cerró buscó un lugar para descansar. En un recodo de una vía con poco tránsito vio un pequeño hotel. Decidió entrar. En medio de la estancia, tras el mostrador le sonrió la hija de la dueña. Pasó allí una noche y tambien las siguientes. Nunca antes había estado con una mujer y, sin embargo, intimó pronto con la muchacha. Colocó sus pocas pertenencias en la habitación en la que dormían y ocupó desde él primer día el lado derecho de la cama. Pidió por catálogo unas tijeras de podar. -Ahí en la entrada quedarán bien unos macizos y unas bolas de ciprés-, pensó.

 

 

 

15 Respuestas

  1. dannielirazu@gmail.com

    Es un relato curioso que viaja en frases cortas. Me parece que habla de un maniático; y no sé cuánto tiempo el joven durará en su nueva casa…, que una amante no es un madre.

    Como un detalle, que no estropea este buen relato y sólo que menciono en aras a la precisión en el lenguaje: un jardinero no puede hacer triángulos: ni en los árboles ni en los arbustos; pero sí, por ejemplo, conos, que son figuras geométricas con tres dimensiones.

  2. Ángel Saiz Mora

    Afortunado aquel que puede hacer aquello con lo que es feliz. Realmente ha evolucionado desde el momento en que salió de la casa materna, casi empujado por su madre, ahora es capaz de tener una relación de pareja, que no es poco. Pueden ser perfectamente felices, en un mundo limitado, pero propio. Seguro que deja ese hotel de carretera de lo más cuco.
    Suerte y un saludo.

  3. Cari Blázquez

    Así somos un poco todos, hay quien viaja por todo el mundo y viene a morir a su tierra natal, cuanto más grande es el círculo más experiencias para contar, aunque inevitablemente parece que somos de recorrido circular,jajaja!
    Suerte y besos, Mei

  4. bmateosg@hotmail.com

    Tu protagonista parece un hombre frío y de costumbres, hábil en el manejo de las tijeras y sus recortes. Me gusta esa imagen un tanto distante y que al final también sucumbe al amor y al compartir lecho.
    Seguro que los cipreses le quedan estupendos.
    Un beso Mei

  5. Me gusta el personaje que has creado. Me parece muy explicado y eso que no dices gran cosa de él de manera expresa. Además la historia tiene muchos hilos a los que agarrarse. Del que voy a tirar yo es de lo anodinas y repetitivas que a veces hacemos nuestras vidas, aunque está claro que a tu protagonista no le importa. Mucha suerte 🙂

  6. Enhorabuena, Mei, por tu mención. Por mi parte me quedo un poco descolocado con tu relato, no llego a entender lo que quieres contar. Veré en los comentarios. Parece que es la sencillez del relato lo que transmites, un hombre de costumbres, el título es irónico. No sé.

Dejar una respuesta